POLÍTICA

El Gobierno otorga un indulto parcial a la maltratada que incumplió régimen de visitas

05/02/2016 13:37 CET | Actualizado 05/02/2016 13:54 CET
EFE

Parcial, pero indulto. El Consejo de Ministros ha concedido el perdón, aunque no completo, a María Salmerón, la víctima de violencia machista que hoy debía ingresar en prisión por un delito de desobediencia, tras incumplir el régimen de visitas de su hija con su exmarido, condenado por malos tratos. La mujer maltratada ha visto sustituida su pena privativa de libertad por otra de trabajos en beneficio de la comunidad, con lo que evitará su ingreso en la cárcel.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, han informado en la rueda de prensa posterior al Consejo de esta decisión, adoptada en contra del criterio del juzgado que la condenó a siete meses de cárcel, y también de lo pedido por el fiscal. Esos informes eran preceptivos pero no vinculantes.

El Ejecutivo considera que la protección de los derechos del menor están, en este caso, por encima del cumplimiento del régimen de visitas del padre.

Catalá ha explicado que aunque María Salmerón está condenada por incumplir reiteradamente este derecho del padre, condenado por malos tratos año y medio de prisión, el Gobierno ha tenido en cuenta "la realidad social de la madre que ha pretendido defender los derechos del menor". El titular de Justicia ha recordado que sobre Salmerón pesan otras sentencias condenatorias pendientes de ejecución, por lo que el asunto no está cerrado del todo, si bien el Ejecutivo solo se podía pronunciar sobre este indulto, solicitado por la condenada hace siete meses.

Estaba previsto que María Salmerón acudiera hoy al juzgado número 13 de Sevilla ante la petición de ingresar en prisión para cumplir siete meses de cárcel.

La afectada, tras conocer la noticia, ha reaccionado lamentando que el indulto no sea completo:

(Puedes seguir leyendo tras el tuit...).

Lo que hizo María

María Salmerón, sevillana de 50 años, está acusada de impedir que su exmarido visitara regularmente a la hija de ambos, una menor que ahora tiene 15 años. Si se negó a mantener estas visitas es porque el que fuera su esposo es un maltratador condenado en sentencia firme a 21 meses de prisión por violencia física, psicológica y sexual contra María, una pena que no está cumpliendo por ser menor de dos años y carecer el condenado de antecedentes penales previos.

¿Eso cuesta la cárcel?

María no fue condenada a prisión inicialmente. Por apartar a su hija de su padre respecto a lo que decía la sentencia de divorcio se le impuso una multa de 6.000 euros que la mujer no pudo abonar y eso ha ido generando intereses y se ha convertido en un antecedente penal. Por eso ahora la justicia le reclama que pase siete meses en la cárcel por un delito de desobediencia. Ella entre rejas y su maltratador, libre.

¿Su ingreso en prisión debe ser inminente?

No. El escrito del juzgado señala la fecha de este viernes, 5 de febrero, como de "ingreso voluntario en prisión", aunque matiza que la resolución "no es firme y frente a ella procede apelación". Caben, de hecho, dos recursos más, por lo que su entrada no será inmediata. Su abogado se aferra aún a una errata en el auto para ganar tiempo, pese a que son ya tres las sentencias en contra las que esta mujer tiene en su expediente. Al menos será obligatorio que acuda hoy al juzgado. Allí le dirán cuál es su destino.

Ya existían precedentes en España de indultos concedidos por el Gobierno contra la opinión del juez y del fiscal que llevaron el caso, entre ellos, el de Emilia Soria, la joven de Requena (Valencia), que fue condenada a un año y 10 meses de prisión por gastar 200 euros en pañales y comida para sus hijos pequeños de una tarjeta de crédito que se había encontrado en la calle. En este caso, de 2013, el tribunal y la fiscalía también dieron informe desfavorable pero aún así, el Gobierno le concedió el indulto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

NOTICIA PATROCINADA