POLÍTICA

Gabilondo reconoce que sobrevaloró a los independentistas e infravaloró a Rajoy

El periodista alerta ahora del peligro de "subestimar la fuerza del independentismo y sobreestimar la del constitucionalismo".

31/10/2017 13:14 CET | Actualizado 31/10/2017 13:25 CET

El periodista Iñaki Gabilondo ha reconocido —en su comentario Me equivoqué, en la Cadena Ser— su error de pronóstico sobre el desarrollo del conflicto catalán.

A juicio del periodista, su fallo se basó en un aspecto fundamental: "Medí mal a los contendientes", explica.

Según Gabilondo, sobrevaloró a los independentistas e infravaloró a Rajoy. De los primeros, el periodista esperaba que asumieran todas las consecuencias de la independencia, "tras la osadía con que se saltaron la legalidad los días 6 y 7 de septiembre".

Con el presidente del Gobierno también erró porque situó el foco en el 155, "cuando resulta que el presidente lo desplazaba hábilmente hacía una inmediata cita electoral en apenas 50 días. Un gran movimiento político que no esperaba".

No obstante, Gabilondo alerta de un peligro: "Subestimar la fuerza del independentismo y sobreestimar la del constitucionalismo. O algo peor: dar por resuelto el problema de Cataluña y el territorial de España con las elecciones del día 21 de diciembre".

Pincha aquí para acceder al vídeo del comentario y sigue para leer el texto completo

Algunos seguidores de estos comentarios criticaron ayer que había anunciado un viernes negro con riesgo de confrontaciones y que hoy hablaba de la blanda resistencia del independentismo, en KO técnico tras la inteligente maniobra de Rajoy. Es una crítica merecida por el error del pronóstico, porque me equivoqué. Aunque es un error que celebro, naturalmente, porque lo del viernes negro es lo que yo temía, no lo que yo deseaba. ¿Y por qué me equivoqué? Porque medí mal a los contendientes. Y ahí es donde hay un aspecto que puede ser de interés más general. A los independentistas los medí mal porque después de ver la osadía con que se saltaron la legalidad los días 6 y 7 de septiembre les creía determinados, no ya proclamar la independencia, que es lo que hicieron, sino a asumir todas sus consecuencias, fueran las que fuesen, desde el minuto siguiente. El zigzagueo de Puigdemont, la votación secreta y el repliegue a la carrera tras una modestísima celebración, me demostraron que les había sobrevalorado. Medí también mal a Rajoy. Porque situé el foco en la aplicación del 155, y de ahí mi temor a los choques, cuando resulta que el presidente lo desplazaba hábilmente hacía una inmediata cita electoral en apenas 50 días. Un gran movimiento político que no esperaba. Había infravalorado a Rajoy. El viernes no fue negro, por fortuna, espero que no lo sea ningún día.

Subestimar, sobreestimar, son dos grandes pistas de patinaje. Quisiera recordarme y recordar que sobrevalorar e infravalorar son pecados de vocación pendular, por lo cual, ahora el peligro es el contrario: subestimar la fuerza del independentismo y sobreestimar la del constitucionalismo. O algo peor: dar por resuelto el problema de Cataluña y el territorial de España con las elecciones del día 21 de diciembre.

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

MÁS SERIES