TENDENCIAS

La vida en la 'zona de exclusión’ tiene muchas cosas en común con la tuya

'La Zona', creada y dirigida por Jorge y Alberto Sánchez-Cabezudo, se estrena esta noche en Movistar+.

27/10/2017 10:12 CEST | Actualizado 27/10/2017 10:33 CEST
MOVISTAR+

Retomar el día a día después de cualquier tragedia es duro, pero hacerlo tras vivir un accidente nuclear es casi insoportable/imposible. Afecta tanto a las personas de forma individual o familiar como a la sociedad en general y la rutina diaria es una lucha por la supervivencia.

Todo esto se aborda en La Zona, la nueva serie original de Movistar+, en la que sus protagonistas se enfrentan a una realidad egoísta, cruel y corrupta, fruto de la necesidad de unos y de la que se aprovechan otros.

Uno de los sentimientos más comunes es la apatía de aquellos que han tenido que abandonar su hogar y lo han perdido todo. Tan solo buscan respuestas; pero los políticos y las instituciones que deben explicar cómo se produjo el incidente optan por el secretismo, las placas conmemorativas y las palabras bonitas. Nada más cerca de la realidad de nuestro presente.

Sálvese quien pueda

MOVISTAR+

¿Qué hacer cuando no queda nada? Buscarse la vida de cualquier manera y a la desesperada. Zoe (Alba Galocha) y su familia intentan sacar materiales de la zona de exclusión para venderlos en mercadillos ilegales, muy controlados por la policía. Todo para conseguir algo que les permita mantenerse después de perder sus casas. Pero detrás del drama aparecen las mafias y grupos organizados para aprovecharse de la desgracia de otros.

Desesperados se encuentran también los miembros del cuerpo de policía, que tienen que saltarse las normas por la presión que ejercen estos grupos criminales y las asociaciones de víctimas, que luchan sin descanso para reclamar explicaciones que arrojen datos sobre cómo se produjo el incidente. Los conflictos de intereses de los personajes hacen de la historia un relato complejo: algunos familiares de las víctimas ocupan posiciones de responsabilidad, mientras se debaten entre hacer lo correcto o cumplir con su trabajo.

Crisis social y familias destruidas

MOVISTAR+

Los problemas económicos han dado pie a una sociedad en la que muchos se sienten olvidados y se limitan a sobrevivir y ver pasar el tiempo día tras día. Otros han decidido intentar volver a sus hogares dentro de la llamada zona de exclusión tres años después del desastre. Pero nada es igual y necesitan estar controlados a diario para asegurarse de que sus casas no exceden los niveles de radiación.

El apoyo más importante para superar la situación en la que están sumidos en la región es la familia, pero en muchas ocasiones los núcleos familiares han quedado destruidos. En el caso más obvio, por la pérdida, lo que dinamita las relaciones entre el resto de miembros. En otros, debido a la distancia de los que se han desplazado para buscarse la vida, la enfermedad y las secuelas psicológicas del desastre o las diferencias de opinión sobre la gestión de las autoridades.

La realidad y el día a día de los personajes de La Zona resulta más común de lo que puede parece a simple vista, y se parece a la de cualquier ciudadano que lucha contra los problemas cotidianos después de haber vivido su propia tragedia vital. Un planteamiento que consigue que el espectador empatice con los protagonistas, pese a lo extraordinario del momento que atraviesan.

La Zona está disponible desde el 27 de octubre en el servicio bajo demanda de Movistar+, con un nuevo capítulo cada semana, y contará además con una cita semanal en #0.