POLÍTICA

Óscar Puente: "El proyecto de Susana Díaz está muy pegado a la derecha"

16/02/2017 19:06 CET | Actualizado 16/02/2017 19:35 CET
EFE

El exsecretario general del PSOE, Pedro Sánchez, llega este sábado a Valladolid en medio de su gira por España para recabar apoyos en su carrera hacia las primarias del partido. En la capital castellana estará arropado por Óscar Puente, el alcalde de la localidad.

Puente es uno de los dirigentes socialistas que con más convencimiento ha defendido a Pedro Sánchez en los últimos meses y ahora no ha dudado en proclamar que es su candidato para la secretaría general del PSOE. Muy por delante de Patxi López y de la posible candidata Susana Díaz, con quien nunca ha ocultado sus profundas diferencias.

El alcalde de Valladolid atiende a El Huffington Post desde el AVE, en el que viaja a Valencia para participar este viernes en unas jornadas sobre financiación municipal que organiza el Ayuntamiento de Joan Ribó.

¿Cómo definiría la situación que vive el PSOE?

Convulsa, crítica, de encrucijada. Espero y deseo que esta situación esté a punto de resolverse.

¿Quién es el responsable de esa situación?

No creo que haya un único responsable. Creo que hay un cúmulo de circunstancias y de factores y unos cuantos responsables. Pero creo que eso ahora es lo de menos. Lo importante es lo que opinen los militantes y ellos tienen bastante claro lo que ha pasado. Ahora es el momento de poner a cada uno en su sitio. Y espero que eso es lo que hagan los militantes el día que les toque votar.

Es evidente que su candidato será Pedro Sánchez. ¿Por qué él?

Por muchas razones. Primero, porque representa lo que entiendo que la mayoría de los militantes socialistas quiere: la credibilidad, el respeto a la palabra dada y un proyecto de PSOE autónomo y no gregario y diluido en la derecha española.

¿Habla mucho con él? ¿Cuándo fue la última vez?

Hablamos con frecuencia. Y si no hablamos, nos whatsappeamos. Todas las semanas solemos hablar.

La situación del PSOE es convulsa, crítica, de encrucijada.

¿De qué se habla en esas conversaciones?

Son muchas. Hablamos fundamentalmente de la situación del partido. De cómo están las cosas, de cómo está él y de cómo ir encauzando todo.

¿Qué ve en la candidatura de Pedro Sánchez que no ve en la de Patxi López?

Es que Patxi López no genera ningún tipo de ilusión. Escucho a Patxi hablar mucho de unidad. Y yo pregunto: ¿en torno a qué proyecto, en torno a qué modelo de partido y en torno a qué liderazgo? Unirnos en torno a un liderazgo que no ilusiona no es ninguna salida para el PSOE. Este partido ya ha tenido en el pasado liderazgos que no eran ilusionantes y eso no lleva a ningún sitio. Quiero un partido unido, pero unido en torno a un líder que sea capaz de ilusionar, con un proyecto definido de izquierdas y profundamente democrático. La candidatura de Patxi falla por algunos de esos aspectos.

Usted dijo hace unas semanas que si Patxi López no tiene claro que vaya a ser secretario general, a lo mejor su intención es otra. ¿Qué otra intención puede tener López ahora mismo?

Eso es muy evidente. Si tú pretendes ser secretario general y sabes que sin el apoyo de quienes tienen realmente los apoyos no puedes serlo, la única finalidad que puede tener tu candidatura es la de debilitar otra de las que se pueda plantear. Lo del ‘divide y vencerás’ es una historia muy vieja. En este caso, dividir las opciones de Pedro para favorecer las de Susana. Como estoy convencido de que Patxi es una persona inteligente y que sabe que no tiene opciones sin el apoyo de Pedro, deduzco que tiene otras intenciones o que busca otros objetivos. Y los únicos que se me ocurren son esos.

Patxi López no genera ningún tipo de ilusión

oscar puente

¿Qué le parece que a Patxi López le esté apoyando gran parte de los antes llamados sanchistas? Por ejemplo, Óscar López, cercano geográficamente a usted…

Yo con Óscar he tenido una relación personal muy buena y no me gustaría estropearla dando la opinión que me merece lo que está haciendo. Entonces… en fin. Cada uno tiene los entornos que tiene, los apoyos que tiene. Los militantes sabrán valorar lo que ha pasado, lo que está pasando, lo que han hecho algunos, cómo se mueven algunos y cómo se convierten algunos políticamente dentro del partido.

Antes daba ya por hecho que Susana Díaz se presentará a las primarias. ¿Por qué cree que no acaba de anunciar el paso?

Pues no sé. Yo tengo un esquema mental y una forma de trabajar y de ser muy diferente que hace que me sea muy difícil de entender este tipo de maniobras. Yo soy de los que en la vida, cuando quiere algo, lo dice. No da rodeos ni utiliza una retórica vaga ni eso de ‘estaré donde me diga no sé quién’. Eso son obviedades. Esa forma de actuar yo no la entiendo. En la vida hay que ir de cara y en la política eso, en este momento, se valora especialmente. Los políticos que dan tantos rodeos y que están todo el día hablando en clave, que no se sabe muy bien lo que quieren decir… Para mí eso es una política completamente superada por los acontecimientos. Hoy lo que hay que hacer es hablar con claridad y explicar a la gente lo que se quiere y no se quiere hacer. Será la propia Susana Díaz la que tenga que explicar cuáles son sus razones.

¿Susana Díaz? Los políticos que dan tantos rodeos y que están todo el día hablando en clave... para mí eso es una política completamente superada

Dijo de ella en octubre que “calla cuando le interesa y habla cuando le conviene”. ¿Piensa que es lo que está haciendo ahora?

Sí. Es una persona muy calculadora y así es como trabaja. Igual es más inteligente que yo. A lo mejor el equivocado soy yo y esta es la manera correcta de proceder. Pero a mí no me gusta.

¿Qué diferencias habría, a su juicio entre un PSOE liderado por Pedro Sánchez y uno liderado por Susana Díaz?

Las diferencias son enormes. La primera, cómo quedaría la democracia interna del partido. Con Susana quedaría completamente derrumbada. Si los que hicieron en octubre el derrocamiento de Pedro Sánchez se salen con la suya, sabiendo que estaban actuando de espaldas a los militantes, los militantes ya nos podemos dedicar a pegar carteles y a ir a las mesas electorales porque ese va a ser el papel al que nos van a relegar. Es un modelo que, desde el punto de vista democrático, supone una profunda regresión en la cultura que poco a poco se iba abriendo camino en el partido. Por otro lado, ya estamos viendo el proyecto político de Susana Díaz para el partido: nula voluntad de entendimiento con otras fuerzas de izquierda, un proyecto muy conservador, muy pegado a la derecha, que dejaría al PSOE prácticamente sin espacio, demasiado pegado al PP. El liderazgo de Susana Díaz puede funcionar en Andalucía muy bien, pero en el resto de España no tiene buena acogida. Es un proyecto antagónico al de Pedro Sánchez, por tanto.

La gestora pasará a la historia como uno de los órganos más ilegítimos de la historia del partido.

Teniendo todo eso en cuenta, ¿usted se sentiría cómodo en un PSOE liderado por Susana Díaz?

Evidentemente, no. Pero yo no voy a dejar mi partido, el de mi abuelo, el de mi madre, porque en un momento dado haya un liderazgo con el que no me identifico. Eso no es la primera vez que sucede. Este es mi partido, no el de Susana Díaz, ni mío en exclusiva, ni de ningún otro dirigente. Por muy incómodo que pudiera estar, yo no voy a abandonar mi partido. Si eso se produjese, que espero que no, estaré aquí y conviviré como pueda. Las formaciones políticas no son monocordes, hay personas que tienen un discurso propio y yo intentaré tener el mío. Desde luego, me sentiré mucho más cómodo en un partido que tenga un discurso mucho más parecido al que yo defiendo. Pero seguiré luchando por sacar adelante las ideas socialistas que he mamado, en las que creo.

¿Cree que se podría compatibilizar la presidencia de la Junta de Andalucía con la secretaria general del PSOE?

Eso no lo sé. De entrada, me parece bastante complicado gestionar la candidatura. Quizá esa es una de las razones de tanta ocultación. Yo no me veo compatibilizando mi alcaldía, que me consume todo mi tiempo y mis energías, con ninguna otra cosa del calibre de la secretaria general del partido. Yo tengo mi capacidad y a lo mejor la mía es más limitada que la de otras personas.

Si Pedro Sánchez ganase primarias, ¿cree que sería sencillo recomponer las relaciones con otros barones, tensas en los últimos meses?

Todos tendríamos que hacer un esfuerzo. Del mismo modo, si gana Susana todos tendríamos que hacer un esfuerzo por convivir. Algunos aprenderían la lección. Es importante que en este partido algunos se den cuenta de que su opinión es muy valiosa, pero no más que la del conjunto de la militancia. Si el conjunto de la militancia decide una cosa, deben estar al servicio. De lo contrario, muy democrático no sería.

El objetivo de Patxi López es dividir para favorecer a Susana Díaz

Si gana Pedro Sánchez, ¿qué pasaría? ¿habría que ir a nuevas elecciones?

Yo no soy partidario. El paso que ha dado el PSOE no tiene un retorno muy fácil en el corto plazo. Yo creo que, con independencia de elecciones o no, es necesario que el PSOE componga su proyecto y no aparezca como una fuerza política que, desde el punto de vista ideológico, ha claudicado y se conforma con matizar lo que el PP proponga.

¿Qué le parece el papel que está teniendo la gestora?

Pasará a la historia como uno de los órganos más ilegítimos de la historia del partido. Es un órgano que, con las normas en la mano, su único cometido tendría que haber sido convocar un Congreso Federal y que, lejos de eso, se ha extralimitado y se ha arrogado unas funciones políticas que no le corresponden. Pasará a la historia de una manera muy triste y lo hará para algunas personas que han dejado ahí una buena parte de su patrimonio político.

En este momento, el PSOE está prácticamente en manos del PP

¿Qué le parece la oposición que está haciendo el PSOE?

La que puede hacer en este momento, teniendo en cuenta quiénes la lideran, quiénes componen la estrategia y cuáles son las decisiones previas que han tomado. Por mucho que traten de sacar la cabeza y de decir que están logrando muchas cosas, lo cierto es que en este momento están prácticamente en manos del PP. Si el PP en un momento determinado decide convocar nuevas elecciones, automáticamente eso deja al PSOE en una muy mala situación porque iría a ellas sin credibilidad. Por otro lado, hay cosas que no logro entender. Por ejemplo, que un partido decide abstenerse para facilitar una investidura y que, sin embargo, no quiera facilitar la aprobación de los presupuestos cuando ni siquiera los conoce. No sé de qué sirve dejar a alguien gobernar si luego no se le permite desarrollar la acción de gobierno. Lo que están haciendo es difícilmente comprensible y poco coherente.

¿Qué imagen cree que se tiene en la calle del PSOE? ¿Cree que hay una visión de un partido más derechizado que antes?

Hay compañeros que no han entendido por qué estamos en la situación que estamos. Eso que dicen que nos hemos podemizado… Yo no sé en qué mundo viven. Yo lo de ‘PSOEmos’ no lo he oído nunca, pero lo de PPSOE lo he oído hasta la saciedad. Y no sé si la mejor estrategia para liberarnos de ese lastre de que se nos identificara con el PP es regalarle el gobierno al PP. Creo que es ir justo en la dirección contraria de lo que claramente nos están marcando los ciudadanos, que es alejarnos de esa imagen conservadora que hemos alcanzado por tomar decisiones y medidas que tenían mucho más que ver con las medidas que defendía la derecha que con las que históricamente ha tenido el PSOE.

Yo lo de ‘PSOEmos’ no lo he oído nunca, pero lo de PPSOE lo he oído hasta la saciedad

Entonces, ¿qué imagen cree que hay del PSOE en la calle?

De cierta derechización, pero creo que hay un número importante de gente que tiene esperanza en este proceso. En eso también nos está ayudando el camino que ha emprendido Podemos, que está gestionando de manera equivocada su propia encrucijada y eso nos da una oportunidad. Pero esa oportunidad no va a durar eternamente. Si finalmente estamos en un partido gregario del PP, todo nuestro espacio lo acabará ocupando Podemos.

En octubre dijo: “Si tenemos una ventaja táctica es que Podemos está en manos de Pablo Iglesias y los militantes no le pueden ni ver ni a él ni a su estrategia. Cosa distinta es si adopta una línea más moderada y se imponen las tesis de Errejón. Nos sustituyen en un par de años. Lo tengo clarísimo". ¿Le ha venido bien al PSOE la victoria de Iglesias en Vistalegre?

A mi juicio sí. También tiene su parte negativa, porque es evidente que con Iglesias el entendimiento no va a ser sencillo. Pero en cuanto a la obtención de apoyo ciudadano, que Podemos siga en manos de Iglesias es malo para Podemos porque el político peor valorado de España difícilmente puede aspirar a ser el que obtenga un apoyo mayoritario de los españoles.

Podemos es un sentimiento, más que un partido político. Y me identifico con una parte importante de ese sentimiento

Antes de llegar a la alcaldía, en mayo de 2015, usted era muy crítico con Podemos. Tras casi dos años en el gobierno municipal, ¿ha cambiado esa visión que tenía?

Pepe Borrell lo describe muy bien. Podemos es un sentimiento, más que un partido político. Y me identifico con una parte importante de ese sentimiento. Creo que hay razones para indignarse con lo que está pasando. Otra cosa es cómo gestione eso Pablo Iglesias y su entorno. Creo que nosotros bastante tenemos en este momento con lo nuestro como para ponernos en plan crítico con los demás. Yo he optado por adoptar una postura distinta: entender lo que Podemos representa y supone y olvidarme de sus líderes. Sigo teniendo una visión muy crítica con muchas de las cosas que hacen, pero creo que no se adelanta nada confrontando.

TE PUEDE INTERESAR

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

OFRECIDO POR NISSAN