Huffpost Spain
Antonio Ruiz Valdivia Headshot

El caos socialista

Publicado: Actualizado:
PSOE
Periodistas en la puerta de la sede del PSOE en Madrid | EFE
Imprimir

El caos se ha adueñado del PSOE. El partido vive momentos críticos, duros, que no recuerdan ni algunos de los viejos del lugar. Dos mundos paralelos, con sus leyes, con sus interpretaciones de los estatutos, con sus líderes, con sus planes.

La pregunta que se hacen muchos ciudadanos es: ¿en manos de quién está el PSOE? Los sanchistas defienden que su dirección sigue vigente -a pesar de las 17 dimisiones de la Ejecutiva de este miércoles- y que las decisiones las toman Pedro Sánchez y el resto de miembros que quedan en ese órgano. Y más leña al fuego, han propuesto un nuevo calendario en el que se adelanta incluso el congreso del partido a noviembre -con primarias el 23 de octubre-. En cambio, los críticos consideran extinguido este poder, se han autoproclamado como “autoridad” en la persona de la presidenta de la Mesa del Comité Federal del PSOE, Verónica Pérez, y han solicitado un cónclave sin prisas.

Una lucha de poderes brutal que se ha evidenciado esta misma mañana en la puerta de la sede en la calle Ferraz. A las 10.30 horas comenzaba la reunión de la Ejecutiva convocada por Sánchez -a la que ya solo acudían sus afines- y a la vez Pérez llegaba a las oficinas socialistas. Su objetivo era registrar una petición de celebración de la Comisión de Ética y Garantías para que decidiera sobre quién lleva razón y tiene el poder en el partido.

Un movimiento de los adversarios frenado por Ferraz. La noche anterior, el sector crítico intentaba concretar una reunión de esa Comisión de Garantías -donde tiene mayoría-, pero a Pérez no le descolgó el teléfono la exconsejera vasca Isabel Celaá, que es la presidenta de ese órgano y una persona muy cercana al ‘sanchista’ Patxi López. Esta misma mañana se hacía público un escrito de Celaá rechazando esa cita.

verónica

Verónica Pérez

EL 'SHOW' DE LA ACERA DE FERRAZ

Pérez llegaba a la sede del partido rodeada por decenas de cámaras de televisión, fotógrafos y periodistas. Empujones, flashes, codazos por escuchar las declaraciones y publicarlas. Y Pérez soltaba una bomba: “En este momento la única autoridad que existe en el PSOE es la presidenta del Comité Federal, que soy yo, les guste o no”. Ella es la secretaria general del PSOE de Sevilla -la agrupación provincial socialista más fuerte de España- y una de las personas más cercanas de Susana Díaz. Y, en medio del caos, se proclamaba la persona que cogía las riendas del partido. El plan de los críticos pasa por ir a un Comité Federal que lleve a una gestora -que podría ser presidida por el asturiano Javier Fernández-. Después, habría que ir a un congreso, pero no de manera exprés, para elegir a un nuevo líder.

Pérez ha accedido a Ferraz y ha registrado su petición de convocar urgentemente a la Comisión de Garantías, en la que pretenden imponerse a los sanchistas. Dentro ya, ha pedido reunirse con algún miembro de la Secretaría de Organización para preparar el Comité Federal del sábado.

Dos horas en el hall. Nadie le ha atendido. Toda una ofensa para Pérez, que ha decidido abandonar “triste” el vestíbulo. Entre cámaras, perseguida por los periodistas, sin haber sido recibida por ningún compañero cruzaba la calle en busca de un taxi. La nube de informadores casi es atropellada por un autobús. Absoluto caos, como el partido. Una imagen muy dura, la potente federación sevillana no conseguía pasar a las oficinas de Ferraz. Los críticos han vuelto a envidar horas más tarde, al registrar un escrito en el que dan 24 horas para que se reúna la Comisión de Garantías con el fin de emitir un informe sobre si la Ejecutiva ha quedado disuelta tras la dimisión de 17 de sus miembros.

Y es que Ferraz se ha convertido en uno de los puntos calientes de Madrid. Más de una treintena de vecinos se arremolinaba y observaba a la jauría de periodistas -que no han podido acceder a la sede tampoco y han tenido que escribir en las calle- y a los dirigentes que entraban y salían. Incluso pasaban los coches y los espontáneos gritaban desde “Pedro, resiste” hasta “Sinvergüenzas”.

SÁNCHEZ NO SE ACHANTA Y HASTA ADELANTA EL CONGRESO

Ferraz. Interior. Mañana de jueves. Mientras, Sánchez se reunía con el resto de Ejecutiva afín. De ese encuentro, ha salido un nuevo plan. Se mantiene el sábado el Comité Federal, pero “a los únicos efectos” de que convoque un congreso extraordinario. Ahí Sánchez llevará su calendario para la elección del nuevo líder. Mantiene las primarias para el 23 de octubre, aunque adelanta hasta los días 12 y 13 de noviembre el congreso definitivo -donde se ratifica al líder y se eligen a los otros miembros de la dirección-. Esta hoja de ruta obliga a cualquier aspirante a secretario general a anunciar su candidaturas desde este sábado y a recoger avales entre el 2 y el 11 de octubre.

El nuevo líder del partido se conocería el 23 de octubre y solo tendría una semana para intentar formar Gobierno alternativo -la idea de Sánchez- o para abstenerse ante Rajoy, en el caso de no querer ir a terceras elecciones. Si no se opta por ninguna de las vías, los españoles tendrán que ir a las urnas en diciembre.

sánchez

En esa reunión de la Ejecutiva, todos han estado de acuerdo en la hoja de ruta y en la necesidad de convocar el congreso. También se han hecho algunas llamadas por parte de algunos presentes de intentar buscar una solución consensuada con los críticos sobre las fechas. La presidenta de Baleares, Francina Armengol, volvía a defender el “no” a Rajoy y pedía dar la voz a la militancia.

EL MENSAJE DE DÍAZ: CONGRESO DESPUÉS DEL GOBIERNO

De Atocha a Santa Justa. En esta jornada se esperaba con mucha expectación el discurso de Susana Díaz ante el Comité Director del PSOE andaluz -máximo órgano entre congresos-. Pasadas las 18.00 horas, llegaba la presidenta andaluza, vestida de blanco -siempre lo hace en las grandes ocasiones o momentos especiales en su carrera-. Y desplegaba el poderío andaluz. Todos en pie, aplaudiéndola, algunos se acercaban a besarla. Un gesto significativo: primero hablaban Micaela Navarro y Antonio Pradas, dos de los que dimitieron de la Ejecutiva federal.

El turno de Díaz. Un discurso de menos de media hora para hablar de la situación “dura” del partido. Y avisaba en un tono casi institucional, cargado de sentimentalismo socialista del sur: quiere un congreso para debatir en “profundidad”, que no se haga “corriendo” y “por intereses personales”. Un dardo contra Sánchez, nada de ir a una batalla en apenas unas semanas.

susana

Ha llamado a “coser” el partido. Este verbo pasa inadvertido para muchos, pero siempre lo utiliza en momentos de lucha interna o de congresos. Ella estará en la “cabeza o en la cola”, ha vuelto a repetir. Y se ha mostrado molesta ante las acusaciones de que ciertas partes del PSOE -como Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y la federación andaluza- están a la derecha-. “Aquí hemos ganado las elecciones, y bien. Los socialistas andaluces nunca jamás queremos que gobierne la derecha. Por eso nos batimos el cobre, ganamos y pusimos a la derecha en la oposición”, ha dicho. Su victoria electoral en su comunidad es siempre su arma frente a Ferraz. En estas horas todo se mueve, y también puede haber bajas entre los susanistas a pesar de la fuerza demostrada.

Declaraciones, comunicados, estatutos. Este jueves por la noche solo hay una cosa certera: el sábado se celebrará la gran batalla del Comité Federal. No sabemos qué se votará, quién irá y cómo acabará. Este es el PSOE de la noche del 29 de septiembre de 2016.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- La presidenta del Comité Federal del PSOE: "La única autoridad soy yo"

-Diecisiete miembros de la Ejecutiva del PSOE presentan su dimisión para echar a Sánchez

- Sánchez se atrinchera en el cargo frente a la maniobra de dimisiones de los críticos

Close
Sesión de investidura de Pedro Sánchez
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen