TENDENCIAS

Francisco Rivera Ordóñez, en estado "muy grave" tras sufrir una cornada en Huesca

11/08/2015 09:37 CEST | Actualizado 11/08/2015 15:30 CEST
EFE

El diestro Francisco Rivera Ordóñez Paquirri sufrió una importante cornada mientras toreaba en la Plaza de Toros de Huesca la tarde del lunes 10 de agosto. El matador fue operado durante dos horas y media de una cornada de pronóstico "muy grave" que produce importantes daños en el bajo vientre, según recoge el parte médico oficial.

El pitón entró entre la zona del pubis hacia la ingle derecha, atravesándole en un trayecto de 25 centímetros y produciendo importantes daños en la cavidad abdominal, contundiendo la arteria iliaca, disecando también la aorta, y afectando desde el colon a varios músculos de la zona peritoneal, y alcanzando el cuerpo vertebral L3.

El diestro está ingresado en la UCI del hospital San Jaime de Huesca. El pronóstico es muy grave por la cantidad de destrozos que produce, aunque su estado "estable dentro de la gravedad", han indicado fuentes del Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón. Fuentes del servicio médico de la plaza de toros de Huesca señalaron tras la cogida que "lo importante" es que, dentro de la gravedad, "no ha habido perforación ni de intestino ni de estómago".

Las mismas fuentes han confesado que el torero entró "consciente y tranquilo" a la enfermería, que la intervención salió "bien" y que había que esperar las primeras horas a ver como evolucionaba, poniendo especial cuidado en que no aparezca ningún infección, que pudiera agravar su estado. Por este motivo, Paquirri quedará ingresado en observación en la UVI de la clínica de San Jorge.

(Sigue leyendo después de la galería)

La cogida de Francisco Rivera Ordóñez en Huesca


El apoderado de Rivera Ordóñez, José Cutiño, ha señalado que, dentro de la gravedad, la evolución del torero transcurre, de momento, con "absoluta normalidad" y la buena noticia es que "no ha tenido fiebre", señal de que no hay infecciones. El empresario sevillano ha confirmado también que el diestro, que ha pasado la noche "estable, pero con muchos dolores", sería trasladado a la clínica Quirón de Zaragoza para ponerse en las manos del doctor Carlos Val-Carreres, cirujano jefe del coso zaragozano de La Misericordia, y una eminencia en cirugía taurina.

Cutiño solamente tiene palabras de agradecimiento a todos los galenos que han atendido a Paquirri en Huesca, especialmente para el doctor Enrique Crespo, encargado de operar al torero en la enfermería del coso oscense. "Siempre estaremos en deuda con él", reconoce Cutiño, quien ha confesado también que el doctor Crespo ha sido el que "le ha salvado la vida a Francisco", aunque ahora, por deseo expreso del torero, se van a Zaragoza para que sea tratado por su "amigo" el doctor Val-Carreres, cuyas manos ya han tratado cornadas de extrema gravedad como la que sufrió Padilla en la cara en 2011, entre otras.

Allí, Rivera Ordóñez seguirá ingresado varios días más en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) para tratar de paliar, sobre todo, la aparición de infecciones, que podrían agravar su estado de salud e, incluso, obligaría a volver a abrirle, o, algo aún peor, que se pueda necrosar algún órgano afectado como el intestino. "De momento hay que esperar varias horas más. Desde el entorno de Paquirri queremos transmitir tranquilidad a la familia taurina, que lo que lleva es algo muy serio, pero, gracias a Dios, de momento está controlado, todo transcurre con normalidad y ojalá siga así", ha apostillado Cutiño.

MIENTRAS FAENABA CON EL TORO 'TRAIDOR'

El parte médico oficial recogía lo siguiente: "Rivera Ordóñez ha sido intervenido de herida por asta de toro en región supra púbica y fosa iliaca derecha con un trayecto transverso de unos 25 centímetros hacía izquierda con desgarro de la musculatura de la pared abdominal que a través de el oblicuo mayor y del transverso del abdomen".

"Penetra también en cavidad abdominal, contundiendo inicialmente la arteria iliaca, diseca colón ascendente y riego, para llegar a espacio retro peritoneal, desgarrando el músculo psoas, disecando la aorta en un 5 centímetros y llegando al cuerpo vertebral de L3. Pronóstico Muy grave".

Francisco Rivera fue cogido mientras saludaba con el capote al segundo toro de su lote, de nombre Traidor, de la ganadería de Albarreal, que le prendió por la zona abdominal, dejándolo varios segundos colgado del pitón.

Francisco Rivera Ordóñez es hijo del diestro Francisco Rivera Paquirri, quien falleció el 26 de septiembre de 1984 al ser mortalmente corneado por el toro Avispado en la localidad de Pozoblanco (sur de España), y nieto del matador Antonio Ordóñez (1932-1998), considerado como una de las grandes figuras del toreo de todos los tiempos.

Esta es una de las cogidas más graves que ha sufrido el hijo de Carmina Ordóñez y Paquirri desde que decidiese volver a los ruedos. Su esposa, Lourdes Montes, se encuentra en avanzado estado de gestación de la que será la segunda hija de Francisco y la primera de la diseñadora. Momentos muy tensos que la familia Rivera Ordóñez vive con nerviosismo hasta conocer la evolución del torero.

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest