Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

César García Headshot

Una generación de socialistas a los que no gustan los Kellogs para desayunar

Publicado: Actualizado:
Imprimir

2016-05-03-1462277124-555072-sanders.jpg
Foto: REUTERS

Se dicen muchas cosas negativas sobre los millenials, y la mayoría, negativas. Que si son indolentes, que no tienen ética del trabajo, que no leen, que tienen la piel muy blanda o que se lo tienen demasiado creído. No son solo los baby-boomers o los de la generación X los que les critican, sino que con cierta frecuencias son ellos mismos los que lo tienen hasta cierto punto asumido.

Para más inri, en Estados Unidos corre la leyenda de que es la primera generación que no tiene miedo al socialismo como concepto. El fuerte apoyo que recibe entre ellos Bernie Sanders es una buena muestra de ello. Incluso se habla de que son los primeros americanos de la historia que desprecian los cereales en el desayuno. Pecados mortales ambos.

Son, sin embargo, no tanto el futuro como el presente de América. Acaban de superar en número a los durante tiempo hegemónicos baby-boomers, y están empezando a ocupar puestos de responsabilidad, ya que se puede ser millennial y tener 35 años (engloba a todos aquellos nacidos entre el 81 y el 97).

El reciente estudio publicado por Pew Research Center revela una generación más diversa y progresista, rasgo que básicamente viene a confirmar que el mundo en su mayoría camina en una única dirección hacia sociedades desacralizadas, escépticas, ecológicas, individualistas e igualitarias.

¿Valores millenials? Si queremos poner etiquetas, puede valer esa denominación, pero lo importante es que estaríamos hablando de humanizar el trabajo.

Pero más allá de lo que revelan estos lugares comunes de los medios de comunicación, lo cierto es que la fuerza numérica de esta generación ya está empezando a cuestionar al menos dos axiomas que están haciendaola vida casi imposible a mucha gente.

Primero, aquello de "el que el que quiera ir a la universidad que se lo pague", que tanto gustaba al contribuyente norteamericano, ya no sirve. Y quebranta, además, el principio de igualdad de oportunidades. La educación superior es el equivalente a la secundaria de hace cincuenta años y, por tanto, es un viejo paradigm que ya no sirve. En pocos países la educación superior es más clasista y tiende más a perpetuar el statu quo que en Estados Unidos.

Segundo, la eficiencia y la productividad están reñidas con la calidad de vida. En este sentido, estoy de acuerdo con un artículo de The Atlantic que vaticina un cambio de la cultura laboral gracias a los valores de los millennial. No nos engañemos, la sociedad se ha feminizado, pero el mundo laboral se ha endurecido hasta extremos insospechados debido a la fuerza del dato y la cultura de la rendición de cuentas (accountability) sobre todo y en todo momento. Llamémoslos los valores baby-boomers que los de la generación X no se sintieron con autoridad para cuestionar.

El artículo anticipa empresas eficientes pero más humanas en las que incluso las temidas revisiones anuales (annual reviews) sean sustituidas por otros métodos que no hagan sentir en los empleados el temido agujero en el estómago como, por ejemplo, recibir feedback con más frecuencia. ¿Valores millenials? Si queremos poner etiquetas, puede valer esa denominación, pero lo importante es que estaríamos hablando de humanizar el trabajo.

Si los millenial consiguen estas dos cosas, les sobra el socialismo.