POLÍTICA
23/01/2018 11:34 CET | Actualizado 23/01/2018 12:48 CET

Por qué es necesaria una ley para erradicar la violencia contra la infancia

Save The Children presenta su campaña #LosÚltimos100 contra la violencia infantil.

Uno de cada dos abusos sexuales en España son contra menores de edad. Uno de cada diez estudiantes afirma ser víctima de acoso escolar y seis de cada diez reconoce haber recibido insultos o golpes. Decenas de niños y niñas pierden la vida cada año por causas directamente relacionadas con la violencia. Y sólo un 15% de los casos de violencia sexual contra niños y niñas se denuncia. Un ejemplo es Maja, de 9 meses o Carlos de 4 años, muertos por maltrato, o Lucía que con 13 años se quitó la vida tras sufrir acoso escolar. Así hasta 100.

El maltrato, el abuso sexual o el acoso escolar son algunas de las manifestaciones de este fenómeno, que abarca cualquier daño que impida e desarrollo normal del niño, así como su desarrollo psicológico y físico. La ONG Save The Children presenta este martes #LosÚltimos100, una campaña con la que pretende dar voz a los menores de edad y exigir al Gobierno una Ley Orgánica para la Erradicación de la Violencia contra la Infancia y la Adolescencia.

Con esta norma, que sería pionera en Europa en caso de aprobarse, la organización pretende prohibir de forma expresa todos los tipos de violencia que afectan a la vida de los niños, así como garantizar su prevención y la adaptación del sistema judicial a las necesidades de los más pequeños o la especial atención a los grupos más vulnerables.

DEBER DE DENUNCIA

Por eso, desde la organización insisten en que la ley deberá incluir el maltrato físico o psicológico, los castigos físicos humillantes, el descuido, la violencia ejercida a través de las nuevas tecnologías, los abusos sexuales, la violencia de género, el acoso escolar, la trata y el tráfico de seres humanos, la mutilación genital femenina y cualquier otra forma de abuso.

También piden que haya un deber de denuncia tanto de las autoridades como de los ciudadanos, ante el mero indicio de violencia. Para ellos, es necesario el papel de las Administraciones a la hora de tomar conciencia o de prevenir este la violencia en todos los entornos del menor. Además, exigen que haya una inhabilitación especial y penas accesorias para las personas que ejerzan esta violencia y juzgados especializados en derecho de la infancia.

En los últimos años (desde 2012), al menos 100 niños y niñas han muerto en España por causas violentas. Durante 2016, en España se interpusieron 37.495 denuncias por delitos violentos contra menores de edad. Y sólo en 2016, el último año del que se tienen datos, 15 niños perdieron la vida por causas violentas.

ESPACIO ECO