Por qué los yogures Danone ya no tendrán fecha de caducidad

Y qué ocurre si te comes un yogur caducado.
Un pack de yogures Danone.
Un pack de yogures Danone.

“Veo un yogur en una nevera y ya puede poner la fecha que quiera que yo me lo voy a comer”, defendió en 2013 el entonces ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete. Su frase causó un gran revuelo, pero el tiempo le da algo de razón.

Danone, uno de los fabricantes de yogur por excelencia, dejará de estampar la fecha de caducidad en el 78% de sus productos a lo largo de este año.

Ya lo ha hecho en los Danacol, Actimel y Alpro y en los próximos meses dejará de ponerla en los Vitalinea y Densia. En septiembre será el turno de los Activia, Danonino, la marca Danone y Oikos.

Qué pasa si te comes un yogur fuera de fecha

En lugar de fecha de caducidad sí figurará una fecha de consumo preferente. El matiz es importante. Como explica la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), estas son las diferencias entre una fecha y otra:

Fecha de caducidad: Se indica en productos que son muy perecederos y con riesgo microbiológico, como carnes y pescados crudos y frescos, que duran pocos días y donde puede haber bacterias patógenas. Una vez pasa la fecha de caducidad, el producto no debe consumirse, ya que hay riesgos de que se encuentre en mal estado, estropeado y puede incluso ser peligroso por la presencia de bacterias patógenas.

Fecha de consumo preferente: Se aplica a productos bastante más duraderos y que son estables. Una vez pasada esta fecha pueden haber perdido parte de sus propiedades, como presentar un sabor algo rancio, tener menos aroma o que éste sea extraño, cambiar de textura, de color... pero no hay riesgo microbiológico.

Según la OCU, en el caso de los yogures no hay demasiado problema si se ingieren aunque se haya superado en unos días —recalcamos lo de unos días— la fecha de consumo preferente: “No pasa nada, puede aumentar algo su acidez, pero no es nada peligroso, ya que la leche es pasteurizada”.

Cada español desecha 77 kilos de comida al año

El objetivo de Danone con este cambio tiene que ver con la lucha contra el desperdicio alimentario, según explicó la compañía este jueves en un comunicado.

De hecho, lo hace de la mano de Too Good To Go, un movimiento de referencia en este sentido y que promueve el ‘Mira, Huele, Prueba’ a la hora de consumir alimentos, más que seguir la fecha a rajatabla.

“Un tercio de la comida que se produce a escala mundial se desperdicia. En España, cada persona desecha 77 kilos de alimentos al año, de los que un 42% se generan en los hogares. Además, el desperdicio alimentario es el responsable del 7% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero”, justifica la marca.

Pensando en la atmósfera

Como ejemplo, aseguran que salvar del desperdicio un kilo de yogur (8 unidades), equivale a evitar 1,8 kilos de emisión de CO2, según datos de DanPrint, herramienta interna desarrollada por Danone para medir las toneladas de CO2 liberadas a la atmósfera.

“Hemos preparado este paso con mucha dedicación y esfuerzo, especialmente desde la perspectiva de calidad y seguridad alimentaria”, explicó Paolo Tafuri, director general de Danone España.

Según la Comisión Europea, el etiquetado de los alimentos es el responsable del 10% de toda la comida que se desperdicia en la Unión Europea.