BLOGS

Rindiendo cuentas

16/12/2014 07:30 CET | Actualizado 14/02/2015 11:12 CET

A lo largo del periodo 2013-2014 hemos ejecutado un presupuesto de 73,5 millones de euros que, sumados a la energía y saber hacer del equipo de Oxfam Intermón, nos han permitido trabajar con 2,2 millones de personas que quieren cambiar sus vidas. Mujeres víctimas de la violencia, refugiados sacados de sus hogares, grupos productores que salen adelante a pesar de todo, líderes comunitarios que empujan cambios. Personas que se ven privadas de sus derechos, que padecen la injusticia de la pobreza y de la desigualdad extrema y que luchan contra esa situación.

Queremos dar a conocer estas cifras y los resultados de nuestra actuación para que los 213.446 colaboradores económicos que nos han apoyado sepan cómo hemos usado los recursos que nos confían. A ellos hay que sumar 1.607 empresas, la mayor parte pequeñas y medianas, y 63 instituciones públicas, hoy mermadas en sus presupuestos. También porque queremos explicarles a los consumidores de comercio justo que sus compras nos han permitido apoyar a 103 organizaciones artesanales y agrícolas y comprarles productos por un valor de 2,14 millones de euros en condiciones de dignidad.

Detrás de estas cifras están Mariam Nana, presidenta de la Unión de Vaporizadoras de Arroz de Bagré, en Burkina Faso, y trabajadora en la planta de vaporizado de arroz gestionada por una cooperativa de 400 mujeres. Luchó contra la opinión de su marido que no daba ninguna importancia a tratamiento del arroz. Hoy, el producto de esta cooperativa a la que apoyamos tiene un valor añadido y un precio de comercialización superior. Seguiremos a su lado para promover su consumo y darle prestigio en el mercado.

También está Mari Abrey. Ella es una desplazada que vive en Mingkaman, el mayor campo de desplazados internos de Sudán del Sur. Este lugar es un refugio para casi 100.000 personas, principalmente de la etnia dinka, que huyeron de los enfrentamientos violentos en el estado de Jonglei. Hasta allí hemos llevado agua potable y promovido la higiene y la salubridad para evitar la propagación de enfermedades. Al mismo tiempo que estamos al lado de las personas refugiadas, llevamos su testimonio a aquéllas instituciones globales que pueden influir en el proceso de paz para acabar con el terrible conflicto en este país.

En este momento del año, mostramos ejemplos de los programas que llevamos a cabo y de las historias personales que hay detrás de ellos, como forma de agradecer su apoyo a las personas que colaboran con nosotros, sea éste económico, con la firma de una campaña o con su consumo responsable de productos de comercio justo. Además es la forma como queremos y debemos rendir cuentas a la sociedad, dando garantía de fiabilidad, trabajo bien hecho y buenas prácticas.

Oxfam Intermón cuenta con una unidad de auditoría interna que depende directamente del Patronato de la Fundación y tiene total libertad interna de movimiento. Cuando detectamos casos de fraude, que ocurren ocasionalmente en las situaciones extremas en las que trabajamos, actuamos con toda la contundencia y mejoramos nuestros procesos internos para reducir riesgos al mínimo. Los programas que tienen financiación pública tienen una auditoría específica además de las evaluaciones regulares que realizamos en todos los programas. No basta con que el dinero llegue, debe llegar bien, con impacto. Todos nuestros fondos están auditados externamente y además participamos en varios esquemas de transparencia y buenas prácticas, con indicadores exigentes en el campo del buen gobierno, la acción humanitaria y la propia rendición de cuentas.

De cada euro que recibimos, 83,5 céntimos se destinan a programas de actuación y el resto a administración y captación de fondos. Oxfam Intermón es más fuerte gracias al trabajo de las personas voluntarias de nuestra organización, 1.653, el 84% de nuestro equipo en España. En un contexto como el actual, marcado todavía por la crisis económica, es un privilegio y una exigencia contar con el respaldo de nuestros de colaboradores económicos y con el apoyo de personas que ofrecen sus conocimientos, tiempo y esfuerzo a luchar contra la pobreza y la desigualdad.

¡Gracias!

NOTICIA PATROCINADA