TENDENCIAS

Iniciación al insospechado universo de las aguas de planchar

26/11/2015 09:30 CET | Actualizado 26/11/2015 09:30 CET
GTRESONLINE

Vale, tal vez no sea una cuestión de estado, pero desde luego en este tema hay más chicha de lo que probablemente nunca hubieses imaginado. Y además, si planchas, te interesa estar informado, especialmente si tienes en buena estima a tu pequeño gran aliado contra las arrugas —y a la ropa que sueles planchar con ella—.

Así que toma nota sobre los grandes debates que se ciernen sobre qué agua utilizar con la plancha y descubre cuál es la que más se adapta a tus necesidades.

MEJOR DESTILADA

Ni sí, ni no, ni todo lo contrario. Es decir, no hay una respuesta contundente, sino varias y con diferentes matices.

"Por norma general siempre es mejor usar agua destilada con una plancha a vapor. Aunque desde hace al menos una década, las planchas suelen venir con sistemas autodescalcificadores", cuentan desde el departamento de compras de El Corte Inglés.

Pero ¿por qué agua destilada? Según Interdomicilio, empresa que se dedica a la limpieza de casas a domicilio, "la consecuencia de usar agua del grifo normal es la formación de una especie de barrillo parduzco, o sarro, que es el sedimento que se adhiere al fondo y a las paredes de un recipiente que contenga un líquido. La presencia de este sarro provoca que la plancha tarde más en calentarse y que el agua no pueda salir correctamente a través de los agujeros de la superficie, por lo que ésta realiza un mayor consumo, dificulta el planchado (se tarda más tiempo) y acorta la vida útil del aparato".

AGUAS BLANDAS COMO LA DE MADRID

Claro que no todas las aguas de grifo son iguales. Su uso directo para planchas de vapor no se recomienda especialmente en lugares donde las aguas sean muy duras, como Barcelona, por ejemplo, ya que tienen un alto contenido mineral (especialmente calcio y magnesio), que a medio y largo plazo puede dañar o menoscabar el funcionamiento del aparato.

En cambio, cuando las aguas son blandas o muy blandas, como en Madrid, por ejemplo, este problema no existe, máxime cuando, como se decía al principio, la mayoría de las planchas a vapor relativamente nuevas incorporan sistemas descalcificadores que eliminan los pocos sedimentos que se puedan generar.

LA IMPORTANCIA DE LIMPIAR LA PLANCHA

El tema no se acaba con las aguas duras y las aguas blandas. Como se indica en este blog de Bosch, es muy importante limpiar regularmente la cámara donde se deposita el agua.

Si no se tiene instaurada esa disciplina, aconsejan utilizar una mezcla de agua destilada y agua del grifo, con una proporción igual de ambas cuando sean aguas blandas y de 2 a 1 (doble de agua destilada) cuando las del grifo sean duras. Aquí tampoco se aconseja utilizar solo agua destilada en la plancha, por considerarla demasiado ácida.

¡CUIDADO CON EL AGUA AROMATIZADA!

Aunque muchas de nuestras abuelas ya lo hacían rociando la ropa de colonia, el agua de plancha perfumada se ha convertido en un especie de moda. De hecho, ha saltado de los supermercados (donde las hay de varias marcas, incluso la mayoría de las grandes cadenas tienen la suya propia) a las tiendas de textiles y de perfumes, ya que el olor de la ropa aporta una dimensión más a la propia prenda. Aunque también los hay que se fabrican su propia agua de plancha perfumada en casa, mezclando agua destilada con suavizante o con colonia. En este caso, los expertos y fabricantes avisan de que, ya sea de marca o fabricada en casa, el agua perfumada debe pulverizarse directamente sobre la ropa, no introducirse en la plancha, porque puede dañarla.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest