BLOGS

Saborea más...

07/01/2017 10:05 CET | Actualizado 07/01/2017 10:05 CET

2017-01-04-1483525349-7896553-PSaboreamscopia.png

...Y traga menos.

Si el mundo es una casa, nosotros no somos sus dueños, sino sus inquilinos. El número de días que vamos a disfrutar de ella puede ser un poco más alto o un poco más bajo, pero ese número existe porque no es ilimitado. Nacemos, se dispara el contador de días y el día de nuestro último suspiro se detiene en ese número con el que la vida nos empareja a cada uno. Si al final de nuestra vida pudiéramos hacer un balance de todos nuestros días y clasificarlos en el grupo de los que han valido la pena y los que no, sólo aquellos días que hemos conseguido saborear podrían formar parte del primer grupo.

La muerte es una palabra fea, pero no enemiga. Es nuestra amiga porque nos da todos los motivos, no para desaprovechar nuestros días, sino para saborearlos, ya que nos recuerda que su disfrute es temporal, no permanente. Este Peldaño habrá valido la pena si gracias a él tu mente consigue hacer un pequeño cambio. Es un mínimo ajuste, pero que dará un vuelco a tu capacidad de disfrute: conseguir acelerar menos para saborear más.

No tengas prisa por acelerar el placer, y préstale atención a fin de alargarlo. Si te sirviesen el mejor plato del mundo y lo comieses mientras te contaban un chiste, te perderías su sabor, ya que el disfrute requiere atención. Sé consciente de esto, y dale la atención que se merece. Si lo que más cuenta al final de tus días es cuántos de ellos han valido la pena, esfuérzate por aumentar deliberadamente el número de los que la han valido.

Toma tres helados de golpe y tendrás un dolor.

Toma uno cada día y tendrás tres placeres.

Si comprases una entrada para hacer un tour de un bello, colorido y mágico parque a la salida del cual te esperase un abominable precipicio, ¿tendrías prisa por atravesarlo? Eso es la vida. Disfrútala.

#88peldaños

Si a tu destino vas en barco, no te pierdas el mar.

@ANXO

ESPACIO ECO