Comer las semillas de las manzanas no es buena idea (aunque son peores las de los albaricoques)

Cuidado

No están prohibidas, pero no deberían comerse. Es mejor desechar las semillas de las manzanas: su consumo en exceso puede llegar a ser peligroso.

El motivo es que contienen amigdalina, una sustancia que en exceso puede ser peligrosa ya que es precursora del cianuro.

“Habría que comer muchas para que un adulto notara síntomas adversos (unas 170) y aún más para morir (entre 4.300-5.700), pero aún así se recomienda no consumir esa parte”, advierte el doctor en Ciencia y Tecnología de Alimentos Miguel A. Lurueña.

No es la manzana la única fruta cuyas semillas contienen amigdalina. También la pera, el melocotón y, sobre todo, el albaricoque, cuya ingesta sí debería evitarse. “La concentración media de cianuro en la semilla del albaricoque es de 3.800 mg/kg”, explica Lurueña en un hilo de Twitter en el que avisas de los peligros de su consumo.

No se trata sólo de no comerlas en exceso —100 seguidas pueden acabar con la vida de una persona de 70 kilos—, directamente no hay que comer ninguna.

Con dosis muy bajas ya se pueden sufrir efectos adversos como náuseas, dolores de cabeza, dolores musculares, insomnio, nerviosismo o hipotensión, escribe Lurueña en otro hilo de Twitter.

La publicación, hecha en junio de 2019, advierte de otra práctica peligrosa: la venta de este compuesto como remedio contra el cáncer. “Las que se comercializan ex profeso deberían ser seguras, pero personalmente dudo que muchas de ellas lo sean. En cualquier caso NO tienen efecto terapéutico”, añade.

Refranero de salud