POLÍTICA
25/10/2017 12:44 CEST | Actualizado 25/10/2017 14:28 CEST

La "pesadilla" de Gabilondo con el conflicto catalán: "Que tengamos a la vez independencia y 155"

"Una hazaña que llevaría a esta generación de políticos al basurero de la historia", escribe .

CADENA SER

"Mañana jueves, en el parlament, y pasado mañana, viernes, en el Senado, vamos a tener la última oportunidad de embridar este caballo desbocado". En estos términos se expresa el periodista Iñaki Gabilondo —en su comentario Dudas y discrepancias, en la Cadena Ser—.

De este modo, la opción de detener la actual dinámica del conflicto catalán pasa por un lado por "el parlament, descartando sin ambages la declaración de independencia". Y por otra por el Senado, "aparcando el 155".

"Este sería el sueño", afirma Gabilondo, quien por contra plantea también "la pesadilla": "Que pasado mañana viernes tengamos a la vez independencia y 155. Una hazaña que llevaría a esta generación de políticos al basurero de la historia".

Pincha aquí para ver el comentario y sigue para leer el texto completo

"En el problema de Cataluña, como en la vida, sólo lo tenemos claro los que no tenemos que decidir. Los periodistas somos rotundos, cada uno de nosotros con nuestra rotundidad, y en las redes sociales nadie ha dudado nunca de nada. Pero a medida que se agotan los plazos, a los implicados directamente en la toma de decisiones les empiezan a temblar las piernas. Transmiten la sensación de estar en un mar de dudas, con discrepancias abiertas en cada bloque o sector afectado.

Repasemos las últimas noticias. Entre los independentistas: importantes sectores del PDeCat piden a Puigdemont que convoque elecciones, mientras que JxSi, en su último argumentario, propone proclamación de la república y movilización ciudadana. Entre los constitucionalistas: el PSOE considera que si el govern convoca elecciones hay que paralizar el 155, el Gobierno cree que el 155 debe ser activado en cualquier caso. Dentro del PP: algunos piensan que el 155 ha de aplicarse paso a paso y cuidadosamente, otros, de forma rápida y contundente, y hay también quien empieza a descubrir que ejecutar las medidas puede ser muy difícil y que salgan bien, imposible.

Ante tamaño barullo, la deducción racional sería parar los relojes. Pero no se hará. Mañana jueves, en el parlament, y pasado mañana, viernes, en el Senado, vamos a tener la última oportunidad de embridar este caballo desbocado. En el parlament, descartando sin ambages la declaración de independencia. En el Senado, aparcando el 155. Este sería el sueño. La pesadilla, que pasado mañana viernes tengamos a la vez independencia y 155. Una hazaña que llevaría a esta generación de políticos al basurero de la historia".

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard