Huffpost Spain

Rajoy prefiere un pacto con el PSOE tras el 26-J antes que gobernar en minoría

Publicado: Actualizado:
RAJOY EMPRESARIOS
Mariano Rajoy, con el Círculo de Empresarios. | EFE
Imprimir

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha mostrado este sábado su preferencia a un pacto con el PSOE para gobernar tras las elecciones del 26 de junio a hacerlo en minoría, porque aunque podría ser posible, cree que sería muy difícil y no es lo que más le conviene a España.

Rajoy ha expresado esa preferencia en su intervención en las jornadas que el Círculo de Economía organiza en la localidad barcelonesa de Sitges, después de que el presidente de esta organización, Antón Costas, le expusiera que el Círculo apuesta por que, en caso de que no sea posible un pacto tras elecciones, se deje gobernar a la lista más votada. Aunque en un principio ha respondido que le parece bien, a renglón seguido ha precisado su opinión al respecto.

"Dejar gobernar a alguien con ciento equis escaños, los que sean, se puede, pero es muy difícil", ha subrayado Rajoy, quien ha asegurado que él va a mantener la misma idea de que haya un gran pacto con el PSOE y Ciudadanos porque permitiría abordar las reformas que cree que necesita España. Eso es lo que ha recordado que planteó al día siguiente de las elecciones del 20 de diciembre y que ha subrayado que los socialistas rechazaron.

Rajoy ha expuesto que si los españoles le dan una mayoría amplia para gobernar, él lo intentará y, si no, reiterará su planteamiento de una gran coalición porque cree que no hacerlo sería "una auténtica insensatez". Ante esa tesitura ha señalado que puede haber muchos puntos en común y, si hay cuestiones en las que es imposible el acuerdo, se aparcarían.

Rajoy ha hecho un repaso de todo lo sucedido desde el 20 de diciembre para intentar un acuerdo de gobierno tras lo decidido por los españoles en las urnas y ha vuelto a lamentar la actitud que ha tenido el PSOE.

Por encima de todo, ha defendido que el PP es quien debe gobernar. Sólo perseverar en el modelo y la "fórmula" que ha puesto en marcha su partido en los últimos años garantiza el "sueño" de España de formar parte del núcleo de países más avanzados de Europa y abrir un futuro de progreso y prosperidad, insiste.

"TEMOR" A TERCERAS ELECCIONES

Al presentar al jefe del Gobierno, Antón Costas le ha expresado el "temor" que tiene este lobby empresarial de que los "tics y las líneas rojas" que siguen existiendo en la política española puedan desembocar en unas terceras elecciones, algo que sería "inconcebible", ha apostillado.

Por eso, Costas le ha dicho a Rajoy que disponer de un Gobierno es un "derecho" de los españoles, una demanda que ya trasladó al resto de líderes nacionales que han pasado este año por Sitges y le ha recordado, a la vez, la propuesta del Círculo de Economía de que pueda gobernar "la lista más votada" tras el 26 de junio.

Costas ha asegurado, sin ánimo "de ofender", que la repetición de las elecciones había salido "gratis" a todos los partidos, y que en un futuro habría que introducir esa "pequeña regla" de que gobierne la formación más votada.

CARMENA Y COLAU "DAÑAN" LA ECONOMÍA

Mariano Rajoy ha sido especialmente crítico con las alcaldesas de Barcelona, Ada Colau, y de Madrid, Manuela Carmena, a las que ha acusado de hacer "muchísimo daño a la economía" con algunas de las decisiones que han tomado en sus respectivas ciudades.

"La demagogia barata o actuar con prejuicios ideológicos hace muchísimo daño a la economía, igual que la inestabilidad y la incertidumbre política", ha denunciado. Aunque sin citar explícitamente a Colau, el presidente del Ejecutivo ha denunciado que "suspender la licencia" para nuevos hoteles, paralizar "nuevas licencias turísticas" o bien "quitar legitimidad" al ente Turisme de Barcelona era "un gravísimo error" y hace "daño a la economía".

A continuación, Rajoy ha advertido de que también daña la economía "negarse a la cobertura de la ronda de Dalt" o bien "reforzar venta ilegal de productos top manta e impulsar la creación de un sindicato de manteros". "Paralizar, como se ha hecho en Madrid, la operación Chamartín, la operación Campamento o castigar al inversor" -el grupo chino Wanda- que adquirió el Edificio España es un gravísimo error", ha concluido, en esta ocasión en referencia al ejecutivo que lidera Carmena en Madrid.