BLOGS

Un poder nuevo o 'el salvajismo'

28/02/2015 09:57 CET | Actualizado 29/04/2015 11:12 CEST
EFE

Es ya una costumbre repetir la frase "lo que pasa es que estamos en año electoral". Esto significa que es un año de regalos para el elector: mucha palabrería, muchas promesas que todos - menos los "inocentes" - sabemos que no se van a cumplir, mucha agresividad en los debates políticos y algunos golpes bajos.

Normalmente las cosas se quedan a ese nivel. Pero este año no es como cualquier otro. Y no es porque haya tres citas electorales, con el aperitivo andaluz, sino porque es el año en el que se pone en juego de verdad y por primera vez en más de 30 años, la continuidad de la hegemonía de los dos partidos tradicionales, cada vez más cercanos y más parecidos el uno al otro, sobre el poder y nuestra vida diaria. Y al otro lado hay fuerzas políticas nuevas, jóvenes y críticas que buscan, al menos algunas, un modelo nuevo de democracia popular.

Es un año crucial para aquellos que pueden perder el poder político y todos sus privilegios, así como para la clase social a la que representan. Es un año crucial también para los que están al otro lado, porque se juegan la posibilidad de proponer un modelo nuevo de país, de futuro y de poder político que no sirva a los intereses de una minoría.

Así que, las jugadas de los actores políticos tradicionales toman más importancia y significado si los observamos actuar con ese "terror" a perder el poder, y junto a ellos todo el aparato financiero, empresarial y propagandístico - llamado prensa - que tienen a su alrededor.

El terror les ha llevado al límite, hasta el punto de que están entrando en terrenos no conocidos, los del "salvajismo", sin ninguna línea roja en sus actuaciones.

Todas las señales indican que esta actitud no se debe solo a que sea un año electoral y luego las cosas volverán a ser como eran. Por lo que parece se ha inaugurado este "salvajismo" como una forma de acción política que será para siempre si ganan los mismos.

No hay que olvidar el contexto internacional actual donde suben los extremos: la izquierda por un lado, y las fuerzas fascistas o de extrema derecha por otro. Para explicarlo con otras palabras: "fuerzas democráticas nuevas" y el poder del "salvajismo". Y en este contexto internacional las fuerzas que estaban en el centro han optado por uno de los lados.

Además de estar vendiéndonos un espectáculo lamentable y ridículo, intentando castigar a los griegos por su elección democrática bajo el lema: "Defendemos los intereses de España y Europa", algo que merecería un texto aparte, cuando lo que les preocupa es que en las citas electorales locales se pueda repetir lo de Grecia. Además de este "salvajismo", cuyo título real sería: "Hay que ahogar al nuevo poder en Grecia para acabar con "Podemos"", se pueden observar muchos otros aspectos que conducen a este fenómeno nuevo del "salvajismo". Desde los chistes que cuentan políticos o analistas, hasta el tiempo que dedican el ministro de Hacienda y su ministerio "público" a entrar en una batalla política contra "Monedero", olvidándose de los corruptos y de los que han robado en su propio partido y en la otra formación gemela/vecina/hermana, el PSOE; pasando por un estrenado periodo de portavoces y de rostros en la primera línea política, populistas e insultantes, como es el caso del señor Rafael Hernando - suficiente este ejemplo aunque hay muchos más.

La inauguración de la mentira absoluta como información en todos los grandes medios de comunicación, públicos o privados cuando les conviene. Sin ningún problema o vergüenza, y que puede llegar a niveles tan surrealistas como usar material de archivo para hablar de un asunto determinado, mostrarlo al espectador, mientras el locutor dice lo contrario en voz alta.

Chantajes personales y campañas personalistas; quien suspendía a quien por llevar perlas en clase; fulanita va desnuda por la playa... (Esto resulta muy necesario para movilizar al ejército de abuelos conservadores).

El secretario general del partido que va perdiendo apoyos cada día decide, mientras todavía anda verde en esto de la primera línea política, retirar de repente a un candidato y al secretario del partido en la capital. Y no hay ningún problema en alegar primero "procedimientos judiciales" y "gran descrédito" y luego afirmar que ha sido cesado porque iba a perder las elecciones. Entonces, coloca a otro candidato elegido a dedo argumentando que esa es la democracia. Y, además, participa en ese retroceso legal que supone la cadena perpetua, llamándola de otra forma como protección al ciudadano.

Tertulianos que no van a debatir a los platós, sino a llevar fotos que no tienen nada que ver con lo que se debate y chantajean a algunos haciendo campañas demagogas basadas en alzar la voz y en la mentira. Grandes grupos de comunicación que intervienen en las campañas no para informar al público, sino para proteger su poder en lo que parece una batalla a vida o muerte.

Podríamos seguir poniendo ejemplos muy significativos y peligrosos.

Hace unos meses escribí un artículo en este mismo espacio bajo el título Un terror llamado Podemos. Se hablaba del terror que produce "Podemos" en las esferas del poder y en los partidos tradicionales. Hoy existe otro terror como consecuencia de los efectos del primero y es el que tenemos nosotros si no ganan las nuevas fuerzas democráticas o si estas no se convierten en las fuerzas de freno y de choque político, popular y democrático contra el "salvajismo" de las fuerzas tradicionales.

Para un sector determinado de la población este es un objetivo que hay que sumar a los motivos ya alegados para votar a las fuerzas nuevas, ya sea Podemos, Ganemos o Ciudadanos. Frenar, a través de estas fuerzas, este "salvajismo" y esta nueva dictadura sin límites que están estrenando "este año electoral".

NOTICIA PATROCINADA