Huffpost Spain

España concede protección a un joven sirio que huyó tras las torturas del EI

Publicado: Actualizado:
TAHER
EFE
Imprimir

Abdsalam Haj Taher, el joven sirio de 17 años que consiguió escapar de la cárcel del Estado Islámico (IS), ha conseguido el estatuto de protección subsidiaria tras doce meses en España, país al que ahora tratará de traer a su familia desde Turquía.

Abdsalam no podía contener la alegría ni dejar de besar el colgante del Kurdistán que cuelga de su cuello tras saber hoy que el Gobierno le ha concedido el estatuto de protección subsidiaria, una victoria al fin para este joven kurdo al que el IS apresó cuatro meses.

"Al fin siento que he conseguido hacer algo por mi familia", ha relatado pletórico nada más enterarse de que le había sido concedido el estatuto de asilado once meses después de haberlo pedido.

Se trata de un tipo de protección que el Gobierno está otorgando a todos los refugiados sirios que solicitan asilo en España. Su petición fue examinada en la Comisión Interministerial de Asilo y Refugio, que se reunió el pasado julio, aprobada el 15 de septiembre y pendiente de notificación.

La buena noticia le ha llegado este jueves después de asistir a la jornada de puertas abiertas del Tribunal Supremo, donde ha participado en un debate sobre la crisis de los refugiados.

"¡TE HAN CONCEDIDO EL ESTATUTO!"

"¡Te han concedido el estatuto de asilado!", le ha gritado una mujer cuando abandonaba el Supremo. Acto seguido se han sucedido los abrazos y las lágrimas con su hermano y su profesor de teatro, que lo había acompañado.

Parece que la odisea de este joven acaba. Un periplo cuyo momento más duro ocurrió cuando el IS lo apresó junto a sus compañeros cuando volvía de examinarse de una reválida de secundaria en Alepo, la capital de Siria.

"'Te podemos matar, eres kurdo y de Kobane', me decían". Así lo amenazaron los militantes del ejército del IS justo antes de apresarlo, ha recordado.

Lo ha contado, en su recién estrenado español, después de que se le quebrase la voz al recordar cómo, cuando tenía 11 años, fue consciente de lo que era la guerra después de que el IS matara a su mejor amigo.

TORTURAS

En la cárcel donde Abdsalam estuvo preso, "torturaron a mis compañeros", ha recordado tras aclararse la garganta: "Nos levantaban a las cinco de la mañana -ha proseguido-, nos hacían duchar con agua fría, rezábamos, nos preguntaban sobre el Corán y, a los que no respondían bien, los torturaban".

Harto de la situación en la que se encontraba, un día Abdsalam se armó de valor: "Si sigo aquí, voy a morir", se dijo a sí mismo.

Los soldados del IS, que eran tanto hombres como niños, confiaron en él. "Porque yo era bueno, me dieron las llaves para poder ir al baño", ha relatado.

"Una noche conseguí dejar la puerta abierta y, como si fuera un capitán, guie a mis compañeros a las cinco de la madrugada" en su huida de las garras del IS, ha relatado emocionado a Efe. Pero ahí no terminó su periplo.

LARGO PERIPLO

Desde Alepo, Abdsalam llegó a la frontera de Turquía, después tomó un barco rumbo a Grecia en el que iban cuarenta personas cuando sólo tenía capacidad para quince, explica.

Grecia, Macedonia, Serbia, Hungría y Alemania conformaron su recorrido, hasta que llegó a España, donde uno de sus seis hermanos vive desde hace diez años.

Aquí cursa cuarto curso de la ESO en un instituto madrileño donde fue el protagonista de "Los miserables" en la función del año pasado. "Quiero ser actor de teatro y famoso", bromea.

Hacer teatro le ayudó a perder el hermetismo en el que se encontraba cuando llegó, ha asegurado a Efe su profesor de teatro, José Manuel Pardo.

Ahora, tras concedérsele el asilo, sabe que sus padres están más cerca de llegar a España, una ilusión que todavía no evita los malos recuerdos. "Cuando llegué a Alemania, estaba en la calle y no tenía dinero, nadie me daba nada", ha rememorado.

SITUACIÓN ASEGURADA

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García Margallo, ha afirmado este jueves que "su situación está asegurada".

En declaraciones a TVE recogidas por Europa Press, García Margallo ha explicado que el joven ha recibido protección subisidiaria que "le autoriza a residir y trabajar en España" y que por tanto, "su situación está asegurada en estos momentos".

Abdsalam Haj Taher, que se hace llamar Abdu, pidió asilo en España hace ya un año después de recorrer él sólo cerca de 10 países tras escapar a la edad de 15 de una cárcel en la que el IS le había confinado junto a otros 300 niños por ser un kurdo sirio de Kobane.

Según las fuentes oficiales consultadas por Europa Press, la resolución de su petición de asilo se aprobó en la reunión de la Comisión Interministerial de Asilo y Refugio (CIAR) el pasado mes de julio y fue firmada el 15 de septiembre. Estaba así, pendiente de notificación.

El joven ha recibido protección subsidiaria, un estatuto similar en lo que a protección y derechos se refiere al de refugiado. Tiene a diferencia de este, un carácter temporal por lo que periódicamente, Abdu tendrá que justificar ante la Administración que las razones para seguir protegido en España persisten. Con todo, con ese estatus podrá reagrupar a su familia pidiendo que se les extienda la misma protección

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Una española de 23 años rescatada junto a 50 refugiados en Lesbos