POLÍTICA

Varias corrientes de la CUP piden no investir a Mas

26/12/2015 16:34 CET | Actualizado 26/12/2015 16:34 CET
GTRES

A 24 horas de la asamblea en la que la CUP decidirá su postura sobre la oferta de Junts pel Sí para investir a Artur Mas como president de la Generalitat, comienzan a salir voces en contra dentro de la formación anticapitalista.

Un manifiesto firmado por varias corrientes internas de la CUP, Alternativa d'Esquerres de Cornellà, Alternativa d'Esquerres El Prat, Corrent Roig y Lluita Internacionalista; considera que "investir a Mas como presidente cuestionaría la continuidad de la CUP como fuerza rupturista" y les convertiría "en una Esquerra Republicana bis".

(Sigue leyendo después del tuit...)

Además, asegura que una república catalana pasaría por un "cambios sustanciales en las condiciones de vida" de la mayoría social, algo que, a juicio de los firmantes, sería "imposible sin cuestionar el dominio de los banqueros y los grandes empresarios". Por tanto, añade, "eso excluye ningún apoyo de investidura a Artur Mas".

Los firmantes consideran que dar apoyo a Mas sería dárselo al "político business friendly que simboliza los recortes, las privatizaciones, la corrupción y la represión de las luchas sociales" y que investirle es la primera de las condiciones que ha impuesto Junts pel Sí en su propuesta.

Las otras condiciones tampoco gustan nada a estas corrientes de la CUP. Por ejemplo, sobre el "compromiso inequívoco con la Unión Europea", los firmantes creen que esto supondrá "la sumisión a los dictados de la troika y al pago de la deuda". También critican que se busque una "seguridad jurídica" que, a su juicio, "implica no romper con la legislación española" y sólo serviría para "la preservación de los intereses patronales protegidos por esta legislación".

El manifiesto también carga contra el punto en el que Junts pel Sí plantea buscar la independencia mediante una vía "negociada" con el Estado español. "Es decir, dejando la puerta abierta al pacto fiscal o a otra salida sin ruptura unilateral", protestan.

En otro punto del escrito, estas corrientes de la CUP critican que Junts pel Sí haya presentado alegaciones ante el Tribunal Constitucional por la suspensión de la resolución independentista aprobada en el Parlament. Consideran que no tiene sentido reclamar, puesto que la resolución se basaba "justamente en no reconocer al Tribunal Constitucional como un órgano competente en los asuntos que afectan a la soberanía catalana". En este sentido, se preguntan cómo reaccionará la coalición de Mas y Junqueras "si el Gobierno español interviene la Generalitat, comenzando por los Mossos d'Esquadra".

Para los firmantes, "ceder a las presiones de Junts pel Sí en nombre de no hacer descarrilar el proceso independentista es una falacia" y critican que Mas no quiera dejar de ser presidente por "no sólo por una cuestión de ego personal" sino para "mantener su poder y sus privilegios de la clase a la que representa".

Por último, consideran que las 20 medidas sociales planteadas por Junts pel Sí son "un plan de choque cosmético" de las que "sólo se pueden aplicar tres" y dos de ellas, dicen, "son ya una obligación legal del Govern". Por eso, concluyen con una doble sentencia: "¡No a la investidura de Mas! ¡No a la firma de un plan de choque de gestión de las migajas ni ningún acuerdo que nos ate de pies y manos!".

TE PUEDE INTERESAR

Pleno en el Parlament 9N

ELECTRIFY THE WORLD