POLÍTICA

La contundente sentencia de Gabilondo tras el juicio contra 'La Manada': "Cabe un reproche social rotundo"

El periodista afirma que durante el proceso ha quedado acreditado "el comportamiento repugnantemente machista de estos hombres".

29/11/2017 12:19 CET | Actualizado 29/11/2017 12:20 CET
CADENA SER

"Con lo visto y oído en el juicio y la sucesión de hechos probados sí cabe un reproche social rotundo y sin paliativos". El periodista Iñaki Gabilondo ha argumentado —en su comentario Visto para sentencia, en la Cadena Ser— que con independencia del veredicto y la sentencia del tribunal que juzga La Manada, lo que sí ha quedado acreditado en el juicio es "el comportamiento repugnantemente machista de estos hombres".

"La Manada quiere decir, implica, gregarismo y salvajismo, y ambas cosas se demostraron en el juicio", ha defendido Gabilondo, quien considera que el veredicto social "puede ser severo y sin paliativos y desde luego sin atenuantes".

"El abogado de los acusados en su alegato final dijo que eran 'muy buenos hijos'. Manda huevos, como diría Trillo", ha sentenciado.

Pincha aquí para escuchar el comentario y sigue para leer el texto completo

"Para saber si los de La Manada son culpables o no culpables hay que esperar al veredicto y la sentencia. Solo el tribunal puede determinarlo. Solo él puede decidir si los pone en libertad o los mete en la cárcel. Pero con lo visto y oído en el juicio y la sucesión de hechos probados sí cabe un reproche social rotundo y sin paliativos. Insisto, sin que eso en modo alguno pretenda cruzarse con la decisión penal que solo corresponde al Tribunal.

Son cinco hombres, no cinco chicos. Hombres de entre 26 y 29 años. Dos de ellos con antecedentes penales: uno policía condenado en 2013 a 2 años por lesiones; otro condenado en 2009 a 2 años de prisión también por robo con violencia. Se bautizan a sí mismos como La Manada, lo cual no dice nada o sí. No es lo mismo que si hubieran llamado, por ejemplo, amigos de Garcilaso de la Vega. La Manada quiere decir, implica, gregarismo y salvajismo, y ambas cosas se demostraron en el juicio.

El juez tendrá que determinar si la chica, ella sí una cría, consintió o no. Ahí estará el delito o el no delito. Pero el comportamiento repugnantemente machista de estos hombres quedó totalmente acreditado. La trataron como a un pelele, la tiraron como un fardo y encima se llevaron su móvil. Es importantísimo dejar muy clara la severidad social ante comportamientos que parecen extenderse en sectores sociales que han terminado por banalizar de tal manera el sexo y banalizar de tal manera a la mujer que han llevado las cosas a un terreno casi de la patología social.

El veredicto, al juez, pero cabe el veredicto social. Y puede ser severo y sin paliativos y desde luego sin atenuantes. El abogado de los acusados en su alegato final dijo que eran "muy buenos hijos". Manda huevos, como diría Trillo".

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard