POLÍTICA

El presidente de Murcia dimite para "salvar" a la región de un Gobierno tripartito "perjudicial" y "dañino"

"Lo que está pasando no es justo"

04/04/2017 11:09 CEST | Actualizado 04/04/2017 15:12 CEST

Se acabó. El presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, ha presentado este martes su dimisión para "salvar" a la Región de un Gobierno tripartito "perjudicial" y "dañino" entre el PSOE, Ciudadanos y Podemos.

Sánchez ha comparecido ante los medios para explicar este paso un día después de que el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco pidiera al Tribunal Superior de Justicia de Murcia que lo imputara por la operación Púnica. El dirigente del PP estaba también siendo investigado por el caso Auditorio. "Lo que está ocurriendo no es justo", se ha defendido un político acorralado por los escándalos judiciales.

Además, la decisión llega un día antes de que arrancara el debate de la moción de censura presentada por el PSOE en la Asamblea de Murcia para acabar con Sánchez y que el nuevo presidente fuera el socialista Rafael González Tovar. Este jugada había arrinconado al 'popular', cuya dimisión también solicitaba con fuerza Ciudadanos.

La principal razón esgrimida por Sanchez en su comparecencia ha sido su convencimiento de que PSOE, Ciudadanos y Podemos ya habían pactado un Gobierno tripartito. En su opinión, este Ejecutivo iba a ser perjudicial para la comunidad autónoma. Por eso, se aparta para dar paso a otro candidato del PP.

EFE

"EVITAR UNA INJUSTICIA MAYOR"

"Tengo la información suficiente para asegurar que ya hay un acuerdo del tripartido para gobernar la Región, está cerrado y es un hecho", ha sentenciado en esta comparecencia ante el rostro triste de los miembros de su Gobierno. Sánchez llegó a la Presidencia murciana tras las elecciones autonómicas de mayo de 2015. Se quedó a un escaño de la mayoría absoluta, por lo que firmó un pacto con Ciudadanos. La confianza con los naranjas se rompió tras su imputación por el caso Auditorio, relacionado a su etapa como alcalde de Puerto Lumbreras.

Los de Albert Rivera han exigido en las últimas semanas su dimisión y siempre han preferido que sea sustituido por otro 'popular' o ir a nuevas elecciones. Sin embargo, el PSOE optaba por encabezar un nuevo Ejecutivo que agotara el resto de legislatura y que devolviera la "ética" a la política murciana.

Se mantendrá como líder del PP murciano y conservará su escaño en la Asamblea

"Está en mi mano evitar una injusticia mayor, condenar a la Región de Murcia a una situación que ni quieren ni merecen los murcianos", ha subrayado Sánchez, que el 18 de marzo fue proclamado también líder del partido en la Región en el congreso autonómico del PP en sustitución de Ramón Luis Valcárcel. De ese puesto no se va a apartar y seguirá siendo la máxima autoridad de los populares en esa autonomía. Mantendrá su escaño en la Asamblea además.

Sánchez, un hombre profundamente religioso, se había convertido en el delfín de Valcárcel, pero no pudo sucederle en la Presidencia de la Región cuando se marchó al Parlamento Europeo en 2014 por sus problemas judiciales. Entonces, se hizo con las riendas del Palacio de San Esteban Alberto Garre, que acaba de abandonar el Partido Popular por la inacción ante los casos de corrupción. Sánchez consiguió finalmente ser candidato en 2015 y ganar con amplia mayoría en los comicios.

GÉNOVA CEDE FINALMENTE

Hasta este martes había contado con el apoyo público de la dirección nacional, pero al final Génova lo ha dejado caer tras constatar que PSOE y Ciudadanos llegarían hasta el final en su presión. En las últimas horas han mantenido contactos el 'número dos' naranja, José Manuel Villegas, y el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo. Para los de Rivera se había convertido en una auténtica prueba de fuego sobre si tienen capacidad de presión sobre los populares en materia de regeneración.

Martínez-Maillo se ha trasladado este martes a Murcia para controlar la situación para presidir una reunión de la Junta Directiva Regional del PP. Ahora los populares tienen que elegir a un nuevo candidato para dirigir el Gobierno autonómico.

EFE

Además, Sánchez ha dicho en su comparecencia que cree que es el momento de ayudar a "favorecer que la Justicia siga trabajando y lo siga haciendo sin presión". "Es el momento de seguir confiando en la Justicia", ha subrayado Sánchez, que siempre dice que la oposición le ha planteado más de 15 denuncias durante su vida política que luego han sido archivadas.

Y ha mandado el recado de que le gustaría que en este país se pusiera más en "valor" la presunción de inocencia: "Voy a seguir haciendo públicamente esta reflexión". En un tono casi bíblico, ha lanzado el mensaje de que la "injusticias" que se cometen también perseguirán a algunos "toda su vida". "Repudio la estrategia del todo vale", ha enfatizado.

"Me quita el sueño que un tripartito pueda acabar con todo esto, que ponga en peligro un Gobierno que sería imposible y desastroso. Insisto en que en 48 horas ese tripartito puede ser una realidad", ha repetido Sánchez.

Lo que hoy se ha acabado era su sueño de la Presidencia de Murcia. Un objetivo desde que estaba en Nuevas Generaciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Así es Pedro Antonio Sánchez

Álbum de Rajoy