Los dos métodos que no funcionan nada contra los mosquitos, según la OCU

Y dan una idea menos conocida pero sencilla para librarse de su molesta presencia en casa.
Un mosquito en una ventana.
Ernesto r. Ageitos via Getty Images
Un mosquito en una ventana.

Si hay un sonido característico del verano, aparte del de la correspondiente canción pegadiza de chiringuito, es el zumbido de los mosquitos, especialmente molesto cuando se siente bien cerca de la oreja al intentar dormir.

Para librarse de ellos existen multitud de métodos y remedios, pero no todos con los mismos resultados. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha analizado cuáles son los mejores para librarse de estos insectos y cuáles son los que no son nada efectivos.

Si se está en un interior, la mejor manera de combatirlos es recurrir a un insecticida, ya sea en espray o aerosol, o en forma de enchufe de recarga líquida o de pastillas. “Todos son efectivos, además de rápidos: eliminan los mosquitos en menos de cinco minutos si la estancia está cerrada”, señala la OCU.

La organización recomienda no abusar de ellos puestos que sus principios activos, los piretroides, concentrados en el aire, presentan una cierta toxicidad: “En el caso de los aerosoles, se aconseja dejar actuar 10 o 15 minutos y después ventilar la habitación unos minutos; y en el caso de los enchufes, conectarlos solo de noche, idealmente un rato. Y nunca cuando haya bebés”.

“En un interior, la mejor manera de combatirlos es recurrir a un insecticida en espray o enchufable. En el exterior, repelentes”

En el exterior, lo más efectivo es utilizar repelentes. “Su poder varía según el principio activo y su concentración: el DEET (N,N-dietil-m-toluamida) y la Icaridina son los más eficaces, seguidos del Citriodiol o el PMD”, señala. No se recomienda aplicarlos sobre la piel de niños menores de 2 años.

“Las pulseras repelentes no son una buena opción, pues el alcance del principio activo es muy limitado”, agregan.

Los dos métodos que suspenden para la OCU son los aparatos de ultrasonidos —no hay ninguna evidencia de que los ahuyenten— o las lámparas ultravioletas. “Los mosquitos no se sienten atraídos por la luz, sino por el CO de la respiración y las sustancias liberadas por la piel”, explican sobre estas últimas.

Sí dan otra idea menos conocida para intentar librarse de los mosquitos, tan sencilla como utilizar un ventilador potente, ya sea de techo o de pie. Al mover el aire, se dispersa el CO2 de la respiración y las sustancias liberadas por la piel. “Un reciente estudio de Consumer Report ha demostrado que reduce entre un 45% y un 60% las picaduras”, citan.