BLOGS

La superación de Lucas y la ayuda de los demás

19/02/2015 07:36 CET | Actualizado 20/04/2015 11:12 CEST

No sé cuánto hace desde que Lucas se operó; año y poco, supongo, pero a mí se me ha hecho como si hubiesen sido cuatro años.

Todavía recuerdo cuando una noche Lucas y yo nos sentamos en la mesa de la cocina, en casa de mi padre. Me dijo que esto era lo peor y que nunca acabaría, lloraba sin parar, y yo ya no sabía qué hacer.

Aún recuerdo todo el proceso de Lucas, aún le recuerdo saliendo de quirófano y a mí llorando. Ni yo misma sabía si era de alegría por verle o por tristeza, por la cara de dolor que tenía aún dormido, pero lloraba y sonreía a la vez.

Es verdad que todo este proceso ha costado, ha cansado, y ha sido del todo agotador para Lucas. Pero, a pesar de todo, vale la pena ver cómo ahora llega mejor a todo, y que al fin y al cabo, todo va genial ahora.

Ahora mismo estamos pensando en la operación de brazos, que será dentro de poco.

Y tengo que terminar esto diciendo gracias a todo el mundo. A mi padre, porque, aunque Lucas se quejara, le quitaba las muletas para que caminase mejor y más rápidamente. A mi madre, que siempre ha apoyado y ayudado, siempre. A mi abuela, por consolar a mi madre y por ayudar siempre que podía y más. A todos mis tíos, por siempre llamar para ver qué tal iba todo y venir de visita. A todos los amigos, tanto de Lucas, como los de mis padres y los míos, por siempre ayudar a divertirnos aunque fuese todo un poco duro, al simpático señor de la Cava Baja, porque siempre que pasábamos por ahí, nos saludaba, y le daba todos los ánimos del mundo a Lucas, aunque solo le hubiese visto pasar en bicicleta tiempo atrás. Gracias a todos los que han estado en general.

Hay que aguantar la lluvia para que salga el arcoiris.

Mar.

Este post se publicó originalmente en el blog La aventura de Lucas, donde hay más vídeos sobre el proceso de alargamiento de huesos que sigue Lucas. El blog también está disponible en la web de la Fundación Alpe.

ADEMÁS:

1. La aventura de Lucas

2. Lo más difícil de tener acondroplasia

3. Así es un día normal en la vida de Lucas

4. La recuperación de Lucas: un paso detrás de otro

NOTICIA PATROCINADA