BLOGS

Carta a mi sobrino que quiere votar al Frente Nacional

21/04/2017 09:42 CEST | Actualizado 23/04/2017 14:38 CEST

Mi querido sobrino:

Tu madre me cuenta que quieres votar al Frente Nacional (FN). Vale, eres libre. Sólo quiero que sepas por quién vas a votar en realidad.

Este es un pequeño tutorial para ayudarte a meter la papeleta en la urna. Aquí va un poco de historia de Francia:

¿Qué es el Frente Nacional? ¿De dónde viene? Al contrario de lo que creemos, no fue fundado por el padre Le Pen, sino por antiguos colaboradores, milicianos, las Waffen-SS francesas. Pusieron a Le Pen al mando porque era un bocazas. Ah, lo olvidaba: también había gente de la antigua Organización del Ejército Secreto (OAS), un grupo terrorista partidario de la Argelia francesa que quiso asesinar al General de Gaulle varias veces. A Marine y a sus camaradas les gusta mucho olvidar de dónde vienen. Curiosamente, son muy sensibles a las raíces de Francia, pero mucho menos a las suyas. ¿Entiendes mejor por qué?

Que diga que las cámaras de gas son un detalle más de la historia y entonces no sabremos quién es el padre y quién la hija.

Sé qué me vas a decir: "Todo eso es historia antigua. Ya no son los mismos, ni siquiera habían nacido. ¡El FN ha cambiado".

A ver. La nieta Marion no había nacido, pero tiene las mismas ideas que el padre Le Pen. Que no es su padre, pero sí el de su tía. Es verdad que con todos esos Le Pen acabas perdiéndote un poco. ¡Parece que sólo hay Le Pen en este partido! Por cierto, la tía ya estaba en el FN en la época de su padre y sus piques.

¿Se levantó contra él? Nunca.

En la juventud, cuando te vas formando ideas contrarias a las de tus padres, ella siempre apoyó a su padre. Entonces, ¿cambió milagrosamente a los 50? Hace unos días, Le Pen negaba la responsabilidad de Francia en las redadas contra judíos de la II Guerra Mundial. Que diga que las cámaras de gas son un detalle más de la historia y entonces no sabremos quién es el padre y quién la hija. La única diferencia: ella quiere el poder, mientras que el padre se contentaba con hacerse el gallito en su corral.

Ese es el motivo por el que ella se abre tanto y recoge más. Mucho más.

Pero no lo hace con rastrillo, sino con red de arrastre. Más a la izquierda que Mélenchon, más gaullista que el general (ese a que sus predecesores del FN, te recuerdo, intentaron asesinar varias veces). A cada frase que dice, se confiesa la más gaullista. ¿Y por qué iba a avergonzarse ella? Al fin y al cabo, ningún periodista va a buscarle nunca las cosquillas.

Vas a decirme: "Nunca hemos probado con el FN". Sí, entre 1940 y 1944. Se llamaba la Colaboración. (Relee tus libros de historia).

Vas a decirme: "Nunca hemos probado con el FN". Sí, entre 1940 y 1944. Se llamaba la Colaboración. (Relee tus libros de historia).

Fíjate: ellos estaban contra De Gaulle y a favor de la victoria de los nazis. ¡Menuda visión!

¿Quieres votar al FN porque eres un poquitín racista? Venga, confiesa, todo el mundo lo es un poco, por desgracia. Debe venir de nuestro cerebro reptiliano. Pero piensa en esto: este FN que considera que hay demasiados árabes estaba a favor de una Argelia francesa en 1960. Entonces no habría cinco millones de árabes, sino ¡50 millones! ¿No suena un poco contradictorio?

En resumen, quieres votar a gente que se ha columpiado en todo. Con la victoria de los nazis en 1940, con la Argelia francesa en 1960. Estaban a favor de una Europa (nazi) cuando no hacía falta y en contra (hoy), cuando sí es necesario. ¿Y de verdad piensas que son ellos los que te van a dar trabajo y sacar a Francia de la miseria?

Ya está, esto es todo, mi querido sobrino. Espero que ahora sepas mejor por quién vas a votar. Un beso y otro para tus padres.

Este post fue publicado originalmente en la edición francesa del 'HuffPost' y ha sido traducido del francés por Marina Velasco Serrano