Nacion

EFE

Estoy de naciones hasta los...

Desde un punto de vista genuinamente socialista o socialdemócrata, lo que debe primar es la calidad y potencia del pacto ciudadano, y no tanto la nación en cuestión. De hecho, las naciones, grandes o pequeñas, pueden y deben ser irrelevantes para aquellos que aspiramos a un auténtico espacio europeo de ciudadanía, y a un socialismo paneuropeo, empezando por un único y mismo partido socialista europeo para distintas naciones.
PEPE VERA

De colores

La bandera es un pedazo de tela de color o colores dispuestos en franjas, figuras simbólicas o escudos. En cuanto la bandera posee un grupo, se convierte en un símbolo en sí misma. Para el propio grupo y para el resto de los grupos. Ondean en los límites de las fronteras acotando el territorio, avisando.
GTRES

Sentirse español

Decir que no me siento español implica afirmar que no me une con los miembros de esa colectividad ningún lazo afectivo y que, por tanto, no me considero involucrado en la construcción con ellos de un proyecto común. En este sentido, yo debo reconocer que, aunque llevo más de treinta años viviendo fuera de España, ni cinco minutos de mi vida he dejado de sentirme español.

Sin utopías (tan solo naciones)

Quizás lo que sucede es que cuanto más difícil se hace la vida más necesitamos creer en la comunidad salvadora, esperando ayuda, protección, el puntal de la propia identidad desmoronada. ¿Qué más tenemos cuando no hay presente y, sobre todo, cuando nos domina el miedo?

Palabras clave

Mariano Rajoy, en un ejercicio de imprudencia, veinticuatro horas antes de que empezara la manifestación independentista del 11 de septiembre, osó tildarla de «algarabía». No puede decirse precisamente que acertara.