POLÍTICA

300 policías de élite estuvieron a punto de asaltar el Parlament y detener a Puigdemont si se atrincheraba

La revista 'Interviú' desvela el plan menos deseado por Rajoy, que incluía entrar "por tierra, aire y subsuelo" en la Cámara y desalojar a todos los manifestantes.

14/11/2017 12:32 CET | Actualizado 14/11/2017 13:20 CET
REUTERS
El cesado president de la Generalitat, Carles Puigdemont, tras su comparecencia en el Parlament el pasado 10 de octubre.

Unos 300 agentes pertenecientes a seis unidades de élite de la Policía Nacional y la Guardia Civil estaban preparados para asaltar el Parlament de Cataluña "por tierra, aire y subsuelo". Era el llamado plan de contingencia o plan c, y se activaría solamente si el ahora cesado president de la Generalitat, Carles Puigdemont, y sus consejeros se atrincheraban en la cámara autonómica tras declarar la independencia, el pasado 10 de octubre, cuando pasó aquello del sí pero no.

Lo ha desvelado en exclusiva la revista Interviú, que destaca que este era el plan menos deseado por el Gobierno de Mariano Rajoy. Según su información, había informaciones llegadas a los dos cuerpos policiales que planteaban un escenario complicado aquella tarde: que se enrocaran los miembros del Govern en el edificio y que ciudadanos independentistas montaran una acampada en el Parque de la Ciutadella, ante el complejo. Era entonces cuando deberían recurrir a un plan por el que primero se dejaría "limpio" de manifestantes el exterior y luego se accedería al Parlament con efectivos de los GAR (Grupos de Acción Rápida) de la Guardia Civil. "Trescientos de esos hombres-comando, que han sido comparados con los marines estadounidenses, están en Cataluña a la espera de recibir órdenes", recuerdan los reporteros Luis Rendueles y Juan José Fernández.

(Puedes seguir leyendo tras el tuit...).

Si se hubiera dado esta coyuntura, un grupo de agentes —el más numeroso (250)— habría entrado en el Parque de la Ciutadella y habría echado a los manifestantes, en superficie, mientras que otra parte del grupo (15) lo hubiera hecho a través de las alcantarillas y un último grupo habría accedido en helicóptero y descendiendo por una escalera hasta la parte superior del Parlament, abunda Interviú. La tarea de ir bajo tierra habría quedado en manos del Grupo de Operaciones Especiales (GOE). Los planos del subsuelo de esa zona estaban ya siendo estudiados por los agentes.

La revista añade que "los Mossos d'Esquadra de la Brigada Mòbil (BRIMO) y de Recursos Operativos (ARRO) que en ese momento rodeaban a la multitud congregada ante las pantallas colocadas a las puertas del Parlament y que llegaba hasta el Arco del Triunfo, recibieron "advertencias muy claras" de que tendrían que dejar pasar a las Fuerzas de Seguridad del Estado en caso de necesidad".

Como remarca Interviú, este plan no tuvo nombre definido ni pasó del papel, del "nivel teórico", pero suponía un salto respecto al resto de operaciones desarrolladas por Policía Nacional y Guardia Civil a lo largo del procés.

"EL PIOLÍN SERÁ HISTORIA A PARTIR DEL JUEVES"

Por otro lado, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha dicho esta mañana que su departamento trasladará a los agentes alojados en un barco de cruceros atracado en el puerto de Barcelona a hoteles de la ciudad y ha apostillado que "el Piolín será historia" a partir del jueves.

"Hoy por hoy, y dada la normalidad que a partir (de la aplicación del artículo) del 155 se viene observando en Cataluña tenemos ofertas de hoteles que antes no teníamos y habrá la posibilidad de que se vayan redistribuyendo los efectivos en hoteles y en los otros dos barcos que hay allí y por tanto el Piolín ha pasado a la historia a partir del jueves", ha dicho Zoido, según informa EFE.

Este barco, decorado con el personaje de dibujos animados de la Warner, fue una de las tres embarcaciones que fletó el Ministerio del Interior para alojar a los policías y guardias civiles desplegados en Cataluña antes del referéndum del 1 de octubre.

Así se ve desde fuera la no-declaración de independencia