Huffpost Spain

La bonita historia de amistad entre unos trillizos y tres basureros

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Esta amistad viene por partida triple. Los trillizos Heaton, Wilder y Holden han desarrollado tal vínculo con Andrew Black, Rob Whitmore y Chad Cover, los basureros de su barrio, que se vuelven locos cada vez que el camión de la basura pasa por su casa en Florida (Estados Unidos).



Para documentar esta amistad, su madre, la presentadora de televisión Martha Sugalski, subió hace unos días un vídeo a Facebook que ya han visto más de 33 millones de personas.

"Llevamos haciendo esto dos años y medio", contó Sugalski a BuzzFeed News. "Con el tiempo, se ha convertido en una amistad muy cercana y cariñosa".


Todos los martes y viernes el camión de la basura pasa por casa de los trillizos de dos años, que se ponen a llamar a gritos a los jóvenes basureros, según explicó la madre a BuzzFeed News. Luego se pasan unos 15 minutos jugando, chocando manos y poniéndose al día. Gracias a eso saben que "Rob acaba de casarse" y que "Chad es DJ". Los pequeños siempre están ansiosos por saber de ellos, confiesa Sugalski a la publicación Inside Edition.


"Una vez los niños estaban nadando desnudos en la piscina y salieron rápidamente en cuanto escucharon el camión. Tuve que salir corriendo detrás de ellos para ponerles algo encima", comenta.

Esta especial conexión se remonta a cuando los trillizos apenas tenían dos meses, tal y como informó BuzzFeed. Al parecer, Black los saludó desde el camión cuando ellos iban en el carrito y, a partir de ahí, surgió la amistad.


Y si a los niños les encanta ver a los trabajadores, estos últimos disfrutan tanto o más con los pequeños. "Adoro a los trillizos. Casi siento como si fueran mis propios hijos", contó Black a BuzzFeed. "Me dan una alegría cada vez que los veo".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El niño brasileño que pudo cumplir su sueño gracias a los basureros de su barrio

- El tierno viral de la niña que llora al ver la ecografía de su hermana

- La genial idea de una madre ante la herida de su hijo

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano