Granada en dos días: Guía para fin de semana

¿Vas a pasar 2 días en Granada? Para una escapada inolvidable necesitarás saber qué ver en Granada en dos días. ¡Descubre nuestra guía para un fin de semana!
Vista nocturna de la ciudad de Granada.
Lucia Gamez / EyeEm via Getty Images
Vista nocturna de la ciudad de Granada.

Ver Granada en dos días es posible estas vacaciones. Si no dispones de mucho tiempo, pero te niegas a pasar un fin de semana en casa, puede que tu mejor plan se encuentre en esta ciudad andaluza.

Ya hemos visto que es posible ver lo más importante en solo un día en Granada , pero en esta ocasión añadiremos un par de sitios más que no pudimos hacerlo en el post anterior por falta de tiempo.

Cuando pensamos en dónde ir de vacaciones en Andalucía, Granada suele aparecer entre los destinos más suculentos. Destaca por sus calles y monumentos llenos de historia. Tiene una gran oferta cultural, aunque si quieres conocerla más en profundidad necesitarás estar tres días en Granada (como mínimo).

En cualquier caso, desde El HuffPost hemos preparado una guía de los lugares imprescindibles que ver en dos días en Granada.

Qué ver en Granada en 2 días: Guía de fin de semana

Un fin de semana puede ser suficiente para dejarte enamorar por la ciudad y conocer algunos secretos que ocultan sus callejones. Vamos a ofreceros los planes divididos en qué hacer por día y basándonos en cercanía e importancia. Como no podía ser de otra forma, sois totalmente libres de intercambiar los planes y ajustarlos a vuestras necesidades o gustos.

Primer día

Empezamos nuestra visita yendo al monumento por excelencia de Granada. Sí, habéis acertado, hablamos de la Alhambra. Es el monumento perfecto para un primer contacto con la ciudad. Abre a las 08:30 de la mañana y el recorrido suele durar unas tres o cuatro horas, os recomendamos ir a primera hora.

Es una edificación de origen árabe construido inicialmente para funcionar como un recinto militar y de defensa. De hecho, se ubica en la Sabika una de las colinas más altas de Granada, desde la cual se tiene visión de todo el alrededor y permitía estar en alerta ante cualquier ataque. Con el tiempo, “la muralla roja”, que es como se traduce su nombre, se convirtió en residencia de la realeza.

Este conjunto monumental alberga en su interior numerosos jardines y palacios, todo un reclamo para visitantes de todo el mundo. Destacan por encima de todo los jardines del Generalife, el Palacio de Carlos V y los Palacios Nazaríes.

Patio de la Acequia en el Palacio del Generalife, dentro de la Alhambra, Granada.
Jaap2 via Getty Images
Patio de la Acequia en el Palacio del Generalife, dentro de la Alhambra, Granada.

Al acabar la visita, y dependiendo del hambre que tengáis, podéis aprovechar para tomar un aperitivo o comer degustando alguno de los platos típicos de la región como las habas con jamón, la tortilla del Sacromonte o las berenjenas con miel. Para ello, puedes optar por ir a la calle Elvira, en la Plaza Nueva, muy bien ubicada si vienes de visitar la Alhambra. Aquí encontrarás restaurantes y bares de todo tipo.

Después de reponer fuerzas, podemos continuar nuestro recorrido visitando la Catedral, otro de los lugares que tenemos que ver en Granada en dos días.

La Catedral de Granada iluminada de noche.
Jesús Ruiz via Getty Images
La Catedral de Granada iluminada de noche.

Su tamaño es imponente y cuenta con una fachada realmente bonita, aunque lo interesante se encuentra justo al lado. Se trata de un templo anexado a este lugar y en cuyo interior está la Capilla Real, el lugar donde descansan los cuerpos de los Reyes Católicos, Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón.

Para concluir la tarde podemos deshacer nuestros pasos y disfrutar del atardecer de Granada, uno de los más bonitos del mundo, a través de sus calles.

Puede ser el momento de ir al zona de Albaicín, un tesoro en forma de barrio que une la esencia árabe y la gitana, todo ello a los pies de la Alhambra. Lugares emblemáticos de la ciudad como El Paseo de los Tristes, la Casa Zafra o la Carrera del Daro se dan cita en el Albaicín, por lo que no puedes dejar de visitarlo.

Fuente en el Paseo de los Tristes.
Ventura Carmona via Getty Images
Fuente en el Paseo de los Tristes.

Segundo día

Nuestro último día en Granada puede empezar por la zona de la Alcaicería, donde podéis realizar compras de algunas artesanías típicas de la ciudad. Se trata de un antiguo zoco árabe, cuya ruta nos lleva directamente al Palacio de Madraza, la primera universidad pública de Al-Andalus.

Al salir de aquí es hora de visitar el barrio judío, el barrio del Realejo, que ofrece un encanto especial. Aquí puedes perderte por sus callejuelas y descubrir la verdadera esencia de Granada.

Dentro del Realejo te recomendamos ir al Corral del Carbón, un edificio del siglo XVI y única alhóndiga nazarí que se conserva. En él se almacenaba carbón.

Entrada al Corral del Carbón, Granada.
Ventura Carmona via Getty Images
Entrada al Corral del Carbón, Granada.

Si lo que os gusta es la historía de las culturas que convivían en el Al-Andalus, especialmente la judía, podréis obtener más información visitando el Museo Safardí.

La Placeta Puerta del Sol podéis incluirla en la lista de que ver en Granada en dos días. Este lugar es muchas veces desconocido para los turistas, pero ofrece una de las mejores vistas de la ciudad. Además, su arquitectura se mantiene como hace 100 años. Alberga el Lavadero, una construcción del siglo XVII y que durante muchos siglos se ha estado utilizando como lugar donde hacer la colada.

Entendemos que después de tantas cuestas empedradas para estas horas vaya apareciendo el hambre, y si has escogido Granada como el destino donde ir de vacaciones con niños, te recomendamos hacer un parón porque aun queda mucho que hacer.

Después de una buena comilona, podréis sentiros como si estuvierais en la auténtica Marrakech sin salir de Granada. ¿A qué nos referimos? La Calle Caldería Nueva es como trasladarse a un país árabe. De hecho, es conocido por los locales como la pequeña Marrakech. Lo más interesante que podemos hacer aquí es tomar el té en alguna de las numerosas teterías que hay o embriagarte con el olor de las especias que se exponen en las tiendas.

Puesto de especias.
Chris Griffiths via Getty Images
Puesto de especias.

Vamos terminando nuestro paso por Granada conociendo otro lugar mágico como es la Abadía de Sacramonte. Os recomendamos ir en coche o autobús (línea C34), ya que se encuentra un poco alejado del centro. Cuando lleguéis conoceréis un templo de finales del siglo XVI que destaca por sus cuevas y por sus libros plúmbeos, que es como se conoce a unas placas de piedra escritas en árabe. En el Museo Cuevas del Sacromonte encontrareis diez cuevas que muestran la vida y oficios de las personas de la época.

Si os quedan fuerzas y queréis llevaros a casa unas vistas para el recuerdo, la última parada la tenéis en el Mirador de San Miguel, el más elevado de la ciudad. Un atardecer aquí puede ser el broche de oro a esta visita a Granada.

¡Esperamos que os haya gustado!

Los arcos de La Alhambra

La Alhambra de Granada

Sugiere una corrección