Ritmo frenético y pegados a los éxitos: la sacrificada vida de las orquestas de las fiestas de verano

“A todos los sitios que vamos la gente va a vernos con las expectativas altas y tienes que estar a la altura", señala Mario Álvarez, cantante de la Orquesta Panorama.
Festival de Orquestas de Galicia celebrado en Santiago de Compostela (Galicia) en septiembre de 2021.
Europa Press News via Europa Press via Getty Images
Festival de Orquestas de Galicia celebrado en Santiago de Compostela (Galicia) en septiembre de 2021.

Ya está aquí el fin de semana con más fiestas populares del año: el puente del 15 de agosto. Festivo nacional en España, en estos días en los que muchos aún disfrutan de sus vacaciones, la verbenas y ferias inundan las calles en ciudades como Madrid, Málaga, San Sebastián, numerosas localidades de Galicia y Asturias o en Xátiva en Alicante, entre otras muchas.

Además de los puestos de feriantes, comidas, bailes, celebraciones populares y conciertos, lo que no suele faltar en muchas de estas festividades es la orquesta. Con ella es difícil no arrancarse a bailar, desde los niños a los jóvenes se dejan llevar por los sones del conjunto que en su repertorio tiene desde pasodobles a la última canción de Bizarrap o Rosalía.

Aunque para ellos, la perspectiva es muy distinta. “Salgo mañana y en 7 días no vuelvo a casa”, cuenta Alberto, responsable y técnico de sonido de la Orquesta Costa Dorada, quien se dedica a este oficio desde los 11 años y asegura que, pese a la dedicación que supone pasar el verano trabajando mientras el resto de vacaciones lo prefiere a “un trabajo de todos los días 8 o 9 horas”. “Mi entorno familiar ya me conoció con estos horarios. Cuando llegaba, mi mujer se levantaba”, explica.

A pesar del ritmo frenético este 2022 es distinto para los miembros de las orquestas —la mayoría de ellas situadas en Galicia, donde hay una especial tradición de estas formaciones musicales y donde Orquestas de Galicia cifra estos conjuntos en 250—. Están viviendo una reactivación del trabajo extra para la temporada veraniega. Han cerrado más contratos de los esperados, aunque hay otras muchas que no han podido salir este 2022.

Un año de trabajo extra tras dos sin poder salir

El miembro de la Orquesta Costa Dorada advierte de que el solapamiento de fechas este 2022 se debe principalmente a cómo se organizan estos festejos en Galicia y el boom tras dos años de pandemia. “Cómo se mueven las fiestas en Galicia a Madrid u otras zonas, cambia mucho. Aquí un 30% de las fiestas las hacen los ayuntamientos y un 70% las comisiones de fiestas”, señala. “Lo de este año es un poco excepcional, las fechas del grosor de agosto se cerraron en abril porque las fechas de fuera se cierran con más antelación, son de ayuntamiento, son otro sistema… Las de Galicia fueron más tardías”, explica y espera que el próximo año las comisiones de festejos locales se organicen antes.

También advierte que hay muchas orquestas que han dejado de salir, por lo que se unen dos factores: la alta demanda en días claves y la falta de oferta. “Creo que de media podemos tener un 10% menos de lo que sería lo normal, pero está bien cubierto, no va mal y están saliendo fechas aún”, señala Alberto.

Para Dani Dopazo, músico y director artístico de la orquesta La Oca Band, se este 2022 se ha recuperado “la buena salud de las fiestas” y recalca que “hay mucha gente con muchas ganas”. “Todas las fiestas están llenas y funcionando todas al 90% o 100 %. Esto nos da mucha moral a las orquestas que somos profesionales”, explica y recalca que es fundamental para orquestas que, como la suya, se dedican en exclusiva a este trabajo.

“A nosotros no nos vale hacer un bolo, tenemos que hacer diez”

- Dani Dopazo, músico y director artístico de la orquesta La Oca Band

“A nosotros no nos vale hacer un bolo, tenemos que hacer diez. Una orquesta que no lo tiene como complemento, pero tienen otros ingresos y en vez de hacer 10 hacen 8 pues les vale, pero a nosotros no: tenemos que cumplir unos objetivos para poder vivir todo el año de esto. Ahí se marca un poco la diferencia. Necesitamos una bolsa de trabajo para poder seguir viviendo en exclusiva de la orquesta todo el año”, explica.

Alberto señala que este año ha sido distinto y que han tenido más días fuera de Galicia de lo habitual. “Esta minigira es un poco por Castilla, aunque también Ourense, Lugo, Toro, Salamanca…”, señala ya que las próximas fechas se centran en Castilla y León en localidades como Villaralbo (Zamora), Carbellino (Zamora). “Es inusual para nosotros estar tantos días fuera, como mucho dos o tres días, pero seis no, es la primera vez. Es un año que hay que adaptarse”, señala.

La famosa Orquesta Panorama, tal y como cuenta su cantante el exganador de OT 2009 Mario Álvarez, gira por toda España y es precisamente a finales de agosto cuando empiezan fuera. “Tenemos 10 días de gira por toda España, fuera de casa para lo que viajan en un autobús grande, además del camión con el montaje del escenario. “Depende de las fechas: si son cercanas y estamos cerca, por Galicia o Asturias, volvemos a casa a dormir. Ahora que vamos a estar fuera vamos de hotel en hotel. Se suele marcar una hoja de ruta y ahí vamos”, señala.

Para Dopazo la situación es similar, cuando los bolos son en Galicia —un 80% de los de La Oca Band— hacen noche en casa. “Esta temporada tenemos 12 o 15 fuera de Galicia, de unas 100 que tendremos todo el año en torno al verano. No son muchas fuera. Iremos a Barcelona un fin de semana, que llevamos 4 años yendo al Nou Barris, que es una fiesta que se hace en San Froilán, de la Asociación de Amigos de Lugo. Y luego Cantabria, Ávila, Salamanca, Zamora... solemos tocar por el norte de España”, explica.

Además, en su caso no suelen hacer sesiones vermú o matinales, por lo que su horario es similar al de Costa Dorada. “Llegas a las 8 de la mañana, duermes hasta las 4 de la tarde, te levantas y tiras para otra actuación. Es ir a casa a descansar y el máximo de tiempo estamos viajando o en el lugar de la actuación. No nos da tiempo a nada”, explica.

“El día libre lo aprovechas, en mi caso, para ordenar un poco y tratar de descansar, reparar cosas. Una orquesta siempre está en continuo mantenimiento y, en mi caso, al dirigirla, siempre estoy pendiente de todo. Ahora he tenido dos días libres y de esos en realidad libre una noche porque el resto del día estuve reparando cosas, haciendo gestiones, pendiente de las gestiones laborales… ”, indica el miembro de La Oca Band y resume que la orquesta le ocupa prácticamente todo el tiempo.

El verano, la época de ‘no descanso’

Las exigencias de la cantidad de fechas de trabajo en época estival no siempre es fácil de llevar. “Es duro, es complicado”, define Álvarez. Para él el verano es hacer “29 o 30 bolos al mes” con Panorama. Es decir, prácticamente todos los días.

“Suelen dejar un par de días de descanso por acuerdo, pero si quisiéramos podríamos tocar todos los días”, explica. “La forma de gestionar eso es descansando mucho, lo máximo posible. Llevamos una intensidad bastante alta encima del escenario, de esfuerzo físico. Si ya de por sí puede haber algún tipo de molestia, por ejemplo una contractura, pues es fundamental cuidarse para evitarlo”, señala y apunta a que también cuidan la voz. “Los cantantes vivimos 24 horas para nuestra voz, al menos yo”.

Para ninguno de ellos es un problema el no tener vacaciones en verano, ya que llevan una amplia trayectoria en el sector y suelen organizarse en torno al mes de noviembre para descansar.

“Irme a Canarias o México en verano no tiene mucho sentido, tengo las playas a 20 metros”

- Alberto, responsable y técnico de sonido de la Orquesta Costa Dorada.

Alberto admite que también dedica todo el año a la orquesta. “Trabajo todo el año porque hago el mantenimiento los inviernos, el personal y todo. Pero lo que es la orquesta, la temporada son seis meses”, explica y recalca no echa de menos ningún tipo de veraneo. “Irme a Canarias o México en verano no tiene mucho sentido, tengo las playas a 20 metros”, bromea.

Dopazo tampoco echa de menos unas vacaciones en el mes de agosto. “Van en nuestro trabajo. “Llevo 40 años en esta profesión y no he pillado ni la comunión de hermana, ni la confirmación de mi hijo… ese tipo de actos sociales y familiares no he pillado ni uno, prácticamente”, señala. “Menos mal que he podido ir a mi boda”, bromea.

En el caso de Panorama, Álvarez recuerda que paran desde “primeros de noviembre hasta marzo, aproximadamente”, tiempo que aprovecha para grabar un programa en la televisión autonómica de Asturias. “El programa luego se emite de febrero a julio, pero es algo externo todos los que trabajamos en Panorama vivimos de ello”, indica.

Imagen de la formación de la Orquesta Costa Dorada.
Orquesta Costa Dorada
Imagen de la formación de la Orquesta Costa Dorada.

De Quevedo o Rosalía a ritmos latinos como la cumbia

En cuanto al repertorio, las orquestas apuestan todo a una mezcla de éxitos intergeneracionales y los dedicados a un público joven, aunque también se han visto influenciados por cómo se consume la música actualmente y lo rápido que llegan los éxitos a los jóvenes a través de las redes.

Dopazo señala que cada año tienen que ir incorporando los derechos de los nuevos éxitos a su repertorio, del que dice que es “la orquesta gallega con el repertorio más amplio”. Desde ‘los tiempos de internet’ para acá hay una diferencia: antes las canciones salían en la radio, luego las pinchaban discotecas y pubs y luego las tocábamos las orquestas. Ahora no: la inmediatez es total. Sale un tema y la gente joven ya lo tiene en las redes sociales, ya se sabe la letra”, explica. “Nosotros hemos llegado a estrenar un tema y el cantante tener que poner los apuntes con las letras y el público saberse la canción de memoria y mejor que nosotros. La explicación es esa: la gente tiene acceso inmediato a la información de las canciones, cosa que antes no ocurría”, indica.

“Nosotros hemos llegado a estrenar un tema y el cantante tener que poner los apuntes con las letras y el público saberse la canción de memoria y mejor que nosotros”

- Dani Dopazo, músico y director artístico de la orquesta La Oca Band

Lo mismo le ha pasado a la Orquesta Costa Dorada, la cual tiene una sección de “casi una hora, que se renueva sí o sí”. “Hay temas que hemos tenido que montar casi ahora, como tuvimos que dejar los ensayos en mayo, lo que hicimos fue hacer arreglos e ir montando en los tiempos de pruebas de sonido para no perder el hilo”, explica.

Sobre el repertorio, Alberto señala que cambia si se trata de una actuación en Galicia o fuera de la comunidad autónoma, ya que allí su repertorio suele incluir más merengue o cumbia que en otras partes de España.

Panorama, con un gran público joven, se ve influenciado por los últimos éxitos. “Vamos ligado a lo que se lleva, a la tendencia del momento que es música urbana”, señala. “Llevamos mucha gente joven a las fiestas con nosotros y, sin duda, lo que más se pide es Quevedo, Rosalía … son los temas que más están “partiendo”, como se suele decir. Bad Bunny también está presente con los temas de su último disco”, detalla. A estos nombres, hay que sumarles otros a los que apunta Dopazo como Ana Mena u Omar Montes.

Mucho más que orquestas de verbena

Lejos de lo que se pudiera pensar, pertenecer a una orquesta en Galicia conlleva mucha más responsabilidad. Tienen auténticas legiones de fans y la página web Orquestas de Galicia es muestra de ello. En ella hay tops de los mejores cantantes, mejores orquestas y mejores grupos, así como noticias de las últimas actuaciones e incluso fichajes como si de La Liga se tratara.

Cada orquesta acumula miles de seguidores y una de las más populares en Galicia —y, por tanto, en España— es la Orquesta Panorama, considerada por muchos como “la mejor”. Álvarez señala que “formar parte de la orquesta Panorama conlleva responsabilidad”. “Aquí tienes que salir todos los días y llegar al nivel. A todos los sitios que vamos la gente va a vernos con las expectativas altas y tienes que estar a la altura y, para eso, hay que cuidarse”, explica.

Para él, la exigencia tanto vocal como física de una orquesta como Panorama es especialmente dura. “Si algún día estás más tocado de la garganta o tienes algún tipo de lesión tienes que saber suplirlo para que la gente no se dé cuenta y al final es eso: hay que mantener el nivel de la orquesta, que es muy alto, y responder a esas expectativas con las que vienen a vernos por toda España”, señala.

“Llevamos una intensidad bastante alta encima del escenario, de esfuerzo físico. Si ya de por sí puede haber algún tipo de molestia, por ejemplo una contractura, pues es fundamental cuidarse para evitarlo”

- Mario Álvarez, cantante de la Orquesta Panorama

Generalmente, las tres orquestas consultadas empiezan sus ensayos en abril y mayo de cara a la temporada veraniega, aunque por ejemplo, en La Oca Band tienen otra serie de espectáculos que también llevan en invierno y que les requiere una exigencia especial.

“Alternamos con tres: Historia de la verbena, que hacemos desde la pandemia para un público sentado; el espectáculo de Navidad Un Conto de Nadal, y luego un espectáculo que hacemos hora que está patrocinado por la Xunta de Galicia llamado Camiñantes e cantantes, explicando las diferentes rutas del camino de Santiago con canciones”, detalla Dopazo, aunque admite que el grueso de actuaciones lo tienen en verano y estas le sirven para “poder tener ingresos suficientes y vivir exclusivamente de la orquesta”.

Antes de pasar por OT 2009, Álvarez formaba parte de otra orquesta, la cual dice que es muy diferente del concepto de Panorama. “Si la gente no la ha visto yo les invitaría a verla, trabaja de una forma diferente. No hacemos música de baile al uso. Llevamos mucha puesta en escena, coreografía, música actual… Todo combinado para que la gente se divierta. La gente cuando va a ver Panorama se espera ver una orquesta de baile y a veces no se encuentran eso”, señala y admite que personalmente “no la califica como una orquesta”.

Para él al igual que al resto de los miembros de orquesta, por muy dedicado que sea, el éxito es vivir de la música, aunque poco tenga que ver con una perspectiva discográficas como la que dejó OT. “Ahora sigo trabajando en la música, que es de lo que se trata, e ir haciendo el caminito personal de cada uno, en el cual hay que trabajar y pensar en el futuro”, señala.

Sugiere una corrección