PROTESTAS

EFE

Los manifestantes rumanos nos envían una bonita lección de optimismo

En este país sin sindicatos, nos coordinamos de forma espontánea a través de las redes sociales y nos encontramos en las plazas fuertes de la República para protestar. Las manifestaciones están impregnadas de pacifismo y de alegría, cantamos, compartimos la cerveza o la Palinca con el vecino y, sobre todo, nos alegra ver que el pueblo lucha por su integridad.
ISTOCK

En la cara oculta de la luna

Desde la crisis desatada en 2008, el mundo desarrollado, ha cambiado. Entonces se rompió en mil pedazos el "tinglado de la antigua farsa" que consistía en pagar escasamente a los asalariados, pero prestarles dinero para que gastasen, satisfacer sus deseos y asegurar la producción y el crecimiento económico. Y sobre todo garantizar el enriquecimiento de una minoría.

NOTICIA PATROCINADA