BLOGS

Taxistas romanos

09/09/2017 10:30 CEST | Actualizado 09/09/2017 10:30 CEST

Alicia Romay

Aunque pensemos que es muy fácil entendernos con los italianos, no es como parece. Lo primero a tomar en cuenta es que en Italia, cada pequeño pueblo tiene su propio dialecto y claro está, sus propias expresiones y como no podía ser de otra manera cuando se trata de taxistas y encima romanos, o hablas en su idioma o puedes estar perdido.

Cuando visite Roma, es importante aprenderse esta frase si toma un taxi:

Per favore, non mi fai il giro di Peppe!

Los taxistas en todo el mundo utilizan la picardía local para que las carreras sean, cuánto más largas mejor (para ellos).

Roma es una ciudad compleja para trasladarse de un sitio a otro. Sus calles son como laberintos y es una ciudad construída en colinas. Las cuestas que la forman son bastante pronunciadas.

Hay que saber que lo mejor para tomar un taxi es ir a una stazione de taxi. Los taxis en Roma difícilmente se detienen en medio de la calle ante la llamada del cliente, además no llevan una luz verde encendida ni ninguna señal que indiquen que están libres.

Al llegar a la parada de los taxis en las plazas, es importante preguntar quién es el primero, no suelen estar uno detrás del otro, simplemente se van colocando como van pudiendo. "Chi e il primo?" se debe preguntar al llegar y al que le toque salir, levantará la mano o dirá inmediatamente y en tono encantador "prego signori!"

Al subirse en un taxi en Roma y después de indicar el destino, hay que agregar en tono simpático: "Per favore, non mi fai il Giro di Peppe"

No sé asusten si el conductor del taxi suelta una verborrea en tono exaltado, ellos son así, no les gusta mucho que los turistas sepan cómo funcionan los taxis en Roma, hay que dejarlos hablar y hablar. Una vez terminado este momento veréis como irán directos al destino.

El cambio es radical, a partir de ese momento el taxista tendrá más cuidado y evitará dar vueltas inútiles en las calles del caótico centro de Roma y hará una carrera más rápida... O no, nunca se sabe. Ojo a la hora de pagar, como ya le hemos chafado hacer una carrera "a su manera" intentará ganar algo de más. Debemos estar atentos al billete que le damos porque no es extraño que jueguen al engaño intentándonos convencer de haberle dado un billete de 10€ en vez de uno de 20€; también pueden decir que no tienen cambio y si la cuenta es de 8€ y se ha pagado con uno de 10€ dirán que no tienen para dar los 2€ restantes. Otro truco que usan es a la llegada, se les da un billete y ellos dicen "Arrivederci", como ellos intuyen que no sabemos su idioma, aprovechan la duda y caemos en la trampa. Lo suyo es llevar billetes pequeños y calderilla y pagar el importe exacto. Esto ayudará a que todo funcione a la perfección.

Pero como en botica, aquí se encuentra de todo. Un día me subí a un taxi en pleno centro de Roma para ir a mi casa, olvidé pronunciar la frase mágica y el taxista se enfiló directamente a la dirección que le había señalado. En el trayecto pude disfrutar de una música maravillosa que se escuchaba de su súper equipo de audio, el taxi estaba impoluto y tenía un magnífico aire acondicionado. Para mi sorpresa, el recorrido lo hizo a la perfección llegando a destino rapidísimo. Al detenerse enfrente del portal y cuando me dijo el coste de la carrera, le dije:

Che bello percorso con questa bellísima música, mi può fare Il Giro Di Peppe per favore?

El taxista se río tanto, que estoy deseando volver a encontrarlo.

Origen de la expresión Il Giro di Peppe

Algunos estudiosos de las frases italianas, comentan que actualmente pocos son los que frecuentan la lectura de la Biblia, pero antiguamente la cultura popular estaba profundamente arraigada en los pasajes del Evangelio y muchas expresiones se convirtieron en proverbiales. El Evangelio cuenta que Jesús nace en Belén. Jesús y María venían de Nazaret y debían de volver después del nacimiento, era un viaje de cerca 150 km. José, que sabía que Herodes quería matar al bebé, decide irse a Egipto y una vez muerto el rey regresaron a Nazaret. Por tanto, en vez de ir directo de Belén a Nazaret, José decidió pasar por Egipto haciendo muchos kilómetros más, desde entonces, todo aquel que da mi vueltas para llegar a su destino, se le dice que hace Il Giro di Peppe.

Alicia Romay
Roma.