BLOGS

Francina Armengol, la tercera vía del PSOE

22/12/2016 16:12 CET | Actualizado 22/12/2016 16:12 CET

2016-12-21-1482323498-7479328-armengol.jpg

Foto: EFE

La operación para presentar a la presidenta de Baleares como tercera vía ya está en marcha. Se lleva con la máxima discreción porque, como todos los implicados advierten, "en cuanto se sepa el nombre, la matan".

Quién mejor para parar los pies a Susana Díaz que otra mujer, con poder territorial y en la misma franja de edad -45 Armengol y 42 Díaz- pero con una imagen más moderna que la de la andaluza, más serena, licenciada, que ha sabido construir un Gobierno que alaban hasta los rubalcabistas y ha puesto en marcha una política social que devuelve al partido al terreno en el que debería estar.

Su nombre circula a la velocidad de la luz entre quienes ven a Susana Díaz tan desgastada como a Pedro Sánchez. Sería esa tercera vía de la que tanto se habla intramuros socialistas. "No estamos pensando en un nuevo candidato, sino en buscar el consenso entre los dos bandos que se han formado, lo que presupone que debe ser una persona ajena a ellos. Pero para que esa tercera vía fuese una alternativa real, los dos sectores en conflicto tendrían que reconocerla. Y Susana no ha montado todo esto para dar un paso atrás. En el caso de Pedro, sería más fácil, porque él mismo declara tener muchas dudas a la gente de su confianza", asegura un notable socialista que no ve otra salida.

Y según se proyecta el nombre de Armengol, va perdiendo fuerza el de Pedro Sánchez. "Se podría pensar que cuando Pedro expresa sus dudas es para que le animen, pero eso le debilita, porque quienes aún se identifican con él, cada vez menos, lo que necesitan es un líder fuerte", apunta uno de los hombres que hasta hace nada creía en Sánchez.

2016-12-21-1482324239-19713-Capturadepantalla20161221alas13.43.31.jpg

Foto: EFE

"Es necesario que Pedro aclare cuanto antes qué va a hacer, porque cada día que pasa, la gente se desmotiva más", plantea Margarita Robles, que está indignada estos días con el titular de Vanity Fair en el que "se han manipulado mis palabras. Yo estoy con Pedro, respeto a los demás candidatos, pero mi fidelidad es hacia Pedro". Lo cierto es que el desconcierto se ha comenzado a instalar en el sector sanchista, porque hay pálpito generalizado de que no se va a presentar.

"Los críticos están pensando en alguien más moderado. En el búnker de Pedro queda poco. De los aparatos territoriales que estaban con él, muchos miran ahora hacía Baleares. El Partit Socialista de les Illes Balears son gente interesante, sin la caspa de los Mario Jiménez y toda la panda que tiene tomada Ferraz y en la que es muy difícil reconocerse ni construir un partido moderno", dice un socialista cómplice de los pasos que se están dando.

Murcia, Madrid, Navarra, Castilla León, Galicia y Baleares, los aparatos territoriales críticos están alejados del entorno de Sánchez, en el que fieles como Maritcha Ruíz, Luisa Carcedo, Juanma Serrano, Adriana Lastra... mantienen en pie al que fue secretario general del PSOE hasta hace dos meses. Tras la intervención de Idoia Mendia en el fórum de Nueva Economía la semana pasada, los críticos quedaron para hablar sobre qué candidato sería el más factible ante el susanismo.

Los pasos de la operación Armengol serían: 1) Pedro se presenta con una plataforma de 20 socialistas detrás, entre los que podrían estar Luis Tudanca, secretario general del PSOE de Castila y León, María González Veracruz, Pilar Cancela del PSdG, Sara Hernández de Madrid, Borrell, Margarita Robles, Zaida Cantera y Susana Sumelzo. 2) Anuncia, en un acto de generosidad, que da un paso atrás y que va a trabajar con la militancia en una tercera vía, y propone el nombre de Francina Armengol. 3) Pide a Susana que mire por el bien del partido y haga lo mismo que él, que deje paso a un candidato de consenso que no sea ninguno de los dos para evitar el choque de trenes.

2016-12-21-1482324077-2644663-636175169481248475.jpg

Foto: EFE

"La jugada obligaría a Susana Díaz a retratarse. A ver cómo justifica que su ambición personal está por encima del interés del partido. A Pedro le permitiría, como hizo Sarkozy, volver a intentarlo dentro de unos años después de demostrar que lo importante no es él", elucubra uno de los que sueñan con cortar el paso a la presidenta de la Junta.

Todavía hay quienes mantienen que Alfredo Pérez Rubalcaba está buscando su propio candidato "porque se la tiene jurada a Susana, pues no olvida que fue ella la que le obligó a dimitir. Pero su gente de confianza, como Elena Valenciano y Ramón Jáuregui, están entregados a la andaluza", apunta un hombre cercano a Rubalcaba que no cree en esa posibilidad, y mucho menos en que Patxi López sea el nombre para capitanear la famosa tercera vía, porque tiene la imagen interna de que "es experto en pastelear y en la Gestora le toman por el pito del sereno".

El sector crítico está haciendo sus cálculos. "Tienen que aspirar a perder a 60-40, porque en el imaginario colectivo de la cultura del PSOE, perder con menos del 40% de los votos es un descalabro. Para que te ganen 80-20, ni te presentas. Hay que ver si al final la Gestora deja votar al PSC, porque son 18.000 votos determinantes. Si no les dejan votar, igual solo se presenta algún candidato tipo Pérez Tapias o Odón Elorza", según ilustra un veterano al que no le gustan ni Sánchez ni Díaz.