BLOGS

Más allá de la crisis, la pujanza de Brasil no cede

28/06/2017 07:31 CEST | Actualizado 28/06/2017 07:31 CEST
Getty Images
Este "gigante por naturaleza", como reza su himno, ha estado en las noticias sobre todo por su crisis política, que para preocupación de todos, por momentos parece no tener fin.

Sin embargo, cada vez que tengo la oportunidad de viajar por el interior del país, la realidad local siempre me vuelve a confirmar que, en el terreno de las inversiones, la innovación y el desarrollo, Brasil sigue moviéndose hacia adelante.

En el ámbito internacional, ninguna empresa global se retira del Brasil por la crisis que atraviesa el país, así como ningún gobierno deja de contar con la opinión brasileña a la hora de tomar decisiones de carácter regional o global.

Y es que Brasil ocupa una posición estratégica en el mundo, tiene casi tanta población como el resto de los países de América del Sur sumados, tiene fronteras con casi todos ellos y alberga la mayor parte del pulmón forestal más grande y del cual depende todo el planeta.

Además, es parte del G-20, considerado el ámbito global para la toma de decisiones colectivas postcrisis de 2008/09.

En el terreno económico-financiero, Brasil, ademásde ser un dinámico líder en FONPLATA, es activo accionista y socio de instituciones multilaterales de financiamiento como el Grupo Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Latinoamericano de Desarrollo (CAF), así como el Nuevo Banco de Desarrollo (NDB) de los BRICS.

Es decir, no hay en este momento en el mundo ninguna conversación sub-regional, regional, hemisférica o global sobre economía, geopolítica o sostenibilidad ambiental en la que no esté involucrado Brasil de alguna manera.

Confío en que la solución a la presente crisis política en Brasil llegará en el momento necesario para generar certidumbre.

Es un país de presencia e influencia globales, cuyos sectores dinámicos de la actividad social, económica o cultural no se paralizan ante una crisis política. No es esta la primera crisis por la que atraviesa el país y, hoy en día, las instituciones son más fuertes y resistentes, actuando con la independencia que las circunstancias requieren.

Recorrer muchos de los municipios de Brasil es una oportunidad para encontrarse ante nuevas ideas, nuevas propuestas, nuevos proyectos para mejorar la calidad de vida de las personas, dirigidos por gente muy preparada y con verdaderas ganas de hacer una contribución al progreso del país.

En la ciudad de Corumbá (Mato Grosso do Sul), por ejemplo, estamos trabajando con las autoridades municipales para sus desafíos del futuro. El turismo y una renovada relación con la enorme autopista fluvial que es el río Paraguay serán los pilares en los que se asentará el diseño de la nueva y moderna Corumbá.

En Joinville, estado de Santa Catarina, junto a la alcaldía mejoraremos la calidad de vida de los ciudadanos poniendo el énfasis en los espacios públicos de la ciudad y en el cuidado del medio ambiente. Y seguiremos trabajando con ellos en busca de nuevas formas de hacer más fácil la vida de la gente en esa localidad del sur del país.

En la localidad de Pelotas, Río Grande do Sul, estamos embarcados en un proyecto que conjuga dos aspectos que rara vez se trabajan simultáneamente: desarrollo urbano y desarrollo rural. Se harán obras de alumbrado, alcantarillado, mecanización de propiedades rurales y hasta de mantenimiento de parques.

En la propia capital del país, Brasilia, con la Gobernación estamos apoyando un innovador Proyecto que apunta a reducir la degradación del lago Paranoá, buscando el abastecimiento seguro de agua para consumo de la población del distrito federal, así como el uso eficiente de la misma en las actividades productivas de los agricultores en su cuenca. Al mismo tiempo, ofreciendo acceso democrático a la práctica de actividades recreativas y deportivas, asegurando además la protección del medio ambiente.

Y así seguiremos en conversaciones con varias municipalidades y ciudades en distintos lugares del territorio brasileño, creando junto a las autoridades de esos lugares formas innovadoras y creativas de hacer que el desarrollo llegue a todos,especialmente los más postergados.

En medio de la incertidumbre política y de los reclamos de varios sectores sindicales y sociales, el país logró superar ocho trimestres de contracción cuando creció 1% durante el primer trimestre de este año. Instituciones como la Federación Latinoamericana de Entidades Bancarias (FELABAN), aseguran que el peor momento de la recesión ya pasó.

Mientras tanto, la industria automotriz vendió en mayo 33,8% más que en el mismo mes del año pasado. Incluso, una reciente encuesta realizada entre economistas de todo el país y divulgada por el Banco Central, ubicó la previsión de inflación para este año en 3,93%, la más baja en los últimos once años.

Confío en que la solución a la presente crisis política en Brasil llegará en el momento necesario para generar certidumbre, colaborando a una recuperación más sostenida que ya se vislumbra y por la que mucha gente en Brasil ya está trabajando.

MÁS SERIES