Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Pilar Portero y Ana Cañil Headshot

El día después... con el sucesor de Rajoy

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Los fans de Alfonso Alonso, el presidente al que sí apoyaría Rivera, no se han recatado hoy. Tan solo doce horas después de que el líder Ciudadanos le pidiera a Rajoy una reflexión sobre su situación -por no espetarle el "Váyase, señor González" de Aznar a Felipe- al ministro de Sanidad le han sugerido que él es la alternativa. Sin pudor alguno, dando por hecho que votar al PP no significa apoyar a su candidato.

2016-06-14-1465925972-1482481-IMG_8817.JPG

Madrid, 12 de la mañana, en la calle Prado, local de la Organización Nacional de Ciegos (ONCE). Alfonso Alonso, titular de Sanidad en funciones, ha tenido que dedicar más de una hora a atender a sus seguidores -de distinto género, tipo y edad-, que querían tocarle, abrazarle y, sobre todo, hacerse un selfie con él. Ha empleado más tiempo en repartir mimos y sonrisas que en los escasos treinta minutos que ha durado su intervención en el acto. Una convocatoria muy del PP destinada a los jubilados, su principal objeto del deseo en esta campaña, quienes le asegurarán los más de 123 votos del 20D y quizá, con suerte y si recuperan a los que se quedaron entonces en casa, rondar los 130 escaños. Organizado por la Comunidad de Madrid, versaba sobre sobre Mayores, Jubilación y Dependencia, pero eso ha sido lo de menos.

El salón de actos estaba repleto -con gente de pie en los laterales- de personal que pasaba de los sesenta, más unos cuantos miembros de la ONCE y alguna monjita. Y sin embargo, en cuanto ha finalizado el ministro, en el besamanos de cierre, a su alrededor han ido apareciendo melenas rubias cortas, largas y medianas sobre cabezas de señoras arrugadas pero ¡sorpresa! también se han materializado mujeres y hombres de todas las edades.

2016-06-14-1465926067-2385185-IMG_8830.JPG


-¿Me haces una foto con él, por favor?
-Claro, no faltaba más.

¡¡Clic!! Con la señora rubia bien pasados los sesenta y su hijo en los treinta, que miraban arrobados a ex alcalde de Vitoria, mientras se iban formando los grupos de espera alrededor del de Sanidad en funciones, un tipo que se sonroja cuando se le habla de su éxito.

- Gracias hija, es que es mi ídolo. ¡Él representa nuestro futuro! -agradece la madre del treintañero..
-Dígaselo, señora, a muchos les gusta para recambio de Rajoy.
-Sí, ya se lo he dicho, pero dice no, no y se pone rojo.
-¿Y le gustaría entonces que sustituyera a Rajoy?
-Ay, sí. Sería el mejor, fantástico. Y es tan listo, tan simpático. A este no le hace sombra Albert Rivera.

Como muestreo, valen lo que valen, pero no menos de seis conversaciones de este tenor hemos tenido con los asistentes al evento, mientras sobaban, susurraban o se fotografiaban con el ministro. Sin discreción, sin importarles que, a base de extenderse, llegue hasta Rajoy su nombre con el riesgo de ser neutralizado. A los simpatizantes del PP -¿un par de centenares?- que esta mañana han acudido a la ONCE teóricamente para hablar de dependencia y jubilación, les importaba poco o nada lo que el ministro les ha dicho (excepto a un señor ciego y diabético que ha pedido financiación para un aparato nuevo). Ya estaban convencidos y dispuestos a arrastrar a los suyos que se fueron con Rivera.

Decir que el de Sanidad en funciones podría ser el sucesor de Rajoy no descubre gran cosa a los seguidores del tema. Lo curioso es comprobar en directo cómo lo tienen de asimilado los militantes del PP que estaban está mañana en ese salón.

Alonso ha incluido dentro la tanda de obviedades ya conocidas, la habitual manipulación de la realidad y el uso de las cifras como a cada uno le conviene. "Somos el PP, tenemos que seguir liderando la iniciativa social de este país; los servicios sociales los prestamos con calidad, hacemos las cosas de abajo a arriba, no solo desde arriba". (Arriba es el Estado, abajo las privatizaciones.) "Hay que ocuparse de la familia, no sé por qué no se hacen más discursos sobre la familia, tenemos la mejor sanidad", etc. etc.

En fin, la retahíla sería muy larga y más aburrida incluso que el debate a cuatro, del que ninguno de los presentes ha hablado al acabar el acto, excepto un par de referencias del ministro en su discurso. Hasta que se ha decidido a insuflar un poco más de marcha a la concurrencia, intentando que la tercera edad regresara a la infancia, a los tiempos en los que, como escolares, respondían a coro las preguntas del maestro. "¿Cuál es Comunidad donde hay un tanto por ciento de trabajadores con un trabajo fijo más alto?" "En Madrid", suelta la audiencia al unísono. "¿Quién gobierna en la Comunidad de Madrid?", con mano ministerial detrás de la oreja para escuchar bien la respuesta de la sala. Todos a una: "¡El PP!". "¿Cuál es la comunidad donde hay un número más alto de contratos temporales?" "¡Andalucía, claro!". "¿Y quién gobierna en Andalucía?" "El Partido Socialista", respondía el salón de tiernos abuelos, satisfecho de saberse las respuestas. Respuestas que han complacido al examinador, quien les ha aprobado con un "Si es que sabéis más que el INE".

Todo ello bañado en la socarronería con la que Alfonso Alonso suele esconder su timidez. Pieza clave del conocido clan de los Sorayos, es el único capaz de, tirando de ironía, atreverse a deslizar ante la cara a Rajoy alguna que otra crítica. "Ministro, ¿cuál es su respuesta habitual cuando le dicen que es el mejor candidato, que es su ídolo y que se merece heredar a Rajoy?". "Uf, no me lo dicen tantas veces. Ni tantas jóvenes, no, no, no... De veras. A base de decirme tantas, cosas me vais a volver.....". Los puntos suspensivos ocultan el palabro soltado por Alfonso Alonso en un acto, claro está, distendido y rodeado solo por los suyos. Ha respondido un tanto azorado a la posibilidad de sustituir al líder, y cuando le han dicho que "se va a achicharrar antes de tiempo", ha asentido.

2016-06-14-1465926153-2069058-IMG_8827.JPG

Decir que el de Sanidad en funciones podría ser el sucesor de Rajoy no descubre gran cosa a los seguidores del tema. Lo curioso es comprobar en directo cómo lo tienen de asimilado los militantes del PP que estaban está mañana en ese salón, con la vista puesta ya en el futuro. Como si Mariano Rajoy formase parte de un pasado del que no merece la pena ni comentar.

Quizá no saben que el gallego antes se tira a la ría que se aparta del camino.