TENDENCIAS

Un beso con otro hombre es todo lo que le interesa a Pablo Motos de Alberto Ammann

El actor argentino pasó por 'El Hormiguero' y el presentador le preguntó por su participación en 'Narcos'… de aquella manera.

19/10/2017 09:23 CEST | Actualizado 19/10/2017 12:07 CEST
FLICKR/EL HORMIGUERO

La noche del miércoles 18 de octubre, El Hormiguero sentó a su mesa a un invitado muy interesante. Se trataba del actor Alberto Ammann, uno de los intérpretes más alabados de los últimos tiempos. El argentino, con una larga trayectoria vital e interpretativa en España, ha participado en la tercera temporada de una de las series más aclamadas del año, Narcos. Además, acaba de crear una escuela de interpretación, la Escuela para el Arte del Actor, junto a la intérprete Clara Méndez-Leite.

Sin embargo, Pablo Motos no debía tener claro que el ganador del Goya (a Mejor actor revelación en 2010 por Celda 211) podía contar muchas cosas interesantes. De ahí que decidiera centrarse en un beso. Un beso con otro hombre que Ammann interpreta en una escena de Narcos.

La respuesta de Ammann a un detalle anecdótico de una escena fue trabajada, sensata e inteligente. Pero eso, claro, no le bastó a Motos.

"Hablé con varios colegas para pedirles consejo", contó Ammann acerca de cómo preparó ese trabajo. "Es probable que aparezcan mis prejuicios. Yo me considero más bien feminista, pero como me he criado donde me he criado [entre España y Córdoba, Argentina] y me he educado en un sistema muy concreta, es posible que aparezcan mecanismos y prejuicios que me quiten de la escena, y yo quiero estar en la escena, quiero defender a este personaje 100%. Y fue cierto, porque los prejuicios aparecieron".

Ya en tono de humor comentó : "Fue muy gracioso, me dijeron 'Tú cómele la boca y no pienses en nada, a muerte". Motos no debió encontrar un tema mejor que sacar y decidió seguir con el tema: "¿Y te hicieron repetir mucho o qué?". "Me dijeron 'Tú cómele la boca y ya está, nada de hacer sustituciones, no pongas ahí a tu chica, no te imagines que es ella, nada, nada", contaba Ammann, afirmando que perdieron "la cuenta" de las veces porque el director les hizo repetirla montones de veces, pero que todo ello le ayudó a quitarse los prejuicios. "No pasó nada, fue todo bien, lo disfrutamos mucho".

Así, de los minutos que se sentó Ammann en la mesa, más de tres fueron a parar a la anécdota del beso. Algo que en las redes no le perdonaron al programa.

En resumen...

MÁS SERIES