Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Pepe Vera Headshot

Pura dinamita

Publicado: Actualizado:
Imprimir

2016-10-18-1476788917-6587667-PURADINAMITA.jpg

"Baby you´re dynamite" es la canción más ñoña dedicada a la dinamita que he oído, de Cliff Richard. Otra cosa es "Pure dynamate!", de James Brown y The Famous Flames, esto no es pólvora mojada. Pero nada comparable al tema TNT de la banda ACDC, provocadora y explosiva como se espera de una buena dinamita.

Alfred Nobel inventó la dinamita y creó los Premios Nobel. Destinó gran parte de su herencia a los premios. Uno de ellos es el de la Paz. Sólo serán otorgados a la gente que haya "realizado el mayor beneficio para la humanidad", escribió en su testamento.

"El mercader de la muerte ha muerto". Esta frase fue el título de su anticipada y errónea necrológica publicada en un diario francés. Alfred Nobel amasó una gran fortuna vendiendo sus inventos a varios países para su uso militar. Sin embargo, Alfred era un pacifista. Además de empresario, inventor, ingeniero y químico, también fue escritor, poeta y estudioso de la filosofía. Era un idealista, obsesionado por pasar a la historia como un hombre de paz.

Defendía la idea de que si se crearan armas absolutas e inmediatamente destructivas, las guerras terminarían el primer día. Y al final, los partidarios de la guerra desaparecerían dando paso a un mundo en paz. Obviamente murió antes de la II Guerra Mundial, donde la bomba atómica sí acabó al instante la Guerra, pero no sirvió para acabar con las futuras guerras. Este hecho, sin duda hubiera cambiado su opinión. Como hombre de ciencia, Alfred Nobel basaba toda su vida en lo empírico.

"... la observación y búsqueda de similitudes y diferencias son la base de todo el conocimiento humano" .

Así que, por similitudes y diferencias, quiero dedicar dos citas del propio Alfred Nobel a los últimos Premios Nobel de la Paz, los presidentes Obama y Santos.

A Obama: "No es suficiente ser merecedor de respeto para ser respetado".
A Santos: "La justicia solamente se puede encontrar en la imaginación".