BLOGS

Abran paso a la reina, la amanita de los césares

05/11/2015 07:00 CET | Actualizado 04/11/2016 10:12 CET

2015-11-04-1446650850-3432048-setas.jpg

-Otros nombres con los que se la conoce son: oronja, amanita caesarea, yema de huevo, amanita imperial, (en catalán) ou de reig, (en euskera) kuletoa y (en gallego) cogomelo dos césares.

-En el inicio de su constitución posee forma de huevo y conforme crece se fisura y abre, apareciendo la cutícula (membrana exterior que cubre el sombrero) con un aspecto de yema y un color entre rojo y anaranjado muy identificativo.

-El sombrero de la amanita delata su edad. Ovoideo y regular en su juventud, conforme madura se convexa y aplana. Esa misma información comprobamos en el pie. Con un aspecto cilíndrico de joven, carnoso y de tonos amarillos oro, en su madurez torna a una estructura esponjosa de color blanquecino.

-La textura de la amanita, firme y compacta, es uno de sus atributos más destacables.

-De su sabor, ensalzar los dejes dulces y sus notas a avellana. En cuanto al aroma, prima la sutilidad; conforme los ejemplares se hacen adultos, en la seta evoluciona un olor desagradable, como a huevo podrido.

- Fito las prefiere salteadas, y a César, cuando la seta es tan fresca que ni tan siquiera ha pasado por el frigorífico, se inclina por tomarlas en crudo. En cualquier caso, es exquisita y, no sin razón, recibe el apelativo de la reina de las setas comestibles. Se las sitúa a la altura de la trufa.

- ¡Ojo!, es una de las setas más caras del mercado.

- La amanita es una especie termófila. Es decir, con la llegada de los primeros fríos invernales, ella desaparece.

- Y, para terminar, os traemos un vídeo con un magnífico tratado acerca de la amanita que nos deja Vicente Salazar, nuestro proveedor de setas, y una receta, la coca de setas con sofrito, chistorra y papada.

MÁS SERIES