BLOGS

Espadas en alto

24/06/2015 07:00 CEST | Actualizado 23/06/2016 11:12 CEST

2015-06-23-1435046123-6008680-6jdhFhk.jpg

Chris Froome, vencedor del Critérium del Dauphiné. EFE

A pocos días del inicio del Tour de Francia las cartas ya están encima de la mesa. Los principales favoritos a la victoria apuran su pico de forma en las últimas competiciones antes del inicio de la ronda gala. Estos días les hemos visto en escenarios diferentes, casi desarrollados de manera paralela.

Las pequeñas vueltas por etapas son escenarios perfectos que ofrecen oportunidades a quienes no optan a la victoria final en una prueba de tres semanas; son, en cierta medida, escenarios más exigentes, dado que el abanico de aspirantes a la victoria se multiplica y ello redunda en un espectáculo vivo y vibrante para los aficionados.

Una de las mejores puestas en escena de las últimas semanas ha sido el Critérium del Dauphiné (7-14 de junio), donde se dio cita buena parte de los más granado del pelotón, algunos para apurar su preparación, otros para retomar el ritmo de competición de más alto nivel. En Francia estuvieron dos de los principales rivales que se verán las caras en el próximo Tour, el británico Chris Froome y el italiano Vincenzo Nibali. Alrededor de ellos gravitaron un buen número de corredores que sin duda adquirirán protagonismo en la Grande Boucle, si bien en un escalón inferior al de los dos ganadores del Tour. Tejay Van Garderen (2º), Rui Costa (3º), Romain Bardet (6º), Daniel Martin (7º), así como los españoles Purito Rodríguez (8º) y Alejandro Valverde (9º) optarán al top ten a finales del mes de julio.

Chris Froome se llevó la clasificación final demostrando que está en plena forma, aguantando los envites lanzados durante toda la prueba, en especial en la maravillosa sexta etapa, con la escapada protagonizada por Nibali, Valverde, Rui Costa (vencedor) y Tony Gallopin, bajo el aguacero que caía sobre las cumbres alpinas, calificada en los medios como la del "ciclismo de otra época", que ha quedado ya impresa en la memoria de muchos.

El Tour de Suiza (13-21 de junio) también congregó a un buen número de participantes en el próximo Tour. Tom Dumoulin, Peter Sagan, Michael Matteus y Alexander Kristoff brillaron con victorias de etapa en los llanos, mientras que el francés Thibaut Pinot, tercer clasificado en el pasado Tour de Francia, lo hizo en la montaña. La general final fue para Simon Spilak, gracias a su regularidad en toda la prueba. Apareció Cancellara en las cronos y Geraint Thomas, lugarteniente de Froome, terminó segundo en la general final.

La última de las tres pruebas disputadas recientemente convocaba de nuevo a otros dos favoritos para la victoria del Tour, los que completan el cuarteto de campeones. Alberto Contador y Nairo Quintana se dieron cita en la Ruta del Sur (18-21 de junio), en lo que suponía un interesante ensayo previo en carreteras francesas. El pulso se lo llevó el español, que mostrando una insaciable sed de triunfos, arriesgó en el último descenso de la etapa reina para llevarse la general final por delante del colombiano.

Quedan ahora días de concentración, últimos reconocimientos sobre el terreno solo interrumpidos a finales de mes por los campeonatos nacionales.

El 4 de julio, en Utrecht (Países Bajos), los mejores ciclistas del mundo colocarán sus máquinas en la misma línea de salida. Por delante, 21 etapas y un sueño, ganar el tour más competitivo de las últimas décadas.

Este post fue publicado inicialmente en el blog del autor