TENDENCIAS

16 años y un día después, Rosa fue la triunfadora de la primera gala de 'OT 2017'

Ay, cómo hemos cambiado…

24/10/2017 09:12 CEST | Actualizado 24/10/2017 12:54 CEST
RTVE
Rosa López, en la gala 0 de 'OT 2017'.

La primera vez que Rosa López pisó un plató de televisión fue para el estreno de Operación Triunfo, el 22 de octubre de 2001, cuando tenía 20 años. Ahora, 16 años, dos días y muchas, muchísimas cosas después, López, rebautizada popularmente como Rosa de España, volvió a ese plató y a ese programa ya convertida en la estrella que es.

La cantante acudió a presentar su nuevo disco, Kairós, el octavo de su carrera, pero también a dar unos cuantos consejos a los jóvenes aspirantes de la nueva edición. Y de pasó aleccionó al presentador, Roberto Leal, al que recomendó bromeando que se relajara: "Cuanto antes te quites el palito de ahí..."

El cambio de Rosa en estos 16 años ha sido brutal en todos los aspectos: vocal, mental, físico... De una tímida chica de Granada se ha convertido en una estrella global con una capacidad vocal que pocos alcanzan, y de considerarse a sí misma el patito feo de su edición ha pasado a ser una mujer con una enorme presencia en los escenarios.

La evolución es más que evidente. Aquel 22 de octubre de 2001 Rosa apareció junto a Carlos Lozano con su melena rizada recogida en un moño alto y una camisa azul. 16 años y dos días después también iba vestida de azul, pero pocos que no la hayan visto en este tiempo serían capaces de reconocerla.

RTVE

De aquellas primeras canciones que entonaba en el casting a su actuación estelar en la primera gala de OT​​​​​​ 2017 también va un trecho​...

RTVE
Rosa López, en los 'castings' de 'OT1'.

RTVE

La aparición de Rosa —pese a los ligeros problemas de sonido que tuvo su actuación— fue aplaudida y alabada por el público, tanto en plató como desde sus casas. Y eso que la cantante apareció en plató a las 23:30 de la noche y su actuación no llegó hasta el filo de la una de la madrugada. Pero es que Rosa es mucha Rosa...

Rosa López: evolución