POLÍTICA

La mañana en la que nadie cuestionó a Sánchez y le gritaron "presidente"

Arranca el congreso del PSOE con Rubalcaba, Zapatero y Almunia arropando a Sánchez

17/06/2017 12:16 CEST | Actualizado 17/06/2017 12:30 CEST
CARLOS PINA

El nuevo PSOE echa a andar. Tras nueve meses de cruenta batalla, la familia socialista se ve las caras de nuevo desde este sábado en el 39 congreso en Madrid. Mucho calor, los rostros del equipo vencedor y la puesta en escena de los tiempos 'resanchistas' que corren en el partido.

La primera mañana del congreso, en el Palacio Municipal de Congresos, deja claro en una imagen quién manda (y sin contestaciones). Sobre el escenario Pedro Sánchez (que solo ha dicho en los pasillos estar muy agradecido e ilusionado), junto a Adriana Lastra -la futura vicesecretaria general- y Cristina Narbona -nueva presidenta socialista-.

En el guión no está previsto que Sánchez tome la palabra, pero su llegada ha estado acompañada de aplausos y gritos de "presidente, presidente". Una ovación sonora que le ha hecho subir al escenario para saludar. Detrás, Lastra, Narbona y José Luis Ábalos, su hombre de confianza y el encargado a partir del lunes de llevar la Secretaría de Organización.

Son su gente de confianza, los que mandan ahora. Y se nota en el ambiente (y mucho). El también futuro secretario de Relaciones Institucionales, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ya congrega a decenas de periodistas a su alrededor, aunque sea para intercambiar opiniones off the record.

CARLOS PINA

LOS BARONES DEJAN LAS MANOS LIBRES A SÁNCHEZ... Y ALGUNO SE QUEDA "MUDO"

Sánchez se ha hecho esperar. El primero de los candidatos en las primarias en llegar ha sido Patxi López, junto a su esposa, Begoña Gil, y su fiel escudero Rodolfo Ares. El mensaje del exlehendakari: un PSOE "fuerte unido". Ahora le tocará trabajar con Sánchez desde la Secretaría de Política Federal, con el tema catalán como principal asunto. Un guiño del madrileño en la supuesta integración.

Minutos más tarde, y con la delegación andaluza detrás, ha irrumpido la esperada presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que ha insistido en el discurso de que le parecerá "bien" lo que haga Sánchez porque cree que se rodeará de "los mejores".

"Me va a parecer bien el equipo que elija porque se querrá rodear de los mejores para que el PSOE vuelva a ser la alternativa de gobierno en España", ha ahondado la andaluza, que llegaba junto a sus personas de confianza (Juan Cornejo, Paco Reyes...).

¿Y qué opina del controvertido tema de la "plurinacionalidad" que puede incluirse en el texto final? "Saben que yo defiendo que en este país la soberanía nacional reside en todos los españoles y es lo que hemos defendido todos los socialistas en Granada y seguimos defendiendo", ha contestado.

CARLOS PINA

Los andaluces llegan con la sensación, según fuentes del PSOE-A, de que va a ser un cónclave tranquilo. "Pedro ha elegido a su equipo de lealtad y confianza", sostienen. El resumen: un cónclave "apaciguado".

Este mensaje lo ha explicado también ante los micrófonos algunos de los barones que apoyaron a Diaz. El extremeño Guillermo Fernández Vara ha dicho que ahora el objetivo es que la gente vuelva a sintonizar con "Radio PSOE". El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha dicho en su inconfundible estilo: "Me he propuesto que este congreso sea donde no nos enzarcemos a la primera de cambio ni haya mal rollo. Voy a evitar entrar en ninguna consideración que encuentro secundaria".

Otros no estaban tan habladores. El presidente de Aragón, Javier Lambán, estaba en una esquina con algunos dirigentes de su federación antes de la inauguración. Su frase: "Soy un delegado mudo". Tampoco tenía ganas de pronunciar una palabra el presidente de la Gestora, Javier Fernández. Su papel ha acabado en el mismo momento en el que se ha constituido la Mesa del Congreso.

ZAPATERO, RUBALCABA Y ALMUNIA (CON GONZÁLEZ VÍA VIDEO)

Este congreso tiene unas reglas nuevas. Normalmente, los anteriores líderes arropan al nuevo en la jornada final. Esta vez han acudido algunos a este inicio. Hasta la Avenida Capital de España, Madrid (sí, sí, se llama así la calle donde está el Palacio Municipal de Congresos) han acudido José Luis Rodríguez Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba y Joaquín Almunia.

Minutos antes del arranque oficial del congreso Sánchez se ha reunido con Zapatero, Rubalcaba y los líderes sindicales Pepe Álvarez (UGT) e Ignacio Fernández Toxo. El expresidente Zapatero se ha dedicado luego a decir brevemente que el PSOE "siempre" tiene que estar dispuesto a ganar las elecciones para poder llegar a la Moncloa: "Es nuestra tradición". ¿Se tiene que pactar con Podemos? "Hay que hacerlo con la gente", ha señalado.

En ninguna foto verán a Felipe González, que está en Colombia. Eso sí, ha mandado un vídeo en el que ha deseado lo mejor para los delgados, los dirigente y su secretario general. A Sánchez le ha dicho que espera que tenga "la mayor capacidad de acierto y estrategia que nos devuelva el carácter de primera fuerza política porque España lo necesita". Apenas un minuto.

En primera fila escuchaba Sánchez, sentado entre el presidente de los socialistas en el Parlamento Europeo, Gianni Pittella, y María Ángeles Siemens, ex directora del Comité Español de Acnur. Nada de estar codo con codo con los rivales internos. Díaz, unas filas más arriba.

CARLOS PINA

Precisamente, Pitella, durante su intervención, ha citado también a Díaz y López, y ha gritado "Unitá, unitá". A lo que los delegados han respondido con sonoras palmadas. El italiano es el que ha traído más pasión a los discursos, precedido por representantes de ONG.

El primer discurso ha sido el del 'sanchista' Luis Tudanca (Castilla y León), encargado de presidir el congreso (un papel que en el anterior jugó Susana Díaz). "La sociedad ha cambiado, el PSOE se ha puesto en hora", ha aseverado, a la vez que ha gritado la proclama: "Somos la izquierda".

39º Congreso del PSOE

MÁS:Política

NOTICIA PATROCINADA