Huffpost Spain

Trucos y consejos para guardar los adornos de Navidad

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Ya han pasado los Reyes y ha llegado el momento de aceptarlo: la Navidad se ha terminado. En los próximos días todas las familias quitarán los adornos y tratarán de devolver la casa a su estado natural de antes del puente de diciembre. ¿Cómo hacerlo bien y no volverse loco?

Los reyes de la decoración navideña en Australia recomiendan comer bien para tener calorías que quemar en el pesado proceso de guardar la decoración. Para sobrellevar el bajón de que se acaban las fiestas, aconsejan hacer parones entre medias, comer un pedacito de turrón o ponerse música para motivarse.

Aquí te damos una serie de consejos para que guardar la decoración de Navidad no se convierta en una pesadilla y encontrarla toda en buen estado el próximo año.

HAZLO TODO DE UNA TACADA.

No quites el árbol un día y las luces otro. Primero, porque te darán dos bajones; segundo, porque así es más probable que todo quede guardado donde debe y las próximas Navidades no hayas perdido cosas o las encuentres dañadas.

LAS BOLSAS O CAJAS DE PLÁSTICO SON EL MEJOR MÉTODO

Con este sistema de almacenaje te aseguras mantener a raya la humedad. Eso sí, es importante comprobar que todo está seco antes de guardarlo. Si puedes, mete en cada caja una bolsita de gel de sílice para proteger de la humedad todos los adornos.

MARCA LO QUE HAY EN CADA CAJA O BOLSA

Es la forma de garantizarte que el próximo año sabrás dónde está cada cosa. Además, es recomendable pasar un trapito a todas las figuras y bolas antes de guardarlas.

GUARDA TODO POR ORDEN DE PRIORIDAD

Lo más importante debe de ir lo primero. De esta forma será más fácil de encontrar y sacar lo indispensable si el año que viene no quieres ponerlo todo. Pero ten siempre en mente que una caja que pese mucho nunca debe estar encima de otra muy ligera, para que no la aplaste.

CUIDA BIEN LAS LUCES

Si quieres ahorrar en iluminación, apunta en la parte del enchufe con un rotulador el tipo de bombillas que tiene la ristra de luces o el lugar donde las compraste, para que, cuando se funda alguna, puedas reponerla. Las luces de colores guárdalas donde no les dé luz, para que no se debilite.

Además, para facilitar su almacenaje, enrolla las ristras de luces en un bote de plástico o un cono de cartón del papel de cocina. Deja el enchufe por fuera para probarlas el año que viene y ver si funcionan, antes de desenrollarlas. Dentro del cono o la caja puedes meter bolas del árbol.

APAGA Y QUITA PILAS

... de todos los adornos que las lleven. Así no se oxidarán y dejarán de funcionar para siempre.

GUARDA LAS VELAS TUMBADAS

Si quieres preservar su color y su forma, déjalas también en un sitio fresco y oscuro.

CUELGA LOS MANTELES

Si tienes trapos, toallas, sábanas o juegos de mantel navideños, cuélgalos de una percha con pinzas para que no se arruguen durante el año de almacenaje

COLOCA LA CORONA DENTRO DE UN PLÁSTICO

Y cuélgala para evitar que se rompa y deforme. Si no tienes dónde, guárdala con cuidado erguida y apoyada contra otra caja.

SEPARA LAS FIGURAS DEL BELÉN

De esta forma no se rozarán entre sí. Usa el papel de los regalos, si aún no lo has tirado, para hacer mullido alrededor de las figuras más delicadas, aunque el papel de burbujas siempre será lo mejor en este caso. El de periódico también sirve.

GUARDA CADA NIVEL DEL ÁRBOL EN DISTINTAS CAJAS

Si no tienes tanto espacio, usa un cinturón viejo o cordón para atarlo antes de meterlo en la caja. No está de más que le pases la aspiradora por las ramas (siempre en la posición más suave) antes de guardarlo y cuando vuelvas a sacarlo.

USA HUEVERAS DE CARGÓN

Son excelentes para guardar las bolas del árbol.

ASPIRA LA ZONA ADORNADA

Pasa la aspiradora por donde hubo decoración, sobre todo en el lugar donde estaba el árbol. Alguna bola se te habrá roto, y si hay animales o niños, podrían coger polvillo de la bola y luego llevárselo a los ojos o la boca.

HAZ LIMPIEZA

Uno de los trucos esenciales para que guardar los adornos no se vaya de las manos es mirar todo lo que tienes y sincerarte: ¿qué cosas ya no vas a usar o están tan gastadas que merece la pena comprarlas otra vez el año que viene? Tirar cosas es una parte muy importante del almacenaje, para no trabajar inútilmente y hacer sitio a otras.

TE PUEDE INTERESAR...

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest