TENDENCIAS

5 cosas que no deberías decir a los padres de un bebé prematuro

18/11/2015 07:54 CET | Actualizado 18/11/2015 07:54 CET
BSIP/UIG VIA GETTY IMAGES

Los partos prematuros son algo muy normal —la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cada año nacen unos 15 millones de niños prematuro— aunque a la vez es imposible que la gente lo entienda completamente a no ser que hayan tenido que pasar por ello. Esto significa que los padres de los bebés prematuros, que tienen que lidiar con mucho estrés, acaban sintiéndose muy solos.

Según Amy Carr, la directora de concienciación ciudadana de la organización sin ánimo de lucro A Hand To Hold, que proporciona apoyo a los padres de bebés prematuros, "los padres que no han experimentado directamente un parto traumático o que no han tenido a un recién nacido hospitalizado no saben cómo actuar, qué decir o qué hacer". Por eso hemos elaborado una lista de las cinco cosas que no deberías decir a los padres de bebés prematuros y las cinco cosas que podrían ser de ayuda.

Cosas que NO deberías decir:

1. "¡Es tan chiquitín!"

"Puede resultar chocante ver a un bebé tan pequeño conectado a un montón de aparatos médicos por primera vez", explica Carr, cuya hija tuvo que pasar una temporada en la UCI. "Piensa bien lo que dices. Evita hacer referencias al tamaño del bebé, ya que los bebés prematuros no tienen el mismo aspecto que los demás recién nacidos". En vez de eso, puedes comentar a cuál de los dos padres se parece más, sugiere, o simplemente decir a los padres que su bebé es precioso. Porque realmente lo es.

2. "Por lo menos..."

Tener un bebé médicamente frágil en el hospital no es nada fácil. Las madres que dan a luz de manera prematura no han tenido que pasar por las incomodidades del último trimestre del embarazo ni por el dolor que supone el parto de un bebé más grande, y, no, no se puede decir que los padres sean unos afortunados porque "por lo menos" pueden dormir mientras su bebé está en el hospital.

"Este tipo de comentarios que intentan ver la parte positiva de tener que lidiar con un bebé hospitalizado o con un parto prematuro pueden ser ofensivos", advierte Carr.

prematuro

"La mayoría de las madres no pueden dormir mientras su bebé está en la UCI porque están nerviosas por si su hijo sobrevivirá o no", cuenta Jennifer Degl, autora del libro From Hope to Joy: A Memoir of a Mother’s Determination and Her Micro Preemie’s Struggle to Beat the Odds.

Tampoco deberías decir "por lo menos está vivo", aconseja Degl. "Lo he oído y me parece horrible. Es verdad que muchos bebés prematuros no sobreviven, pero eso no es algo que vaya a hacer sentir mejor a los padres. Si acaso, les hará sentirse más culpables de lo que ya se sienten".

3. "Los bebés tienen que estar expuestos a los gérmenes"

Cuando —tras días, semanas o meses— los bebés prematuros salen del hospital, tienen que seguir unas indicaciones concretas. Probablemente se les dirá a los padres que limiten las visitas, que el bebé no esté en contacto con personas que hayan estado enfermas recientemente y que recuerden a los invitados que se laven las manos a conciencia. Y las visitas deberían respetarlo.

"Creo que no se llega a comprender que, cuando un bebé nace prematuramente, su sistema inmunitario se encuentra en peligro y, si coge alguna enfermedad, le afectará mucho más que a un bebé que haya nacido con nueve meses", comenta Nick Hall, fundador y presidente de la Graham’s Foundation, una organización que proporciona apoyo a los padres de bebés prematuros y que fomenta la investigación en este campo.

"Los invitados piensan que los padres se han vuelto locos. Se preguntan: '¿por qué son tan exagerados? Los bebés tienen que estar expuestos a los gérmenes'. Puede que su comportamiento se interprete como una muestra de desconfianza o como si quisieran deshacerse de la visita", añade Hall, cuyos gemelos, Graham y Reece, nacieron con 25 semanas (Graham murió 45 días después). Los padres de los bebés prematuros no están siendo unos exagerados ni unos maleducados, afirma Hall. Simplemente están siendo unos buenos padres que siguen los consejos de los médicos.

4. "¿Y cuándo…"

"... podrás traerte al bebé a casa?" o "... empezará a andar?"

Los padres de bebés prematuros no tienen una bola de cristal ni respuestas claras para este tipo de preguntas. "Muchos bebés pueden irse a casa al cumplir los 9 meses, pero hay un montón de factores médicos a tener en cuenta", explicaba Carr. "Evita hablar sobre estos temas a no ser que se te ofrezca información". También conviene evitar hacer predicciones o hablar de hitos futuros. "Los bebés prematuros crecen a su ritmo, por lo tanto, alcanzan los hitos cuando es el momento para ellos", explicaba Carr.

5. "Por fin se ha acabado todo"

A menudo, los bebés prematuros crecen sin problema nada más salir del hospital. Pero, en algunos casos, estos bebés siguen necesitando un cuidado especial, y sus padres necesitan una dosis extra de comprensión y apoyo. Sí, es importante ayudar a las familias a celebrar sus victorias cuando las experimentan, pero no te olvides de pensar a largo plazo.

"Para los padres, que su bebé prematuro salga del hospital no significa que haya acabado todo", declaraba Hall. "La mayoría de las veces, todavía queda mucho por hacer por la salud y el desarrollo del bebé".

Qué decir:

1. "¡Felicidades!"

"Es duro que un bebé nazca antes de tiempo o con complicaciones. No suele haber tarjetas de felicitación con un mensaje apropiado para la situación en las tiendas de regalos, y puede que los padres se vean lidiando con el dolor que les provoca no haber vivido la experiencia de un nuevo nacimiento en la familia como esperaban", afirma Carr. Pero, sin quitarle hierro a la situación que están viviendo los padres, los amigos y los familiares pueden ayudar a hacerles ver que acaban de traer a un nuevo ser humano al mundo. Dales la bienvenida. Carr sugiere que quizá sea buena idea hacerlo con un juguete o un peluche para el bebé, con una tarjeta de felicitación o con una prenda que puedan ponerle al bebé cuando sea lo suficientemente grande.

2. "¿Te ayudo con la colada?"

No, no tiene por qué ser la colada, pero sé específico.

"Hay que limpiar la casa, dar de comer a las mascotas, cuidar de los hermanos mayores", expone Carr. Es buena idea ofrecerse a cuidar de los hermanos mayores, a ayudar con la limpieza de la casa o a organizar un calendario de comidas; como también es buena idea llevar algo de comer cuando vas de visita.

incubadora

3. "Si quieres hablar, yo estoy aquí"

Los altibajos que provoca cuidar a un recién nacido son intensos. Los padres se sienten nerviosos y agotados; de repente se sienten en una nube de amor y felicidad y al instante siguiente se preguntan qué cojones ha pasado. Mientras el bebé está en el hospital, estas reacciones se intensifican aún más. "Puede haber altibajos emocionales en el mismo día", explicaba Carr. "Hay que dar a los padres el espacio necesario para que exterioricen sus sentimientos". Déjales claro que, en lo que a ti respecta, no hay limitaciones y que estás ahí para escucharles todo el tiempo que necesiten.

4. "No sé qué decir"

A veces, lo mejor que puedes hacer por los padres de un bebé hospitalizado es reconocer que no sabes qué decirles para ayudarles a superar las dificultades a las que se están enfrentando, porque no existen las palabras ideales para una situación así. Carr opina que una frase sincera es mejor que el dicho "todo pasa por una razón", al que la gente recurre cuando no saben qué decir. "No sirve de ayuda explicar por qué las cosas han pasado así", afirmaba Carr. "En vez de eso, es más útil reconocer el dolor o la tristeza que la familia puede estar experimentando".

5. "Sois las personas más importantes en la vida de vuestro bebé"

Cuando se tiene un bebé prematuro, los padres experimentan una situación de mucha confusión y de ver pasar muchas cosas muy rápido, lo que puede hacer que sientan que la situación se escapa de su control. Por eso, una de las mejores cosas que los amigos y la familia pueden hacer es recordar a los padres que son lo más importante en la vida de su hijo.

"Entenderás a tu bebé, aunque sea tan pequeñito. Entenderás sus expresiones. Los padres pueden hacer muchas más cosas de las que piensan por el desarrollo de su bebé prematuro", declaraba Hall. Házselo ver a los padres.

¿Cómo? Prueba con esta frase que sugiere Hall: "Que no os quepa la menor duda de que sois las personas más importantes en la vida de vuestro bebé".

En esta galería puedes ver en fotos como es el desarrollo de un feto de semana en semana:

Desarrollo del feto, en fotos

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Este post fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest