TENDENCIAS

Más allá del Camino de Santiago: siete rutas alternativas para caminar por Europa

Vas a gastar mucha suela...

24/09/2017 10:11 CEST | Actualizado 24/09/2017 10:11 CEST

La introspección, la devoción o simplemente la necesidad de una experiencia única. Hay muchas razones que empujan a miles de peregrinos a realizar arduos y largos caminos espirituales. El Camino de Santiago cerró 2016 con casi 300.000 visitantes, lo que lo convierte sin duda en el más famoso de Europa aunque no el único. Los hay también en Italia, en Reino Unido, en Noruega... o incluso otros que recorren otros lugares de España.

Este tipo de rutas suponen un impacto económico muy positivo para los rincones que van atravesando sus visitantes. Según datos de la Federación de Asociaciones del Camino de Santiago, los peregrinos que llegaron a Santiago de Compostela en 2016 dejaron en Galicia 100 millones de euros.

Pero como este no es el único camino que se puede recorrer a pie (o en bicicleta o a caballo), en Hundredrooms ha realizado una selección de otras vías espirituales de Europa que merece la pena recorrer al menos una vez en la vida.

Camino de la Vera Cruz en España

Hundred Rooms

España tiene un camino valioso que conduce al Santuario de la Vera Cruz, en la localidad murciana de Caravaca de la Cruz. La ruta arranca en los Pirineos y continúa en la misma dirección del Camino de Santiago hasta llegar a Puente La Reina. A partir de ahí, los peregrinos caminan hacia el sur atravesando Navarra, Aragón, Castilla-La Mancha y Valencia. Este camino ocupa una distancia de cerca de 900 kilómetros, que incluye lugares como el castillo de Grisel, una poderosa fortaleza de estilo gótico que data del siglo XIV y que ahora tiene seis habitaciones donde cualquiera puede quedarse. Según la tradición, ya en el siglo XIII, muchos peregrinos realizaban el camino a Caravaca de la Cruz para adorar Lignum Crucis, una pieza de madera de la cruz de Cristo que se conserva en el santuario.

Vía Francígena, de Reino Unido a Italia

Hundred Rooms

Se trata de una ruta milenaria de casi 1.800 kilómetros que va de Canterbury a Roma y que recorre el corazón de Europa, de Inglaterra a Italia pasando por Francia y Suiza. Quien intentó recorrerlo en su totalidad fue el obispo Sigerio en el año 990, cuando regresaba de Roma a Canterbury después de la investidura del Papa Juan XV. Fueron alrededor de 79 días. El camino se puede recorrer en dos direcciones, depende de cada peregrino. Después de todo, lo que importa no es tanto el destino, sino el viaje. Un viaje que, si en un principio tenía una connotación exclusivamente religiosa, hoy se enriquece con una dimensión secular. Los peregrinos que cruzan la Vía Francígena pueden vivir una experiencia interior intensa, pero también pueden descubrir las raíces de una cultura que nos une desde hace más de mil años. No es casualidad que, en 1994, el Consejo de Europa los reconociese como Itinerario Cultural Europeo.

Los caminos de Francisco en Italia

Hundred Rooms

Esta ruta recorre el centro de Italia, donde San Francisco de Asís vivió y predicó durante toda su vida. Gracias a los esfuerzos de la asociación El Paseo de Francesco, estos lugares están experimentando una importante revalorización. La ruta se inicia en Rimini y la Verna, donde se encuentra en santuario franciscano, en el que el monje pasó largos períodos de meditación y oración. Sigue por Asís, la ciudad de Santo, hasta llegar a Roma. En el camino, además de las etapas más estrictamente religiosas, se pueden ver auténticas maravillas de la naturaleza. El Santuario della Verna (en la imagen) está rodeado por un hermoso bosque de hayas y abetos, de los Apeninos de Toscana. Por no hablar de los pequeños y antiguos pueblos como Citerna, Pietralunga y Gubbio.

En Italia existen diversos caminos más o menos largos que merecen la pena por su belleza e interés histórico y natural. La Vía Micaelica, que conecta Roma a Monte Sant'Angelo, sede del antiguo Santuario de San Michele; el camino de San Benedetto en Umbria; la Via degli Dei entre Boloña y Florencia; el Camino de la Luz de Perugia a Roma; o la misma Vía Francígena, con 44 etapas italianas que serpentean entre el Valle d'Aosta y la región Lazio, son solo algunos de los espléndidos recorridos que representan la inmensa riqueza del país y que atraen a los amantes del turismo slow, hoy fuertemente en auge.

Camino de Mariazell en Austria

Hundred Rooms

El camino que conduce al austríaco Santuario de Mariazell ha experimentado un importante despertar en los últimos años. La ruta más común es la que va de Viena a la ciudad del Santuario, la considerada Vía Sacra de 135 kilómetros. Esta ciudad en el corazón de Austria es la meta del peregrinaje más grande y más importante de toda Europa Central. De hecho, durante el año, pasan más de medio millón de peregrinos para arrodillarse delante de la Magna Mater Austriae, o la Virgen de la Gracia, en el Santuario entre las montañas de la Stiria, a 870 metros de altura.

South West Coast Path en Reino Unido

Hundred Rooms

Es un maravilloso paseo a lo largo de 1.000 kilómetros que se extiende a través de la costa suroeste de Inglaterra. Este camino no conduce a ningún lugar sagrado, o reliquia a venerar, pero para quien quiera recorrerlo está asegurada una rara experiencia introspectiva y una sugestiva sensación de ser un todo en uno con la naturaleza circundante. El camino, que nació en el siglo XIX para presidir la costa y contrastar el contrabando, atraviesa bosques fascinantes y pequeños pueblos de pescadores, también áreas como la North Devon Biosphere y el Paisaje minero de Cornualles y del oeste de Devon, ambas declaradas patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Camino de San Olav en Noruega

Hundred Rooms

La última meta de este camino, que serpentea a lo largo de diferentes rutas del norte de Europa, es la ciudad de Nidaros, Trondheim. Actualmente se puede considerar como "el camino de Santiago" de Noruega. En 2010 fue reconocido por el Consejo de Europa como Itinerario Cultural Europeo, como también lo son el Camino de Santiago y la Vía Francígena. El santuario Throndeim está dedicado a San Olav, nacido en 995 y martirizado en Stiklestad en 1030. Durante su vida se esforzó para unificar Noruega en un gran reino cristiano. La ruta más popular que conduce al santuario es el camino de Oslo (Gudbrandsdalen) de 930 kilómetros. Si bien es una vía difícil y agotadora, también está llena de paisajes espectaculares. Los que optan por hacer este viaje, de hecho, lo hacen siendo conocedores de las dificultades que puedan presentarse debido a la morfología particular de la tierra, el clima, la diferencia de elevación y el difícil suministro de alimentos y agua.

Ruta a Fátima en Portugal

Hundred Rooms

La ciudad de Fátima y su famoso santuario son un lugar de peregrinación para miles de visitantes cada mes. Fátima está a solo 126 kilómetros de Lisboa y a 180 de Oporto. Los caminos más transitados por los peregrinos son el Camino del Tajo, el Camino del Norte, el Camino de Nazaré y el Camino de la Costa, todos señalizados.

Además de la búsqueda de la espiritualidad, caminar por estos senderos de silencio y tranquilidad también es una oportunidad para disfrutar de los paisajes, de la naturaleza, de la gastronomía regional y del contacto con gente auténtica y hospitalaria. Existen muchos medios de transporte que conectan Fátima con el resto del país, pero muchas personas prefieren hacer estos caminos a pie, guiados por su fe, en búsqueda de espiritualidad o como una forma de autoconocimiento.

Mejores vistas del Camino de Santiago