POLÍTICA

Junts Pel Sí ofrece a la CUP una presidencia coral y un plan de choque social

22/12/2015 12:28 CET | Actualizado 22/12/2015 18:20 CET
EFE

Los negociadores de Junts pel Sí y la CUP han cerrado una propuesta para "ensanchar la base social a favor de una república catalana" que incluye "un Govern de transición" con una presidencia coral -poderes repartidos entre cuatro personas- y un proceso soberanista con "seguridad jurídica". También "deja en suspenso" el Plan Urbanístico Director de BCNWorld.

En una conferencia de prensa en el Parlament, el diputado de Junts pel Sí, Raül Romeva, ha presentado "la propuesta de acuerdo", trabajada con la CUP en los últimos dos meses y que la CUP elevará a su Asamblea Nacional del próximo día 27 de diciembre para que la avale.

Según Romeva, habrá un presidente y otras tres personas destacadas -con toda probabilidad el mismo Romeva, Oriol Junqueras y Neus Munté- que asumirían las presidencias de otras tantas comisiones de gobierno sobre economía, políticas sociales y proceso constituyente. El diputado de JxSí ha defendido esta fórmula de "presidencia de transición" y ha añadido que su grupo no se ha planteado en ningún momento ceder a las demandas de la CUP y plantear un presidente alternativo.

Romeva ha recalcado que, por tanto, no hay cambio en cuanto al candidato a la presidencia de la Generalitat, que sigue siendo Artur Mas, y ha indicado que el documento también incluye un "proceso constituyente hacia una república catalana" que se debe hacer, ha dicho, con "seguridad jurídica", además de un plan de choque social contra pobreza y desahucios.

"NO ES UN ACUERDO, SINO UNA PROPUESTA"

Las declaraciones de Romeva llegan después de que fuentes conocedoras de la negociación asegurasen a Europa Press que los grupos de Junts pel Sí y de la CUP en el Parlament de Cataluña habían pactado un preacuerdo de investidura. Romeva ha aclarado que no se trata de un "acuerdo con la CUP", sino de "la propuesta de acuerdo".

La noche de las elecciones generales, la CUP reiteró su rechazo a Mas, mientras que tanto CDC como ERC -integrantes de JxSí- reiteraron el lunes su apoyo al president en funciones.

Este lunes y martes se han intensificado las reuniones de los dos grupos parlamentarios en la cámara catalana para avanzar en la negociación, teniendo en cuenta que el 10 de enero expira el plazo para un acuerdo; de no ser así, habrá que convocar otras elecciones.

LOS DIPUTADOS DE LA CUP NO DIRÁN NADA

La CUP reclamaba hacía días llegar al fondo de las negociaciones precisamente el día 22, antes de someter el pacto a votación de su Asamblea General el día 27. Los diputados de la CUP ya han anunciado que ellos no se posicionarán ni orientarán el voto en la asamblea, ya que consideran que se trata de un "documento de Junts pel Sí (JxS)" para "aproximarse" a las posiciones de la formación antisistema.

En una conferencia de prensa en el Parlament, el diputado de la CUP Albert Botran ha asegurado que los parlamentarios son sólo "intermediarios" y se "abstendrán de valorar y de votar" en la asamblea la propuesta, por lo que serán los militantes del partido quienes decidan.

CUATRO ESCENARIOS

Este órgano de decisión de los 'cuperos' votará sobre cuatro escenarios: aceptar el acuerdo político y apoyar a Mas; rechazar ambas cosas y trabajar para buscar un candidato de consenso; apoyar a Mas pero rechazar el acuerdo político; y finalmente descartarlo todo y emplazar a JxSí a buscar apoyo en otros grupos del Parlament.

Romeva ha evitado valorar escenarios alternativos a la CUP en el Parlamento catalán hasta que se pronuncie la Asamblea y, ante la pregunta de si el proceso se pararía frente a una oferta de referendo por parte del Estado, ha remarcado: "¿Hay una oferta de referendo?".

En cuanto al proceso hacia la independencia, Romeva ha recalcado que se debe proceder "con todas las garantías jurídicas", por lo que la prioridad del Govern será, ha dicho, constituir las "estructuras de Estado" y los nuevos marcos legales necesarios para la transición.

Un proceso que Romeva ha subrayado que debe ser "escrupulosamente democrático", ya que "empieza en las urnas -del 27S- y acaba en las urnas" con unas elecciones "constituyentes" y un referendo para ratificar la hipotética constitución catalana.

El exeurodiputado de ICV ha subrayado que el objetivo fundamental del posible acuerdo con la CUP "es seguir ensanchando la base social a favor de la constitución de un nuevo estado catalán en forma de república".

LAS CIFRAS DEL PLAN DE CHOQUE

En relación al plan de choque social, ha explicado que incluye una cifra "cuantiosa pero asumible" que se elevaría a unos 270 millones de euros para, principalmente, dependencia, salud, pobreza y evitar desahucios.

Romeva también ha señalado que se deja "en suspense" el BCN World y en el caso de Aigües Ter Llobregat se aboga por abrir un "debate de fondo".

TE PUEDE INTERESAR

Pleno en el Parlament 9N

NOTICIA PATROCINADA