BLOGS

Venta Silurum, un viaje en el tiempo

13/07/2014 09:50 CEST | Actualizado 11/09/2014 11:12 CEST

El Imperio Romano duró cuatro siglos y en todo ese tiempo las legiones conquistaron gran parte de Europa. La etapa de máxima extensión coincidió con el reinado del emperador Trajano cuando las banderolas SPQR (Senātus Populus Que Rōmānus - Senado y el Pueblo Romano -) ondeaban en toda la costa que baña desde el mar Mediterráneo hasta el Atlántico incluyendo Gran Bretaña, donde se encuentra una joyita llamada Caerwent o Venta Silurum como era conocida en el año 75.

2014-07-06-Caerwent.JPG
Caerwent - Venta Silurum

En el año 43, a pesar de las buenas relaciones comerciales que Roma tenía con las tribus británicas, el emperador Claudio decidió invadir Britania y extender su imperio más allá de la Europa continental. Las legiones cruzaron el Canal de la Mancha y se toparon con el río Támesis donde construyeron un asentamiento que llamaron Londinium (actual Londres). Roma siguió ocupando tierras al norte llegando a Gales. El nuevo territorio era controlado por una red de destacamentos que eran dirigidos desde las fortalezas de Caerleon (Isca), Chester (Deva) y York (Eburacum).

2014-07-06-Caerwent4.JPG
Recreación de Venta Silurum

El sur de Gales cayó en el año 75 tras la derrota de la tribu de los Siluros. Roma, siguiendo con su política de unir a los vencidos a la causa, fundó Venta Silurum (Mercado de los Siluros) para que los nuevos romanos vivieran en ella. A medio camino entre Isca Augusta (actual Caerleon) y Glevum (Gloucester) fue un centro comercial de cierta importancia gracias a su cercanía al Estuario de Severn. Cuando las tropas romanas abandonaron Britania, Venta Silurum siguió habitada conservando una historia que poco a poco la arqueología ha recuperado para estudiosos y curiosos.

Las autoridades de Caerwent cuidan mucho del turismo y, por ello, el pueblo puede visitarse muy fácilmente a pie siguiendo un recorrido marcado por paneles explicativos. Lo primero que llama la atención de Caerwent es su espléndida muralla del siglo IV que se encuentra en un estado de conservación impresionante. La parte sur es la más interesante ya que alcanza los 5 metros de altura y se encuentra guardada por una serie de torres defensivas cuyo estado hace que continuamente nos preguntemos si lo que vemos realmente tiene 1.700 años de antigüedad.

2014-07-06-Caerwent8.JPG
Muralla de Venta Silurum

2014-07-06-Caerwent10.JPG
Torre de Venta Silurum

La parte norte de la muralla está muy deteriorada así que la ruta nos encamina hacia el interior del pueblo donde aparecen las ruinas del Foro y la Basílica. El primero era una plaza rectangular donde se organizaba el mercado y la segunda una estancia abierta que se utilizaba para reuniones y ceremonias públicas.

2014-07-06-Caerwent13.JPG
Foro y Basílica

La siguiente parada es un templo Romano-Céltico del siglo IV cuya historia no se conoce bien.

2014-07-06-Caerwent15.JPG
Templo Romano-Céltico

Más interesante es la zona denominada Casas y Tiendas donde hacían su vida diaria los habitantes de Venta Silurum. Junto a las casas hay restos parcialmente excavados (el resto se encuentra bajo edificaciones actuales) de dos villas cuyo tamaño sugieren la presencia de familias poderosas.

2014-07-06-Caerwent2.JPG
Casas y Tiendas

2014-07-06-Caerwent3.JPG
Villa

A pesar de lo mucho que han sacado los arqueólogos buena parte de la historia de Venta Silurum sigue oculta bajo Caerwent esperando a tiempos mejores que permitan futuras excavaciones.

He de reconocer que en mi época de colegio estudiar historia no era una de mis actividades preferidas, sin embargo, viajar me ha enseñado de forma muy amena todo aquello que en los papeles me aburría. Venta Silurum es uno de esos sitios donde se respira historia y caminando entre sus ruinas podemos imaginar cómo vivían sus primeros moradores.

Todas las fotos del artículo son del autor.

Booking.com