Un nuevo estudio descubre otro beneficio del café

Tienden a ser mayores entre las personas que consumen café molido y no instantáneo.

Beber café aporta muchos beneficios para la salud, desde un menor riesgo de enfermedad cardiovascular hasta un menor riesgo de párkinson.

Todo eso ya se sabía, pero ahora un nuevo estudio acaba de descubrir otro beneficio más: al parecer, las personas que beben café a diario tienen un menor riesgo de fallecer por enfermedades hepáticas.

El estudio, publicado en la revista BMC Public Health, analizó datos de más de 495.000 personas del Reino Unido durante 10 años. Los investigadores realizaron un seguimiento de las personas que desarrollaban enfermedades crónicas del hígado, que son una preocupación creciente en todo el mundo.

Los bebedores habituales de café mostraron un riesgo un 21% menor de desarrollar enfermedades hepáticas y una reducción del 20% de riesgo de enfermedad por hígado graso en comparación con los no bebedores. Adicionalmente, los bebedores de café que acababan desarrollando alguna de estas enfermedades tenían una tasa de mortalidad mucho menor.

“El café es muy accesible en cualquier lugar del mundo y los beneficios que hemos descubierto en este estudio apuntan a que podría ser una potencial herramienta de prevención de enfermedades crónicas del hígado”, explican los autores.

Las enfermedades relacionadas con el hígado son un problema de salud muy importante en todo el mundo, sobre todo en los países pobres, y no ha dejado de agravarse durante las últimas tres décadas. Existen más de 100 tipos de enfermedades hepáticas, y sus causas varían mucho: virus, predisposición genética, reacciones a medicamentos, alcoholismo o una combinación.

“Si quieres prevenir enfermedades hepáticas, es mejor hacer ejercicio con regularidad, comer una dieta equilibrada y reducir al mínimo el consumo de alcohol”

Los beneficios del café asociados a la prevención de enfermedades hepáticas tendían a ser mayores entre las personas que consumían café molido y no instantáneo. El café molido tiene más kahweol y cafestol, dos sustancias químicas con propiedades antiinflamatorias. Sin embargo, los expertos todavía no entienden el porqué de este nuevo beneficio del café. Los estudios a menudo se centran en el papel de ciertas sustancias vegetales, como los polifenoles, que abundan en los granos de café.

No obstante, hay que señalar que este estudio tiene una importante salvedad: los participantes eran mayoritariamente blancos y de un nivel socioeconómico alto, de modo que hay que tener cuidado al extrapolar estos datos a todos los sectores de la población.

En conjunto, los expertos advierten que esta clase de estudios sobre los beneficios de uno u otro producto hay que cogerlos con pinzas y que no conviene empezar a beber mucho café si no lo hacías antes. El motivo: el café también tiene sus riesgos y desventajas, como el insomnio, el aumento de la tensión arterial y el ardor de estómago.

Si quieres prevenir enfermedades hepáticas, es mejor hacer ejercicio con regularidad, comer una dieta equilibrada, reducir al mínimo el consumo de alcohol, tomar medicamentos solo cuando te lo recete el médico y seguir al pie de la letra las instrucciones del prospecto.

En general, teniendo en cuenta que millones de personas beben café a diario y que hace unos pocos años algunos estudios apuntaban que podía ser cancerígeno (creencia ya desmentida), este nuevo estudio es una buena noticia.

Si quieres aprovechar los beneficios del café, asegúrate de no pasarte de 400 miligramos de cafeína al día (cuatro tazas de café como máximo) y cuida los edulcorantes (azúcar, leche condensada, siropes...).

Si tienes todo eso en cuenta, prepárate una taza sin remordimientos.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Reutilizar los posos del café