Huffpost Spain

Cuatro alternativas caseras a los desodorantes tradicionales

Publicado: Actualizado:
DESODORANTE
GTRESONLINE
Imprimir

De entre todos los productos del neceser el desodorante probablemente sea el más controvertido de todos. Formulado tradicionalmente con parabenos, formaldehídos y triclosán, no resulta atractivo para los amantes del medio ambiente. Tampoco lo es para todos los que encuentran en el aluminio un activo de dudosa seguridad —aunque no existen estudios concluyentes sobre la posibilidad de que el compuesto pueda favorecer ciertos tipos de cáncer—.

Incluso remedios naturales como la piedra de alumbre no dejan de ser minerales ricos en aluminio (además, como advierte la OCU, son poco efectivos, reduciendo la transpiración sólo un 30%, en vez del 50% de los desodorantes industriales).

Por ecología, alergias o intranquilidades existen remedios caseros que, a cambio de perder la comodidad de un roll-on o un spray, dejan nuestra conciencia en calma.


1. Bicarbonato de sodio

Es un remedio sencillo: basta con mezclar una pizca de bicarbonato con agua, sin llegar a disolverlo, y aplicarlo en las axilas. Una opción pro es añadir un poco de almidón de maíz (seis partes de almidón por cada una de bicarbonato), que ayudará a prevenir el exceso de humedad.

2. Zumo de limón

El ácido cítrico de los limones mata las bacterias que causan el mal olor, lo cual es un buen remedio para quienes no transpiren demasiado pero sí quieran mantener a raya el olor.

3. Aceite de coco

La mezcla de cinco cucharaditas de aceite de coco con una pizca de bicarbonato y otra de almidón de maíz se convierte en una pasta que se puede almacenar en un pequeño tarrito que se puede ir usando hasta que se acabe. Si se quieres más denso, basta con añadir manteca de karité, manteca de cacao y aceites esenciales.

4. Salvia de aloe vera

Considerado el desodorante natural por excelencia, se puede usar por todo el cuerpo, no sólo en las axilas. También hay quienes lo mezclan con aceites esenciales para conseguir un poco de aroma extra.

Descubre en Grazia más opciones alternativas a los desodorantes tradicionales

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El secreto de la melena perfecta... ¿es no lavarse el pelo?

- No llevar sujetador, ¿hará que se me caiga el pecho?

- El secreto para acabar con la celulitis no es una crema cara