POLÍTICA

La campaña catalana de Díaz

Cómo intentan buscar votos los 'susanistas' en una comunidad volcada con Sánchez

18/05/2017 07:59 CEST | Actualizado 18/05/2017 13:35 CEST
EFE

6.058 frente a 974. Pedro Sánchez arrasó en avales contra Susana Díaz en Cataluña a principios de mes. Esta cifra preocupó especialmente en el 'susanismo' en esa primera batalla de las primarias. "Me voy a dejar la piel", reaccionó la presidenta de la Junta unos días después respecto a esta autonomía.

Y es que Cataluña es esencial para cualquier aspirante no solo para ganar las primarias, sino especialmente si quiere obtener una victoria en las elecciones generales. Lo saben perfectamente todos los socialistas, que anhelan aquellas combinaciones ganadoras en las urnas en Andalucía y en tierras catalanas, como hicieron Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero.

El 'sanchismo' ha conectado muy bien con la militancia del PSC. El ex secretario general ha lanzado guiños constantes a esta autonomía, cuya dirección le acompañó hasta el final en ese "no es no". Incluso, los diputados catalanes desobedecieron el mandato del Comité Federal de la abstención y votaron en contra de Mariano Rajoy. Esto costó la mayor crisis en décadas entre los dos partidos hermanos, que se ha resuelto meses después con una actualización del protocolo de relaciones.

El líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, ha declarado en este proceso la neutralidad del aparato del partido, aunque los avales han evidenciado ese apoyo a Sánchez. Desde ese momento, Díaz y los suyos se han movilizado para intentar arañar más apoyos y sostienen, según fuentes cercanas a la presidenta andaluza, que lograrán muchos más votos que avales.

Este domingo irán a votar, según datos del PSC, 14.322 socialistas catalanes (13.903 militantes corrientes de pago y 419 son miembros de las Juventudes). Por lo tanto, representa casi el 8% del censo con derecho a voto de las primarias.

LOS 'SUSANISTAS' BUSCAN DESMONTAR UNA IMAGEN "INTERESADA"

En el entorno de Díaz son conscientes también de que a lo largo de este tiempo se han extendido una imagen "interesada" sobre ella por parte de sectores independentistas y "también por parte de algunos de los nuestros" que la identifica con la derecha y con posiciones centralistas, según fuentes que trabajan para su candidatura en Cataluña.

EFE

La propia Díaz ha intensificado estos días sus visitas a Cataluña para vencer esa imagen. Los suyos creen que la andaluza gana en el "tú a tú" y en el contacto personal, que desmonta esa imagen cuando la conocen los militantes. De hecho, algunos de sus apoyos en el PSC le trasladaron la necesidad de que pisara más el terreno. Además, defensores suyos se han afanado en eliminar la imagen de que era la "mala" del Comité Federal.

La presidenta de la Junta se ha trasladado en varias ocasiones a Cataluña durante la campaña de estas primarias. Después de anunciar su candidatura a finales de marzo, la aspirante arrancó su tournée en tierras catalanas el 6 de abril reuniéndose en Bellvitge, en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), con dirigentes de UGT. Luego se citó con activistas de su campaña en la sede del PSC y se vio posteriormente con Iceta. Antes de los avales también estuvo, el 26 de abril, pronunciando una conferencia en el Foro Barcelona Tribuna. Lo que nadie esperaba en este momento era la fuerza de firmas previas que iba a exhibir luego Sánchez. Esos días también hacían campaña en esa comunidad dos de sus 'embajadores': Eduardo Madina y José Luis Rodríguez Zapatero. El expresidente provocó rechazo en una parte importante del PSC cuando declaró que veía prejuicio en Cataluña contra ella por ser mujer y andaluza.

Sus apoyos en el PSC creen que gana en el 'tú a tú'

Los avales supusieron un baño de realidad y una preocupación especialmente en el equipo de Díaz. ¿Qué ha pasado? ¿Cómo reducir esta diferencia? ¿Qué se puede hacer? Estas fueron algunas de las preguntas que se plantearon los 'susanitas'. Ella decidió desembarcar más a menudo en Cataluña. Ha protagonizado varias intensas jornadas y ha ampliado el contacto con los militantes. Ahí es donde ella gana, según sus apoyos en Cataluña. "Es magnífica en el terreno personal, tiene una facilidad enorme para aproximarse a la gente y siempre defendiendo su terreno ideológico", comenta una persona que ha estado con ella estos días de campaña allí.

"Estuvimos juntos en la feria de Abril de Barcelona. He ido muchos años y jamás me había visto agobiado por tantos besos y selfies", describe otra fuente que hace activamente campaña por Díaz en Cataluña.

Muy atentos han estado dentro del partido y fuera respecto a su idea de Estado y sus soluciones para Cataluña. Fue uno de los puntos más calientes del debate con Pedro Sánchez y Patxi López. La presidenta de la Junta presume de que todos los españoles saben perfectamente la posición que defiende frente a los "bandazos" del ex secretario general. Su postura es la de la Declaración de Granada, un texto pactado en la época de Alfredo Pérez Rubalcaba.

En su documento de propuestas para el congreso, le dedica un apartado especial: "La respuesta socialista tiene que ser capaz de resolver el descontento y la deriva independentista que vivimos basándose en el reconocimiento pleno de las singularidades de las distintas nacionalidades y regiones". "Solo con una reforma constitucional consensuada se podrá fraguar la solución que los socialistas entendemos como más adecuada para los intereses de Cataluña y del conjunto de España", añade el texto. Durante la presentación de este texto dejó también la frase de que los socialistas solo entienden de "dos estados: el español y el de Bienestar".

En esa carrera por el 21-M Díaz también ha pasado estos días por Mataró, ha protagonizado un desayuno con raíces "extremeñas" en San Boi de Llobregat, ha comido las tradicionales migas de Cànoves i Samalús y ha estado en L'Hospitalet, un punto clave para el socialismo catalán. En todo este camino, le están ayudando especialmente miembros de la federación del Baix Llobregat, la agrupación más importante. Entre los 'susanistas' más entregados están el alcalde de Cornellá, Antonio Balmón, que fue uno de sus teloneros en el acto del 26-M, el exministro Celestino Corbacho y el secretario de Organización del PSC del Baix de Llobregat, Joaquín Fernández, hombre clave de la campaña de la andaluza.

"AQUÍ ESTAMOS PICANDO MUCHA PIEDRA"

¿Y cómo lo llevan los partidarios de Díaz en Cataluña? Un cargo público catalán afín a la presidenta contesta así: "Aquí estamos picando mucha piedra. En algunos espacios incluso se han construido una imagen anticatalanista. En cambio, ella tiene la posición del partido, la Declaración de Granada. Aquí el discurso del procés está muy trabajado, pero desgraciadamente también ha entrado gente de nuestro partido en eso".

FLICKR / 100% PSOE

Por ello, estos días, añade esta fuente, se están centrando también en "desmontar con argumentos". "Estamos explicando su visión a través de sus políticas de izquierdas en la Junta de Andalucía. Queremos trasladar a los compañeros su gestión en su comunidad y que tiene claro que hay que buscar soluciones sobre Cataluña y España".

"Nosotros vamos a tener mucho voto oculto", confía otro cargo del PSC que hace campaña por ella. Y añade: "Yo no pongo tuits, que luego me fríen. Yo digo que hay que dejar el móvil e ir a ver militantes, tomarse muchos cafés", confiesa sobre cómo trabaja por esta candidatura estos días. Esas conversaciones, añade, primero tienen una parte de desahogo y en ellas aparece mucho la imagen de ella como la "mala" del Comité Federal. Eso es lo primero que intentan desmontar sus partidarios.

Venden su gestión en la Junta frente a las acusaciones de cercanía al PP y confían en el voto oculto

Una de las cosas que más les duele a los 'susanistas' catalanes es que la identifiquen con la derecha. Lo explica este cargo del PSC: "Se vende eso porque interesa a los otros. Se sustentan en que ella pidiera que no hubiera terceras elecciones, pero es que nos íbamos a desangrar definitivamente. Ella toma decisiones y en este mundo que vivimos eso no es guay ni postureo. Yo lo que les digo a los compañeros que hay que mirar lo objetivo: su gestión en Andalucía y comparar lo que se gasta en Educación y Sanidad frente a las otras comunidades".

Y, en tono enfadado, agrega: "Además, si alguien cree que Díaz es de derechas, lo que tendrían que hacer es pedir su expulsión del partido. Me parece un insulto muy grave decir que es de derechas".

Otro de los argumentos que extiende el 'susanismo' estos días en Cataluña es que ella puede unir al partido en esta difícil situación como lo hizo en Andalucía, donde estaban enfrentados varios sectores cuando cogió las riendas tras José Antonio Griñán.

En estas conversaciones para convencer a militantes otro de los temas recurrentes es su capacidad electoral. Si algunos dudan de que pueda conectar con votantes catalanes, los suyos recuerdan su victoria electoral en Andalucía. "Estoy convencido de que con un diseño de campaña adecuado y con un partido detrás, tendría un magnífico resultado", comenta otro dirigente del PSC. Y otros 'susanistas' del PSC subrayan que el mítico cinturón rojo de Barcelona se volvió naranja en las últimas elecciones catalanas "cuando teníamos discursos más ambiguos" y que ahora podría recuperarse con ella.

Eso sí, todos sus apoyos le están transmitiendo a la candidata que el tema catalán necesita una respuesta rápida, que debe ser uno de sus asuntos prioritarios al día siguiente si gana. Pero antes tiene que vencer el 21-M. Y esta guerra parece que se decidirá por unos pocos votos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El plan de Díaz si gana las elecciones

- Susana Díaz, de Santa Justa a Atocha

- 29 cosas que nos sabías de Susana Díaz

Candidatura Susana Díaz