Huffpost Spain

'La Bruja y Don Cristóbal': ¿De qué trataba realmente la polémica obra?

Publicado: Actualizado:
TITERES MADRID
FACEBOOK
Imprimir

Unos muñecos, en el centro del debate nacional desde hace tres días. El viernes fueron detenidos en Madrid dos titiriteros por enaltecimiento del terrorismo. Ambos, miembros de la compañía ‘Títeres desde abajo’, estaban representando en el carnaval de la ciudad una obra llamada La Bruja y Don Cristóbal. A cada cerdo le llega su San Martín, en la que los implicados habían estado trabajando durante más de dos meses y medio.

El público estaba formado mayoritariamente por niños, que presenciaron cómo se representaban, entre otras escenas, el ahorcamiento de un juez y la violación de una mujer y se exhibía una pancarta en la que se leía "Gora Alka-Eta".

Los padres, escandalizados, llamaron a la Policía, que detuvo a los dos titiriteros por enaltecimiento del terrorismo. A partir de ahí, el caso fue a más y el juez los envió a prisión por ensalzar a ETA.

El magistrado afirma que en la obra se “escenificaron numerosas acciones violentas” como el ahorcamiento de un guiñol vestido de juez, el apuñalamiento de un policía y la violación de una monja -aunque realmente quien es violada es la bruja-. Añade que mostraron una pancarta con un juego de palabras referido a Al Qaeda, por lo que el magistrado entiende que el enaltecimiento no iba sólo dirigido a la banda terrorista ETA sino también a Al Qaeda.

¿PARA TODOS LOS PÚBLICOS?

El sindicato CNT, al que pertenece uno de los titiriteros, ha afirmado que la compañía nunca mencionó que la obra fuera para niños, por lo que “no se la puede acusar de engaño y de atraer a un público determinado”. Lo cierto es que un mensaje en el Facebook de la programación del Carnaval avisaba el pasado viernes, antes del inicio de la representación, de que la obra no era para público infantil, sino para adultos.

"A las 17 horas y a las 19 horas en la plaza del Canal de Isabel II (metro Tetuán), 'La bruja y don Cristóbal', con la Compañía Títeres desde Abajo. Y no, no es para público infantil, es para adultos". El problema es que este último matiz se introdujo a las 16.34, apenas media hora antes del inicio. Además, en el documento que aparece en formato PDF dentro de la web del Carnaval de Madrid se indica que la polémica obra era para "todos los públicos".

(Sigue leyendo después del vídeo...)

CNT ha asegurado en un comunicado que esa misma obra se representó en Granada el 29 y el 31 de diciembre y que no pasó nada, que en la obra no se viola a ninguna monja y que “defiende la convivencia, la tolerancia y la aceptación de lo diferente”, y en ella no se enaltece el terrorismo.

El sindicato subraya que la protagonista de la obra es una bruja, una figura que interesa a la compañía. “La caza de brujas y la represión son los temas centrales de nuestro espectáculo”, afirman los titiriteros en su blog, en el que afirman que “las mujeres de hoy que deciden vivir libremente son también perseguidas, señaladas o cuestionadas, que a nadie le quepa duda”. “Destruir el patriarcado, la autoridad, la propiedad privada, es destruir los pilares del sistema y el sistema no permite que quede impune”, añaden.

“La obra está protagonizada por una bruja, que representa a las personas de mala fama pública, y que se ve en la situación de enfrentarse a los cuatro poderes que rigen la sociedad"

CNT afirma que la bruja, la protagonista de la obra polémica, está en su casa y que su vida es interrumpida por la aparición del ‘propietario’, el legítimo poseedor legal del piso, que decide aprovecharse de la situación para violar a la bruja. Siempre según el sindicato, la bruja mata al propietario en el forcejeo. Pero queda embarazada, y nace un niño. Entonces aparece el muñeco de la monja, que intenta llevarse al bebé. Pero la bruja se resiste y, en el enfrentamiento, la monja muere.

Surge entonces la Policía, que golpea a la bruja hasta dejarla inconsciente y luego construye un montaje para acusarla ante la ley, colocando la ya famosa pancarta de ‘Gora Alka-Eta’ sobre su cuerpo. El juez llega entonces y condena a muerte a la protagonista. Pero, al final, la bruja engaña al juez, que mete la cabeza en su propia soga. Al final, la bruja acaba ahorcando al juez para salvar su propia vida.

UNOS TITIRITEROS "TROTAMUNDOS"

CNT afirma que “la obra está protagonizada por una bruja, que representa a las personas de mala fama pública, y que se ve en la situación de enfrentarse a los cuatro poderes que rigen la sociedad, esto es, la Propiedad, la Religión, la Fuerza del Estado y la Ley”. El sindicato matiza que “se puede valorar si la obra es o no es para niños o para todos los públicos, pero resulta sorprendente que dos personas estén detenidas por una cuestión de mayores de 12 o 18 años”.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha afirmado que la obra podría ser "más o menos aburrida", tanto como "violenta gratuitamente". "Para los mayores... bueno, a mí me parece absolutamente aburrida y violenta sin sentido pero sin más trascendencia", ha contestado.

Lo cierto es que, al final, la obra ha terminado con dos titiriteros en la cárcel. En su web, ‘Títeres desde abajo’ se definen como “trotamundos” que se dejan “enamorar por la cultura popular”. “Contamos historias que creemos que son necesarias. También difundimos una forma de arte que amamos, los títeres”, aseguran.

La compañía se fundó en 2012 en Granada por un artista apodado Raúl Griot, que lleva más de 13 años dedicado al teatro y que en el año 2000 fundó en Madrid el Grupo de Teatro Griot, con el que colaboró hasta 2011. Su compañía ya había actuado en la capital otras veces. Sin ir más lejos, en 2014, con el PP al frente del Ayuntamiento, representó la obra Fábula del Cocodrilo Resfriado y Farsa de la Princesa Cursilinda en el escenario principal de la Pradera de San Isidro.

La fama les ha llegado ahora por una polémica que no para de crecer y que ya ha saltado a la arena política.

TE PUEDE INTERESAR

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest