BLOGS

La búsqueda de un liderazgo responsable en Davos

18/01/2017 07:18 CET | Actualizado 18/01/2017 07:18 CET

2017-01-17-1484670834-7219712-636200926763212557.jpg

Foto: ISTOCK

Una lección clave aprendida en 2016 es que el mundo está cambiando rápidamente y que esos cambios a veces no son fáciles de predecir o comprender. Un montón de cisnes negros están volando alrededor -y a menudo, en grandes bandadas-. Los acontecimientos se desarrollan a una velocidad tan vertiginosa que uno podría estar tentado de dejar de tener el control y solo intentar disfrutar el paseo.

Cada enero, varios líderes gubernamentales y empresariales de todo el mundo se reúnen en Davos, Suiza, con motivo del Foro Económico Mundial, al que yo también asisto. Este año, el tema general es Responsive and Responsible Leadership. Supongo que, con este tema, los organizadores quieren insinuar que el liderazgo responsable y capaz de responder es algo que podría escasear hoy en día, a pesar de ser algo que realmente necesitamos con fuerza. Bueno, hay un montón de nombres importantes e influyentes en el foro, así que estoy seguro de que comenzar con los mismos participantes será una buena forma de liderar el camino -en palabras y hechos-.

Pensemos, por ejemplo, en mi sector, el de la ciberseguridad. Este ha sido un viaje últimamente lleno de baches. Todo el mundo está hablando de las acusaciones de piratería y la injerencia de Rusia en el proceso electoral de Estados Unidos, y el consiguiente empeoramiento de las relaciones entre los dos países, que parece más bien una verdadera crisis internacional de creciente interés.

Pero también en las noticias cibernéticas de 2016 hemos visto cómo el banco central de Bangladesh perdía 81 millones de dólares en un ciberataque; cómo los ataques DDoS más grandes de la historia usaron dispositivos de Internet-de-las-Cosas para sus botnets; y otras historias de empresas hackeadas, datos filtrados y daños masivos. Desafortunadamente, los ciberataques, cada vez más serios, se están convirtiendo en la norma. Pero no debería ser así.

El Foro Económico Mundial de Davos habla de la necesidad de una "administración compartida de aquellos sistemas que son centrales para nuestra prosperidad", e Internet es claramente uno de esos sistemas. Se ha convertido en una parte integral de los sistemas industriales más importantes y de la infraestructura, los sistemas de transporte, la asistencia sanitaria, los sistemas financieros, las operaciones comerciales, el entretenimiento y la vida ordinaria. Puede ser una fuerza inmensa para el bien. Pero está luchando para adaptarse a un número cada vez mayor de dispositivos conectados (y a menudo vulnerables), grandes volúmenes de datos inseguros y una base de usuarios a menudo incapaz de comprender los riesgos a los que se enfrenta cada día.