BLOGS

Blindar las pensiones en la Constitución Española

07/07/2017 07:23 CEST | Actualizado 07/07/2017 07:23 CEST

EFE

Es indispensable blindar las pensiones en la Constitución Española, de modo que se incluya la prohibición expresa de recortar o privatizar el sistema público de pensiones. Y es que las pensiones son, sin duda, uno de los pilares fundamentales de nuestra sociedad, un eje de solidaridad intergeneracional e interterritorial, un derecho, un símbolo de progreso y una conquista democrática que debemos proteger frente a los depredadores y recortadores sociales, los privatizadores y los carentes de sensibilidad social, algunos de los cuales nos gobiernan.

Es por eso que decenas de colectivos, organizaciones y plataformas diversas, entre las cuales se encuentra Plataforma Ahora, y decenas de personalidades socialmente responsables como Fernando Savater o Nicolás Redondo y otras muchas cuyos nombres se publicitarán próximamente, hemos firmado un manifiesto con el lema Blindar las Pensiones en la Constitución. Por el Pasado. Una victoria en el Presente. Para ganar el Futuro, cuyo contenido se dará a conocer próximamente.

En abril de 2013 se crea la Mesa Estatal Pro-Referéndum de las Pensiones (MERP), con el objetivo de promover una reforma que amplíe el espíritu que ya recoge nuestra Constitución Española, que refuerce como obligación y mandato constitucional inexcusable para los poderes públicos, la prohibición de la privatización del Sistema Público de Pensiones y la degradación de su poder adquisitivo. Y en este objetivo tienen y tenemos la obligación de sumar fuerzas y unir a organizaciones y personas diversas para condicionar a los partidos políticos que nos gobiernan y a los que pretenden hacerlo, sean de izquierdas, de derechas o mediopensionistas.

Las pensiones públicas son uno de los pilares fundamentales de nuestra sociedad, un eje de solidaridad intergeneracional e interterritorial.

Que no se puede, nos dirán los que, en el fondo, no quieren... mientras siguen negándose a impulsar las reformas que España necesita: las reformas políticas, institucionales y constitucionales necesarias para garantizar más igualdad y más bienestar para todos, el cambio de modelo productivo que facilite la creación de empleo de calidad, digno y estable o medidas de alcance que hagan frente al envejecimiento de la población y la bajísima natalidad, cuestiones estas que tienen incidencia directa en el sistema público de pensiones que demasiados cuestionan y en el necesario mantenimiento y fortalecimiento del Estado del Bienestar y de las prestaciones sociales. Por no hablar de la necesaria racionalización del entramado institucional que padecemos y de un Estado autonómico que malgasta dinero público en cuestiones innecesarias en lugar de fortalecer la Sanidad y la Educación públicas, las prestaciones sociales, la Dependencia, las inversiones realmente productivas, la ciencia, la I+D+i... o las pensiones públicas.

Es una reivindicación no solo legítima sino indispensable en estos tiempos de amenazas políticas permanentes que impulsan y consolidan posteriormente recortes sociales que se nos venden como inevitables, mientras los corruptos se frotan las manos y nos roban... a manos llenas. Si nos despistamos, volverán a colarnos nuevas medidas reaccionarias como la reforma del artículo 135 de la CE para pagar la deuda antes que cualquier otra cosa. Hay quienes insisten en bajar impuestos sin explicar qué impuestos y a quienes, ni cómo financiaremos entonces nuestras políticas sociales o haremos frente a la precariedad laboral, los sueldos miserables, las bolsas de pobreza o la precaria situación de millones de personas que no llegan a final de mes. Más igualdad y más bienestar para todos es lo que necesitamos, impidiendo además fraccionar nuestra ciudadanía compartida, ya que sin Estado no puede haber Estado del Bienestar que alcance a todos los ciudadanos que compartimos derechos y obligaciones.

Las pensiones públicas son uno de los pilares fundamentales de nuestra sociedad, un eje de solidaridad intergeneracional e interterritorial, un derecho, un símbolo de progreso y una conquista democrática.

Si no las defendemos nosotros no las defenderá nadie. De ahí que sea indispensable "Blindar las Pensiones en la Constitución Española".